Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La nueva Vulcano acusa al Puerto de “presiones” contra sus clientes

El “Fenix Vigo”, saliendo de la antigua Vulcano .  | // CEDIDA

El “Fenix Vigo”, saliendo de la antigua Vulcano . | // CEDIDA

Astilleros San Enrique no heredó, con la compra de la unidad productiva, la concesión de la desaparecida Factorías Vulcano. Así lo dejó zanjado el Tribunal de Conflictos de Jurisdicción, dependiente del Supremo, que determinó que la centenaria atarazana perdió el derecho de usufructo de esos terrenos el mismo día en que pidió su liquidación, en julio de 2019; que, por tanto, ni la administración concursal ni el Juzgado de lo Mercantil deberían haber aprobado el traspaso de los 25.000 metros cuadrados de Teis a Grupo Argos. Pese a la sentencia, el conflicto parece lejos de resolverse. Los propietarios de San Enrique aseguran que el procedimiento no ha terminado, y fuentes próximas a la compañía acusaron ayer a la Autoridad Portuaria de Vigo de “presionar” a clientes para que no acepten ningún presupuesto que ésta les plantee. Desde el departamento que preside Jesús Vázquez Almuiña lo han negado taxativamente.

Sin ir más lejos, trabajadores de la nueva Vulcano aseguraron que el buque Fénix Vigo abandonó el muelle del astillero sin haber culminado los trabajos de reparación y remodelación. De unos 30 metros de eslora, y con vistas a ser adaptado para una empresa de submarinismo, llevaba poco más de dos meses en sus instalaciones. Pero las mismas fuentes aseguraron que estas supuestas presiones han impedido también el atraque en San Enrique del remolcador Ría de Vigo, propiedad del grupo Nosa Terra. A juicio de Argos, holding presidido por José Antonio Barreras, la incoación de un “nuevo expediente de extinción de la concesión administrativa” devuelve todo el proceso a la casilla de salida, y augura un litigio judicial de hasta cuatro años.

Compartir el artículo

stats