Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La digitalización del corcho para empresas industriales

Ideas ‘made in’ Vigo para el futuro del auto

Los diez ganadores de la primera convocatoria del programa de la  incubadora High Tech Auto, en Zona Franca de Vigo.

Los diez ganadores de la primera convocatoria del programa de la incubadora High Tech Auto, en Zona Franca de Vigo. FdV

La incubadora viguesa especializada en automoción, High Tech Auto, sale a la caza de propuestas en la que será la segunda convocatoria del programa. Los diez proyectos de la primera edición hacen balance de unos meses de formación, validación de ideas y transferencia al mercado de unas iniciativas que ansían dar un vuelco al sector de la automoción.

Sean de base más tecnológica o más empresarial, la ambición de estas compañías no es otra que dar con propuestas innovadoras, algo fácil de decir aunque no tan sencillo de hacer.

Esta incubadora “de alta tecnología”, apunta el delegado de Estado en la Zona Franca de Vigo, David Regades, “busca impulsar proyectos de emprendimiento relacionados con la automoción, su industria auxiliar de componentes y de servicios avanzados desde las etapas más tempranas en forma de ideas o tecnologías”.

Hasta el 21 de mayo se podrán presentar propuestas a la segunda edición del programa de incubación pero no será hasta el día 3 de junio cuando se conozcan las que pasarán a formar parte del programa. El objetivo es impulsar y consolidar proyectos de emprendimiento “a través de programas prácticos que les permitan adquirir los conocimientos, habilidades y contactos necesarios”, apunta Regades.

Tras el proceso de incubación en el edificio de la Zona Franca en Bouzas –de forma provisional mientras no se finalice el complejo World Car Center– , High Tech Auto pretende dar un empuje a las iniciativas más destacadas para que pasen al proceso de aceleración, bajo el amparo de Business Factory Auto. “Esta apuesta por el sector de la automoción en Galicia responde no sólo a su carácter estratégico sino también por las múltiples conexiones que tiene con otros sectores gallegos para crear empleo”, apunta el delegado de Estado en la Zona Franca.

Anuncios que se desplazan por la ciudad y entienden de barrios

“La idea es que cada cliente decida donde quiere publicitarse para así segmentar su clientela”

Adrián Barros - Uno de los fundadores de Moove

decoration

Adrián Barros - Uno de los fundadores de Moove

En un paso más hacia la segmentación publicitaria, las calles de las ciudades se convierten en una oportunidad. Es el punto de partida de Moove, una startup que desarrolla pantallas promocionales para colocar en la luna trasera de autobuses y taxis y que, a través de geolocalización, muestran uno u otro anuncio en función de cada recorrido y distrito urbano. “La idea es que cada cliente decida donde quiere publicitarse para así segmentar su clientela”, explica Adrián Barros, uno de los fundadores de la empresa.

La propuesta pretende dar el relevo a los vinilos, a través de un sistema que se contrata de forma mensual y resulta más asequible, especialmente para las pymes, asegura Barros. Al final, el vinilo no deja de ser una pegatina, mientras que estas pantallas están conectadas a un equipo desde el que se controlan los mensajes emitidos. Una propuesta con la que se elimina el usar y tirar.

Moove avanza en la implantación de su servicio y, actualmente, se encuentra en negociaciones con la compañía Rías Baixas para instalar un primer prototipo en uno de sus autobuses interurbanos, en concreto, el que hace el recorrido de Pontevedra a Cambados. Sin embargo, “nuestro principal objetivo es que se instalen en los recorridos por la ciudad”, incide el emprendedor.

El siguiente paso de Moove incluye el desarrollo de un software que automatice todo el proceso de coordinación de los mensajes en los distintos vehículos en función de su ubicación. Los impulsores de Moove, analizan por el momento la viabilidad legal de su idea, que no cuenta con competencia en España. “Sólo existen empresas que hagan esto en China o Londres”, afirma Barros. 

“Camperización” de fugonetas con mobiliario intercambiable

Subiéndose a la ola de las furgonetas que quieren ser autocaravanas y aprovechando sus habilidades como manitas consolidado, Iván Bastero se lanzó a montar Box Van. Lo que ofrece esta startup son una suerte de módulos prefabricados pero personalizados para realizar la camperización de furgonetas. Es decir, unos bloques que a modo de cocina, ducha, cama o sofá se colocan en el interior del vehículo para convertirlo en un espacio habitable. “Parece un minipiso”, explica el fundador.

La idea es construir un espacio a la carta para el cliente. El sistema de módulos, fabricados con un material ligero, se adapta al espacio de la furgoneta: “siempre ocupando el máximo espacio posible”, cuenta Bastero.

“Se pueden producir en serie, con medidas estándar, pero cada persona puede customizar su espacio escogiendo los colores, la disposición u otros elementos como los tejidos”

Iván Bastero - Impulsor de la startup Box Van

decoration

Iván Bastero - Impulsor de la startup Box Van

Tal y como asegura este inventor confeso, el diseño es moderno. La compañía, que echó a andar con inversión propia, ya ha desarrollado un prototipo y ultima, ahora, una nueva versión, para sacar su producto al mercado en un corto plazo de tiempo. “Ahora mismo la gente no quiere comprar, porque supone un lastre. Así puedes alquilar una furgoneta comercial y meterle los bloques”, explica Bastero. “La primera orientación es para estas empresas de alquiler que quieran ampliar su mercado. Ahí tienen un nicho muy potente”. Y es que, si bien su primera idea es enfocarlo hacia la venta directa no descarta ofrecer un servicio de alquiler por los módulos.  

El encanto de los coches antiguos con un motor eléctrico

Un profesor de Primaria, en un retiro en Formentera, encontró la inspiración para una idea que daría un giro a su vida. Lo suyo es un proyecto de customización de coches clásicos para convertirlos en eléctricos. Una proposición que le ha servido de pasaporte para entrar en el programa de incubación de High Tech Auto con su empresa, aún no constituida, Minacro.

“Los coches y motos antiguos hacen mucho ruido”

Miguel Sánchez - Fundador de Minacro

decoration

Miguel Sánchez - Fundador de Minacro

 Pretende “cambiar por completo el motor a uno eléctrico, eliminar la complicación de las marchas, cambiar la tapicería o la pintura a gusto del cliente, cableado nuevo, cuentakilómetros digital, GPS, cámara de visión trasera, retrovisores amplios… Algunas son cosas sencillas pero se transforma el ambiente por completo”. Con estas novedades, el vehículo tendría una autonomía de entre 80 y 100 kilómetros

Minacro externaliza el proceso de transformación. “Yo me encargo de la parte del diseño y de relación con el cliente”, matiza Sánchez. El proyecto ha tomado forma en estos meses de incubación, durante los cuales Sánchez ha aprovechado para crear el plan de empresa. Además, ha allanado el terreno para abrir una ronda de financiación y tener un prototipo de muestra: “un coche acabado y electrificado”.

Diagnóstico exprés para comprar vehículos de segunda mano

Los motores de los coches son una caja cerrada en lo que se refiere a diagnóstico, pero la herramienta desarrollada por Phi Vehicle busca desvelar esa información, de forma detallada, al usuario.

“Es una tecnología que mide las constantes vitales del motor”

Daniel Penín - Uno de los fundadores de Phi Vehicle

decoration

Daniel Penín - Uno de los fundadores de Phi Vehicle

La app desarrollada por esta empresa se dirige principalmente a talleres y a expertos en el sector de la automoción y ofrece una manera de evaluar el rendimiento del vehículo. Además, gracias al giroscopio y la geolocalización del smartphone permite que los usuarios conozcan cuales son sus patrones de conducción, una información aprovechable en términos de seguridad vial.

Hasta la fecha, esta herramienta está siendo utilizada por más de una treintena de talleres en Galicia, Murcia, Madrid y Alicante, aunque la intención es internacionalizar la herramienta, por un lado, y llegar a cualquier conductor de a pie, por otro. Penín explica que entraña especial potencial para la venta de vehículos de segunda mano. “Le interesa al cliente para saber como está el motor y hacer una prueba realista. Para que no te oculten los fallos”, resuelve. Otra posible vía de ingresos surge del sector de vehículos industriales, en el que un funcionamiento óptico condiciona el rendimiento económico del vehículo.  

El “Amazon” de componentes para el coche eléctrico

A rebufo del empujón que ha experimentado el comercio electrónico con la pandemia y con la implantación del vehículo eléctrico, nace la startup Zium. Félix Barrio es la mente artífice de esta empresa que comercializa componentes del coche eléctrico a través de su tienda online. La idea de negocio pasa por la venta a empresas (B2B), aunque el emprendedor no descarta comercializar directamente al cliente final.

“La idea es ser especialista, estar enfocado en el sector de la automoción y ser un marketplace de nicho”

Félix Barrio - Zium

decoration

Félix Barrio - Zium

La startup se configura como un distribuidor online que gestionaría los pedidos tras llegar a acuerdos con los proveedores cercanos. “Es importante que los tiempos de los envíos sean cortos”, reflexiona Barrio. 

Para arrancar el negocio, tras el proceso de incubación, Barrio comercializará cargadores para el coche eléctrico y los componentes asociados a esta infraestructura. No obstante, en su mente contempla la introducción paulatina de accesorios más comunes.

La digitalización del corcho para empresas industriales

La trayectoria empresarial de Fernando Garrido empezó hace seis años pero, recientemente, el directivo diversificó cuando creó de la mano de su socio, Aaron Aballe, la spin off Abinco Factory. La propuesta de esta startup es una solución de cartelería digital dirigida a entornos laborales del sector industrial. En palabras del propio Garrido, es como “el corcho donde las empresas cuelgan los comunicados a los empleados pero digitalizado.”

El símil es meramente por simplificar la cuestión, pues estas pantallas tienen un amplio potencial en la gestión de riesgos laborales.

“Por ejemplo, en la planta de Stellantis, el operario que tuviera que utilizar una máquina se identificaría, introduciría la operación que va a realizar y la herramienta te dice que material de protección debes llevar y qué precauciones debes tener"

Aaron Aballe y Fernando Garrido - Abinco Factory

decoration

Aaron Aballe y Fernando Garrido - Abinco Factory

Abinco Factory investiga también otra vía de negocio con la creación de kioskos interactivos en los que, por ejemplo, los empleados puedan solicitar sus vacaciones o ver su registro horario. En todo caso, “nuestro cliente objetivo son las empresas de más de 50 empleados, que es donde hacen falta los carteles”, asegura Garrido.

En los planes de la compañía figura cerrar acuerdos con empresas industriales en Galicia y Portugal durante este año, aprovechando la cercanía. “Luego salir al resto de España con nuestras pantallas de 70 pulgadas”. 

“Match” entre vehículos averiados y talleres cercanos

Los que se han visto alguna vez en un aprieto por una avería del coche, encontrarán interesante la propuesta de Wavy Drive. La startup, incubada en High Tech Auto ya constituida, ha creado una aplicación que permite a los conductores solicitar presupuesto en un taller cercano sobre un problema que tenga su vehículo. “Enviamos la solicitud a los talleres más próximos a su ubicación y, antes de 48 horas, tiene una solución en tiempo y en dinero”, apunta Adolfo Gutiérrez, fundador de la empresa.

“Hemos visto que hay una falta de transformación digital en el sector de la automoción. Más del 50% de los talleres no disponen de una página web ni permiten gestionar o pedir una cita online”

Adolfo Gutiérrez - CEO de Wavy Drive

decoration

Adolfo Gutiérrez, Agustín Roche e Isabel Asensio

Para monetizar su idea de negocio, la startup se lleva un 10% de comisión de la factura emitida. Una cuantía que el propio taller escogerá si va a su cargo, al del cliente o en una distribución paritaria. Hasta la fecha, los emprendedores han destinado más de 90.000 euros de inversión propia a la empresa. En un paso más, la compañía se plantea utilizar esta información para facilitar las ventas a los proveedores del sector de la automoción.

 

Compartir el artículo

stats