Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vecinos, asociaciones ecologistas y concellos ganan la batalla contra el parque eólico de Serra do Galiñeiro

Primera concentración contra el parque eólico en la Serra do Galiñeiro en 2011. |   // GABINO PORTO

Primera concentración contra el parque eólico en la Serra do Galiñeiro en 2011. | // GABINO PORTO

Los 91 parques adjudicados el 19 de enero de noviembre de 2010 en el polémico concurso eólico de traían bajo el brazo, según insistía la Xunta en aquel momento, “el mayor plan industrial” de la historia de Galicia, con 5.953 millones de euros de inversión y 13.266 empleos entre su construcción y las promesas de todo tipo que los promotores tuvieron que hacer para concurrir al reparto. Poco o nada se sabe de la inmensa mayoría. En un último intento de rescatar lo que queda, la reciente ley de simplificación administrativa y apoyo a la reactivación económica contempla una tramitación abreviada para los parques aprobados entonces.

Uno de ellos no llegará a ver la luz. Y no es cualquier proyecto. Desde que apareció en el listado con el resto de ganadores de los 2.325 megavatios (MW) de la puja, el parque eólico TV-20 Serra do Galiñeiro, el primero de la historia en el entorno de Vigo, saltaron todas las alarmas por el enorme impacto de sus 14 generadores al entorno. De él se ha hablado en casi todas las administraciones. Concellos afectados, Xunta, incluso en el Parlamento Europeo. Miles de vecinos y decenas de asociaciones se movilizaron contra el plan de la empresa Terra do Vento, que finalmente ha desistido.

La promotora, inactiva

La Vicepresidencia económica de la Xunta confirma que el parque no se tramitará tras “varios informes negativos”. Terra do Vento renuncia. La sociedad promotora, con sede en Ourense, aparece como inactiva desde hace tiempo ya en el Registro Mercantil. Se creó justo cuando se convocó el concurso eólico gallego y 2010 fue el único ejercicio que presentó cuentas: pérdidas de casi medio millón de euros. Su principal accionista era la multinacional Element Power.

Las plataformas de defensa de la Serra do Galiñeiro y la de A Groba, donde también está planificado un macroparque de Acciona con 44 aerogeneradores, lograron movilizar a unas 60 asociaciones y a buena parte de los concellos del sur de Pontevedra contra el proyecto, que tildaron de “especulativo” por el posible daño a un paisaje único que se extiende por los concellos de Vigo, Gondomar, O Porriño, Mos y Tui. Solo este último quedaba al margen del proyecto. En el de Gondomar salió adelante incluso un acuerdo de todos los grupos municipales en contra de la construcción.

El de Serra do Galiñeiro no es el único parque que se queda en el aire por la renuncia del promotor. Enel Green Power, filial de Endesa, mete en el cajón el complejo de 50 MW diseñado para los ayuntamientos de Redondela, Pazos de Borbén y Ponteareas.

Bloqueo de la Xunta a cinco parques en el Deza


Casi 300 megavatios suman los parques eólicos localizados en la provincia de Pontevedra que, por tener más de 50 megavatios (MW) de potencia, se tramitan en el Estado, aunque la Xunta, competente en materia de ordenación del territorio, ha decidido dar un informe negativo. Tres son de Greenalia y dos de Capital Energy, todos repartidos entre las localidades de Lalín, Dozón y Rodeiro. ¿La razón? Como los casi 400 MW bloqueados en la provincia de A Coruña, la Vicepresidencia segunda justifica su rechazo a que están en áreas no contempladas en el Plan Sectorial para el negocio del viento elaborado en 1997. El problema es que la propia Xunta establece en la ley de simplificación administrativa y de apoyo a la reactivación económica con motivo de la crisis del coronavirus que se podrán construir parques eólicos fuera de esas zonas si, en su opinión, tienen “una clara incidencia territorial por su entidad económica y social” o “posean una función vertebradora”. La administración regional aún no ha publicado cuáles son los requisitos para acogerse a esas excepcionalidades y, de hecho, ningún promotor lo solicitó hasta ahora. Francisco Conde se reunió ayer con alcaldes de Pontevedra para comunicarles que recibirán información de los parques en proyecto en su demarcación antes de la exposición pública. 

Compartir el artículo

stats