Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Xunta veta megaparques eólicos que las energéticas tramitan con el Estado

La Xunta veta megaparques eólicos que las energéticas tramitan con el Estado

El Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico abrió el 26 de noviembre del pasado 2020 el periodo de consultas para el parque eólico Berdoias.

Conde desvela el informe negativo a las instalaciones fuera del plan sectorial, pese a que ley de reactivación de Galicia abre la puerta a otras zonas si se consideran estratégicas

Es, de momento, el último proyecto del sector en Galicia que entró en tramitación en el departamento dirigido por Teresa Ribera, con las competencia para aprobarlo porque supera los 50 megavatios (MW) de potencia. Suma 76,5 MW de 17 aerogeneradores que Iberdrola pretende colocar en los concellos de Muxía, Vimianzo y Dumbría, “con el objeto de mejorar el aprovechamiento de los recursos eólicos de esta región, utilizando las más recientes tecnologías desarrolladas para este tipo de instalaciones, desde el criterio de máximo respeto al entorno y medio ambiente natural”. La compañía deja claro que la ubicación se estableció “sobre la base del Plan Sectorial del actual Plan Eólico de Galicia, siguiendo las directrices del Consello de la Xunta aprobado el 1 de octubre de 1997”. En él figuran las zonas donde es posible desarrollar el negocio del viento en la comunidad. Un mapa que, dos décadas después, no cambió. Los molinos fuera de esas zonas, según avanzó ayer el vicepresidente económico, Francisco Conde, recibirán el “no” de la administración gallega, que ya envió los primeros informes negativos a macroparques tramitados por la vía estatal.

  • Lalín, contra el mega parque eólico
    Crespo: “No lo veo, por su afección y por estar muy próximo a las casas”

Tras una reunión con alcaldes de la provincia de A Coruña, el vicepresidente y conselleiro de Economía, Empresa e Innovación desveló la oposición formal de su departamento a seis grandes proyectos porque se saltan las áreas delimitadas en el Plan Sectorial. Son los parques de Cova de Vella (60 MW) y Do Cabazo (50,4 MW), ambos de Capital Energy; el Tornado (67,2 MW) y Ozar (56 MW), desarrollados por Greenalia; Gondre (62 MW), impulsado por EDP; y Pedrabante (90 MW), de Iberdrola. Todos están emplazados en localidades coruñesas, pero hay informes contrarios para parques en otras provincias. El equipo de Conde prefiere no adelantar el resto, a la espera de sentarse con regidores de otras provincias. Hoy lo hará con los de Pontevedra.

Esos seis parques de más de 50 MW con el veto de la Xunta son solo la punta del icerberg. Galicia es la comunidad con más potencia eólica con conexión autorizada al sistema, el primer gran requisito para poder construir un parque. Hasta el 31 de marzo, según Red Eléctrica de España (REE), la cartera ascendía a 8.500 MW, que teóricamente se unirían a los 3.800 en operación actualmente. Hay 1.400 que solicitaron el enganche y están pendientes de revisión y 2.300 a los que se denegó el acceso porque la infraestructura que necesitan está saturada o es nueva y no aparece en la actual planificación de la red de transporte de electricidad.

Los proyectos en camino para conseguir los permisos medioambientales y de ejecución de obra a través del Ministerio para la Transición Ecológica superan los 2.100 MW, según el registro de evaluación. Hay tres avanzados por FARO y que suscitaron tanta curiosidad como polémica porque su promotor es una empresa pública del Gobierno de Noruega, Statkraft, y porque son los de mayores dimensiones, hasta el punto de que afectan a provincias leonesas también y tocan, según los ecologistas, zonas de Red Natura: Prada (170,5 MW), Rebordechao (154 MW) y Barjas (121).

La decisión de la Xunta de informar negativamente para los parques al margen del Plan Sectorial choca, sin embargo, con lo previsto en su propia ley de simplificación administrativa y de apoyo a la reactivación económica de Galicia, que entrará en vigor a finales de este mes de abril. La norma remarca la prohibición a asentarse fuera del Plan Sectorial, pero abre una excepción muy genérica. Sí podrán hacerlo “las modificaciones sustanciales de los parques en funcionamiento en los términos que se desarrollen reglamentariamente, así como aquellos proyectos que tengan una clara incidencia territorial por su entidad económica y social, posean una función vertebradora y estructurante del territorio y sean declarados como tales por el Consello de la Xunta, a propuesta de la consejería competente en materia de energía”.

  • El bum eólico de Galicia: un año de tantos proyectos como los construidos en dos décadas
    La tramitación medioambiental se cierra una década después con varios condicionantes de la administración

¿Y cuáles son los requisitos para agarrarse a esa excepción? No se han concretado. “Por lo de ahora, ningún proyecto pidió esa excepción”, señalan fuentes de la Vicepresidencia económica, que ciñen la opción a “casos muy concretos, muy excepcionales”, sin más detalles.

El bum eólico

1-La comunidad con más proyectos

En Galicia hay 8.500 megavatios en parques eólicos que cuentan ya con conexión a la red eléctrica autorizada y otros 1.400 en tramitación.

2-Los de más de 50 megavatios

Son competencia estatal y en los últimos dos años se presentaron proyectos con más de 2.100 MW .

3-El Plan Sectorial de 1997

Recoge las áreas posibles para parques, que se mantienen, aunque la Xunta permitirá excepcionalmente otras.

Ante la aglomeración de proyectos y la lentitud en la tramitación en los miles de megavatios acumulados también en la Xunta para los que son de su competencia, Conde apela a “ser garantista” con las leyes y a “un desarrollo ordenado del sector”. El Ejecutivo regional anunció ayer que, antes de que los parques estén en exposición pública, las delegaciones territoriales informarán de los proyectos a los concellos afectados para “hacer un trabajo conjunto” y “compatibilizar” el desarrollo del sector con respeto al entorno. 

Compartir el artículo

stats