Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El “Sea Cloud Spirit” descubre sus secretos

El “Sea Clod Spirit”, amarrado en el muelle de armamento de MetalShips en Ríos (Teis).

El “Sea Clod Spirit”, amarrado en el muelle de armamento de MetalShips en Ríos (Teis). R. Grobas

Metalships & Docks entrega el velero de ultralujo de 138 metros y negocia por otros cuatro proyectos de pasaje, incluido un yate

“Ha sido un barco difícil, pero creo que la verdad ha quedado muy bien”. Frases como esta, pronunciada por el director de Producción de Metalships & Docks, Jorge Ramos, resumen a la perfección lo que ha sido la construcción del Sea Cloud Spirit. El segundo velero más grande del mundo está finalizado y sus orgullosos dueños, la naviera germana Sea Cloud Cruises, disponen de él para iniciar –cuando el COVID lo permita– las rutas con su exclusivo pasaje. Lujo a toda vela con infinidad de detalles que deja muy alto el pabellón del astillero de Teis y de todo el naval de Vigo y del resto de Galicia que participó en el proyecto. Aunque ahí no acabará el camino de Metalships en el nicho de los barcos de pasaje. El CEO de la firma, Jesús Villacañas, explicó ayer que la atarazana pelea por al menos otros cuatro proyectos más, de los que uno es un yate. “Hay cosas muy avanzadas”, indicó.

La construcción del Sea Cloud Spirit supuso un arduo trabajo para el astillero del Grupo Rodman por el tipo de barco, un velero bricbarca (de tres palos), por el alto grado de detalle necesario en todas las estancias y por los precisos requerimientos por parte de la armadora. El lujo y la tradición son las principales características de una embarcación de 138 metros de eslora y 17,2 de manga que tampoco renuncia a las últimas tecnologías para el acomodo de los 136 pasajeros.

El “Sea Clod Spirit”, amarrado en el muelle de armamento de MetalShips en Ríos (Teis). R. Grobas

Según comentó Villacañas, en la construcción participaron una media de 300 personas al día en el astillero y unas 50 auxiliares, la mitad de ellas gallegas. “Ha sido importante todo lo relativo a la habilitación”, indicó por su parte Ramos. Desde los camarotes del armador (owner cabin) hasta los del resto del pasaje están elaborados teniendo en cuenta el más mínimo detalle, con muebles en su mayoría realizados en Galicia (por parte de la firma redondelana Carpinautic) o revestimientos en oro en el baño y ventanas.

Los trabajos realizados en madera son una parte importante del buque, ya que suponen la parte más visible de la embarcación, pintada de blanco. Bajo los 4.165 metros cuadrados del velamen, luce la labor de Nauteka en las cubiertas (con teca de Birmania), barandillas o revestimientos exteriores. El resto de zonas comunes, como la terraza-solárium, spa y gimnasio, el restaurante o la sala de estar (convertible a cine) con su piano de cola cuentan con la mezcla de los últimos avances en fabricación y el trabajo manual, que se extiende a lo largo de las cinco cubiertas del barco. Prueba de esta mezcla están en las innovaciones del barco, que cuenta con el primer ascensor que se ha instalado en un gran velero, con el puente con los últimos avances en navegación dentro de un panel metálico clásico o con su eficiencia energética gracias a la propulsión híbrido diésel-eléctrico que le permite alcanzar una velocidad de 14,2 nudos.

37

En las entrañas del 'Sea Cloud Spirit' Ricardo Grobas

Futuro

Tras la entrega, Metalships ejercerá de puerto base para el barco hasta que salga de cara a su ruta inaugural, prevista para el verano. Mientras, el astillero se centrará en las grandes reparaciones, su principal nicho de mercado, y en los contratos de nueva construcción. En este segundo caso, el Sea Cloud Spirit servirá de escaparate flotante del buen hacer del astillero y el naval olívico, tal y como pronosticó para FARO el ingeniero responsable del proyecto, Íñigo Echequenique, en una entrevista.

De hecho, el CEO concretó que la firma está en conversaciones para cerrar nuevos pedidos en el mercado de los barcos de pasaje, que ya antes del estallido de la pandemia apuntaba a ser protagonista en los astilleros gallegos. “Tenemos 3/4 proyectos avanzados y esperamos que este verano se pueda cerrar alguno”, informó. Ninguno será un velero, pero entre ellos sí se encuentra un yate, que sería el primero del astillero desde la fabricación del Maybe, de 59 metros de eslora.

En cuanto a las reparaciones, Metalships ultima la adquisición del dique que daría un salto cualitativo a la firma. Mientras, la semana pasada vieron cómo se hundía –literalmente– carga de trabajo para “4 o 5 meses”. El T&T Express, un fast ferry adquirido por la naviera ibicenca Trasmapi (cliente de Grupo Rodman), naufragó la semana pasada a unas 800 millas de Azores. Su destino era el astillero vigués, donde sería reparado y puesto a punto.

Así comenzó a navegar el "Sea Cloud Spirit" en Vigo

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Recuerda que con la entrada en vigor de la Normativa Europea PSD2 se requiere un doble proceso de validación a la hora de realizar la transacción.
Te recomendamos tener a mano tu móvil. Estamos aquí para ayudarte, 986 814 700.

Compartir el artículo

stats