Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Adolfo Domínguez: de las tres olas del coronavirus a la ola de la reactivación del consumo

El grupo, que perdió 19 millones en 2020, justifica el ERE de 300 empleos por la racionalización de la cadena de producción y evita dar fechas de vuelta a beneficios

Antonio Puente, Adriana Domínguez y Patricia Alonso, ayer. |   // PUNTO GA

Antonio Puente, Adriana Domínguez y Patricia Alonso, ayer. | // PUNTO GA

La presidenta de Adolfo Domínguez comparte el pronóstico que hace un par de días dio Bill Gates para la vuelta a la normalidad en el mundo globalizado durante el segundo semestre de 2022. “Quizás –matiza Adriana Domínguez–, en los países occidentales lo veamos a finales de este 2021”. Tras casi medio siglo en el mercado, el histórico grupo textil afrontó “un año retador” por la pandemia “sin encogerse esperando a que pase y vuelva el consumo”. “La crisis sanitaria afectó a la trayectoria ascendente que llevaba la compañía –añade Antonio Puente, su CEO–, pero también aceleró el proceso de transformación que estaba funcionando”. Dos ejercicios llevaba Adolfo Domínguez con el resultado operativo (ebitda) en positivo, hasta que el coronavirus provocó una “catástrofe” en el sector de la moda, con una caída de las ventas en su caso del 42,6%, hasta los 66 millones de euros, y el doble de pérdidas, por encima de los 19 millones de euros.

Prácticamente toda la red de 342 tiendas estuvo cerrada una parte del ejercicio y en los últimos meses, entre diciembre y febrero, el 60% sufrió todavía algún tipo de restricción. Adolfo Domínguez puso “el foco” en “el mantenimiento del negocio, la seguridad de los clientes y los empleados y la tesorería”. La empresa pidió un aval al ICO para asegurar la liquidez y en caja hay 842.000 euros más de lo que debe –básicamente 15,7 millones a entidades financieras–, un “margen de maniobra sano”. “Absoluta tranquilidad por eso”, remarcó Puente ayer, durante la presentación de los resultados del ejercicio.

El apoyo de los ERTE

Los gastos de personal bajaron en unos 14 millones de euros (38%) gracias a los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) aplicados en la plantilla en España. El total de trabajadores ronda el millar y un 30% saldrá en el expediente de regulación de empleo (ERE) que ahora mismo aborda con los sindicatos. “No podemos dar un dato cuando esa negociación está en marcha”, justifica Antonio Puente, en relación a un posible recorte de afectados o del impacto del ajuste laboral en los costes futuros, aunque “la extrapolación está ahí”. Serían unos 11 millones de euros menos a partir de 2022.

La revisión de la operativa interna permitió eliminar “doce procesos superfluos” de los 32 que forman la cadena que hay detrás de cada producto hasta su venta. “Liberamos personas para trabajar en tareas de valor añadido y colocar a la empresa en la marca global que somos”, explica Domínguez.

Norte de Europa

La facturación del online aumentó un 25% y acumula un alza del 229% en cuatro años. Adolfo Domínguez acaba de estrenar nueva plataforma tecnológica, más interactiva, y está presente con el ecommerce en 29 países. El refuerzo de la tienda virtual le ha llevado a reconquistar mercados del norte de Europea muy alienados con “nuestro estilo” donde en su momento llegó a tener establecimientos físicos. “Veremos al futuro si recuperamos también ese formato”, apunta Adriana Domínguez, “optimista” por naturaleza y porque en cada reapertura de la actividad “hemos visto una reactivación del consumo, aunque sin llegar a los niveles de 2019”.

Con la digitalización, los nuevos servicios de asesoramiento personalizado y la agilidad interna, Adolfo Domínguez pone “un clúster de servicios para crear negocio”. Este seguirá siendo “un año complicado para seguir navegando”, pero la capitana ve “brotes verdes”. “Estamos dimensionados y transformándonos para la ola de repunte del consumo cuando las calles se reabran del todo”, subraya.

Proyectos de sostenibilidad y digitales para fondos de la UE


Adolfo Domínguez estará entre las empresas que optarán a la remesa de los fondos comunitarios del Next Generation para la recuperación de la economía tras el COVID-19. La compañía tiene su propia estrategia centrada en la sostenibilidad, marca de la casa desde que popularizó la ropa con lino, el Plan de Impacto Positivo. “Estamos buscando activamente participar, pero no por supervivencia ni para el negocio actual, sino para la transformación”, destaca el CEO. La compañía comunicó ayer la salida de Luxury Liberty del consejo de administración después de 16 años sentándose en él. “Me hubiera encantado que siguiera, pero tienen otras prioridades”, dice Adriana Domínguez, en referencia a la salida a Bolsa de la sociedad. Seguirá en el accionariado. El grupo incorpora como independiente a José Luis Sainz, exejecutivo de Prisa y Vocento.

Compartir el artículo

stats