Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Foro Primera Plan@

El Banco de España insta a la banca a no subir comisiones de forma "agresiva"

La subgobernadora ha trasladado a las entidades que apliquen un "criterio lógico y sensato"

Margarita Delgado en el coloquio Primera Plana.

Margarita Delgado en el coloquio Primera Plana.

El Banco de España entiende que los bancos estén empezando a cobrar por servicios que eran gratuitos y elevando sus comisiones para subsanar su baja rentabilidad, pero al mismo tiempo les ha advertido de que deben hacerlo con un "criterio lógico y sensato". Así lo ha revelado su subgobernadora, Margarita Delgado, en el foro Primera Plan@, organizado por EL PERIÓDICO con el patrocinio de Factorenergía, Telefónica e ICL Iberia: "La banca tendrá que encontrar el adecuado equilibrio entre mantener una cuenta de resultados relativamente saneada y diversificada y seguir prestando servicio a los clientes sin que todo ello se produzca de una manera agresiva o que pueda ser percibida como abusiva".

Delgado ha recordado que su institución no puede limitar las comisiones, pero "sí que puede recomendar y recomienda" a las entidades que las gestionen con moderación. "Los banqueros saben cuál es mi postura, en mis conversaciones periódicas con ellos y con las asociaciones bancarias les suelo recordar que tienen que encontrar ese punto de equilibrio. No es cuestión de agotar la gallina de los huevos de oro, sino que simplemente hay que hacerlo con un criterio razonable", ha explicado.

El Banco de España, ha sostenido su número dos, es "agnóstico y apolítico" respecto a las comisiones, pero es comprensivo con que los bancos, en un contexto de tipos negativos o muy bajos que deprimen sus ingresos, estén empezando a cobrar por servicios que antes eran gratuitos. "Es cierto que no nos gusta a las personas. Estamos acostumbrados en España a que no se nos cobre comisiones. Pero también es un hecho que existen una serie de servicios que tienen un coste", ha justificado.

Eso sí, ha recordado al sector que dichas comisiones "tienen que ser transparentes y tienen que ser cobradas por un servicio verdaderamente prestado, porque si no serían ilegales". En caso de que no sea así, ha resaltado, los clientes tienen derecho a reclamar. "Tenemos un departamento de conducta muy estricto, que realiza inspecciones y revisiones continuadas de toda la normativa sobre la relación con los clientes, y en cuanto tenemos cualquier indicio de cobro de comisiones que no son legales llevamos a cabo nuestras inspecciones y nuestras revisiones, y en muchos casos acaba en multas y en expedientes", ha advertido.

Eres y reputación

En la misma línea, la subgobernadora se ha mostrado comprensiva con matices con los ajustes de plantilla y oficinas que están anunciando grandes bancos como CaixaBank y BBVA, un asunto que ha calificado de "problema complejo". El sector, ha recordado, creció "de manera desbocada" durante la burbuja inmobiliaria, lo que le llevó a tener una "capacidad instalada excesiva". Desde 2009 ha venido reduciendo empleos y sucursales de forma paralela a la menor actividad que registra por el "fuerte" desendeudamiento de empresas y hogares. Pero ese proceso, ha continuado, se ha acelerado por el impacto añadido de la pandemia sobre su rentabilidad ("sobre la que pivota toda nuestra preocupación") y por el creciente uso de los canales digitales por parte de sus clientes.

"En este marco de bajos tipos de interés, estrechamiento de márgenes y alta competencia, que suena muy negativo para el sector pero es la pura realidad, los bancos están utilizando las palancas que tienen. Tanto el gobernador como yo hemos venido resaltando que tienen que adaptarse a las nuevas condiciones del mercado y transformar su modelo de negocio, que es en lo que se enmarcan estas medidas de reducción de costes. Los bancos están preocupados por tratar de sobrevivir y seguir siendo viables en el medio y largo plazo. Hay que entenderlo dentro de ese proceso que no ha sido corto ni pacífico. Para nosotros, la principal preocupación es la rentabilidad y viabilidad del negocio", ha sostenido.

Delgado, eso sí, ha venido a instarles veladamente a esforzarse por pactar los eres con los sindicatos: "Es una preocupación de los supervisores que los bancos gestionen adecuadamente el riesgo reputacional. Y en este contexto podríamos encuadrar la paz social. Creo que han aprendido las lecciones de la anterior crisis. Deben y tratan de gestionar el riesgo reputacional de una manera totalmente diferente a entonces y creo que tienen suficiente capacidad para hacerlo adecuadamente". La reputación, ha abundado, "es muy difícil de construir y muy fácil de destruir en un segundo. Puede que haya actuaciones que potencialmente les hagan perder algo de reputación; tienen que ser conscientes, ser capaces de medir el impacto, y tienen que gestionar adecuadamente y proactivamente para que no suceda". 

Más mujeres en la banca

La subgobernadora, asimismo, les ha apremiado a que el cierre de oficinas no provoque exclusión: "Tienen que analizar desde una perspectiva responsable cuál es su papel dentro de la sociedad y seguir dotando de servicios financieros mínimos a prácticamente el 100% de la población". La conversación ha tenido lugar antes de que la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, instase al Banco de España a controlar los sueldos de los banqueros, con lo que no ha sido posible cuestionar a la subgobernadora sobre ello. Delgado, con todo, sí que ha apuntado en términos generales que la "presión reguladora" ha logrado que la gobernanza de los bancos españoles haya "mejorado muchísimo", si bien les ha advertido de que no deben "bajar la guardia, porque continuamente la banca está expuesta a nuevos riesgos".

Margarita Delgado en el coloquio Primera Plana, junto al director de El Periódico, Albert Sáez, a la izquierda, y el redactor de finanzas, Pablo Allendesalazar. José Luis Roca

En este campo del gobierno corporativo, Delgado se ha mostrado partidaria de fijar unos objetivos porcentuales de presencia femenina en la alta dirección de los bancos, igual que los que rigen para los consejos de todo tipo de empresas (40% en 2022), que obliguen a las entidades a cumplirlos o explicar por qué no lo hacen: "Yo no era partidaria de cuotas, y quizá una cuota dura sea un poco estricto, pero marcar objetivos y tener que cumplir o explicar puede ser un elemento más de la política para que las mujeres tengan una mayor visibilidad y liderazgo hacia el futuro". Hay estudios, ha destacado, que prueban que las ejecutivas "pueden tomar decisiones en ambientes de riesgo de una manera mucho más eficiente".

Delgado es la primera subgobernadora del Banco de España desde su fundación en 1782 y ha considerado que sería una buena noticia que el sustituto del actual gobernador, Pablo Hernández de Cos, fuera también una mujer por primera vez: "Sería un hito para el Banco de España y para España. Hace poco veía una estadística que apuntaba que de 31 nuevos gobernadores nombrados en el mundo el año pasadosolo una era mujer. Esto debería hacer reflexionar un poco. Pero bueno, también hay muchos hombres muy bien preparados".

Crisis sin rescates

La subgobernadora también ha considerado muy improbable que en esta crisis, al contrario que en la anterior, las autoridades bancarias se vean obligadas a intervenir y reestructurar bancos, gracias entre otras razones a la mejora de la regulación y la supervisión, así como a que las entidades han multiplicado prácticamente por dos su solvencia y con un capital de "muchísima" más calidad. "No veo ningún problema en el horizonte inmediato. Si todo va como lo previsto, es decir, que la economía acaba recuperándose en los próximos meses, no debería haber ningún problema", ha mantenido. 

No obstante, ha advertido a las entidades de que la morosidad en el pago de los créditos, que hasta ahora ha bajado ligeramente gracias a las medidas de apoyo público a empresas y hogares, comenzará a subir "posiblemente a finales de este año y más a principios de 2022". Y aunque no cree que llegue al máximo histórico del 13,61% del 2013 y estima que será "manejable" y podrá ser absorbida gracias a los resultados de los bancos, sí que les ha instado a ser "superprudentes" y a seguir anticipando el problema reservando más provisiones de las que ya guardaron "parcialmente" el año pasado. Además, les ha sugerido que, si bien se siente "confortable" con su nivel de capital, "un poquito más no estaría mal".

Endurecimiento pasajero

Delgado, asimismo, ha achacado el "ligero" endurecimiento de los últimos trimestres en las condiciones que imponen los bancos a sus clientes para darles créditos a la "incertidumbre" sobre las "heridas que va a dejar la crisis en el tejido productivo". Con todo, se ha mostrado confiada en que se irá despejando "paulatinamente" gracias la vacunación, que está haciendo ver la "luz al final del túnel", por lo que estima que "no debería producirse" una limitación en el acceso a la financiación, ahora que las entidades prevén un aumento de la demanda en el segundo trimestre, "lo que es bueno, porque implica que va a haber iniciativas de inversión y gasto" por parte de empresas y familias. 

"No veo en el horizonte razones fundamentales que impidan que la banca siga prestando si la economía evoluciona como se espera y no se producen retiradas abruptas de los apoyos públicos de distinta naturaleza y dimensión que se están dando. En eso debemos pecar de prudentes, porque la recaída podría ser incluso peor", ha alertado. También ha considerado probable que el Banco Central Europeo (BCElevante en septiembre la restricción en el pago de dividendos al 15% del beneficio recurrente, si bien ha matizado que la decisión no está tomada.

Compartir el artículo

stats