Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Magallanes negocia un parque de más de 160 plataformas mareomotrices en Escocia

La “Atir” durante las tareas de mantenimiento en el dique seco de Edimburgo.

La “Atir” durante las tareas de mantenimiento en el dique seco de Edimburgo. M.R.

Reino Unido piensa en verde. Las iniciativas para lograr energía renovable se extienden de norte a sur en la isla y no solo en cuanto a la eólica marina. Londres y los Gobiernos de Escocia o Gales están dando un impulso a otro tipo de formas de generar eléctrica, principalmente aquellas relacionadas con el mar.

Inicia un proyecto de 250 MW con entidades locales mientras prepara el de Gales | La “Atir” regresa a Orkney para generar de nuevo energía tras superar test de mantenimiento

La mareomotriz –el aprovechamiento de la fuerza de las mareas para generar energía– en unas de las principales y ahí la firma redondelana Magallanes Renovables está siendo protagonista.

El proyecto iniciado hace más de doce años continúa alcanzando hitos en el norte del país gracias a su prototipo Atir, la plataforma forjada en Vigo y su área con el que logró volcar electricidad a la red británica el pasado año.

La empresa, que ha regresado esta semana a las islas Orcadas (Orkney) para volver a conectarse y seguir mejorando el sistema, se encuentra en estos momentos negociando un parque con entidades locales para desarrollar un parque de 250 MW (megavatios) en la zona, lo que equivaldría a la instalación de más de 160 plataformas mareomotrices. La idea es arrancar en 2025, dos años después de hacer lo propio en Gales con 20 unidades.

El regreso de la plataforma al norte de Escocia.

El regreso de la plataforma al norte de Escocia. M.R.

La empresa, capitaneada por Alejandro Marques de Magallanes, está forjando una alianza con entidades privadas y públicas locales para desarrollar el proyecto en Escocia, lugar idóneo gracias a la fuerza de las mareas. La idea es que este verano despegue el consorcio, en el que por el momento solo figuran ellos como empresa mareomotriz, y a que a lo largo del año se empiecen ya a concretar y presentar al Gobierno escocés para su aprobación y posterior puesta en marcha.

El regreso de la plataforma al norte de Escocia. M.R

De concretarse será el mayor parque en el que participaría Magallanes, que mantiene otros frentes abiertos en Canadá, Francia e incluso Corea del Sur para la instalación de sus plataformas. Aunque antes tendrá lugar el despliegue en Gales, donde a partir de 2023 tendrán el visto bueno para instalar sus “molinos invertidos” en el marco del proyecto Morlais, en el que –tal y como publicó FARO– la firma se adjudicó una potencia total de 30 MW (unas 20 plataformas).

El regreso de la plataforma al norte de Escocia. M.R.

La iniciativa de Gales, más concretamente frente a las costas de Holy Island (en la isla de Anglesey, al noroeste), nació con la intención de atraer a nueve desarrolladores y “convertirse en una de las mayores zonas de energía mareomotriz del mundo”. Para ello se delimitó una zona de 35 kilómetros cuadrados, entre los que estarán los sistemas de Magallanes. “Queremos estar ahí tan pronto se pueda”, indican fuentes de la firma, que explican que tanto la construcción como el despliegue de las plataformas sería “escalonado”.

El calendario previsto para el proyecto marca que en noviembre tendrá lugar la subasta, en la que se conocerán las tarifas, lo que supondrá el pistoletazo de salida para Morlais, cuyos impulsores consideran 2021 “crucial” para obtener todos los permisos necesarios e iniciar la “construcción por etapas” antes de que termine el año.

El regreso de la plataforma al norte de Escocia. M.R

CERRANDO EL CÍRCULO

1-Mantenimiento en el dique seco

La plataforma “Atir” se desplazó el año pasado a Edimburgo para demostrar lo efectivo de las tareas de mantenimiento. Allí llegó de costado.

2-Vuelta a Escocia para generar de nuevo

Tras salir del dique seco, la plataforma cerró el círculo volviendo a las Orcadas para volver a generar energía.

Test

Mientras tanto, la Atir sigue quemando etapas. La plataforma de Magallanes, que se ganó el respeto y reconocimiento por parte de la Comisión Europea (como atestiguan las diversas subvenciones conseguidas), sobresale por encima del resto por su capacidad y fácil mantenimiento. Lo primero se demostró con creces en 2019, cuando generó energía por primera vez; lo segundo, el año pasado, cuando fue llevada a dique seco para un chequeo y mejora.

El sistema pasó por el dique seco el pasado año para una vida útil de 25 años

El sistema se diseñó con 25 años de vida útil y para ello es necesario poder realizar grandes mantenimientos de manera cost-effective. Para demostrarlo, la empresa llevó la Atir al dique seco de Dales Marine, en Edimburgo, donde dejó una estampa inusual al ser varada de costado (debido a su gran calado).

El regreso de la plataforma al norte de Escocia. M.R.

La maniobra, que contó con la colaboración de firmas como GAP, Leask Marine, Briggs Marine y Forth Port, consistió en posicionar la plataforma en horizontal mediante el uso de un sistema de boyas. La manga, inferior a 20 metros cuando está de costado, permite su entrada en cualquier dique seco y puerto con esclusas, como se realizó en agosto de 2020 en el astillero de Edimburgo. Allí se realizaron tareas de mantenimiento que incluyeron una revisión general, de pintura, verificación del comportamiento y, además, se optimizaron instalaciones que permitirán a la plataforma realizar las operaciones marinas de manera más eficiente

La “Atir” durante las tareas de mantenimiento en el dique seco de Edimburgo. M.R.

Tras ello, el pasado lunes a las 10.00 horas de la mañana (hora local), la Atir fue instalada de nuevo en el Fall of Warness, en las Orcadas, lugar en el que se encuentra el Centro Europeo de Energía Marina (EMEC). Con el remolcador Thor de la Orkney Harbour Authority y al barco C-Odyssey, la instalación duró ocho horas y la plataforma quedó fondeada de nuevo lista para volver a ser conectado a la red, cerrando así los trabajos de mantenimiento y superando un nuevo hito hacia la certificación final.

Compartir el artículo

stats