Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Juan José Agulla | Consejero delegado y director general de Citic Censa

“Citic ha invertido 61 millones a mayores de la compra; sin ellos habríamos cerrado”

Juan José Agulla, frente a las naves de Citic Censa en el polígono de A Granxa, Porriño.

Juan José Agulla, frente a las naves de Citic Censa en el polígono de A Granxa, Porriño. RICARDO GROBAS

Citic Censa cuenta con el pontevedrés Juan José Agulla como CEO. En los cinco años que lleva al frente de la calderera de Porriño, logró revertir los números rojos y la vuelta de los clientes que dejaron la fábrica tras la compra en 2011 por parte del gigante chino Citic Heavy Industries, que cumple una década en Galicia. La firma acaba de cerrar el mayor pedido de su historia, valorado en más de 17 millones.

FICHA PERSONAL

Juan José Agulla (Pontevedra, 1966) es CEO de Citic Censa desde 2016. Ingeniero superior por la ETSII de la UVigo, pasó por firmas del sector del metal y granito hasta que llegó a Censa en 2004 como director comercial y de ingeniería. Tras salir en 2011 trabajó en Australia y Francia hasta su retorno hace cinco años.

–¿Qué supone el “megapedido” de la mina rusa para Citic Censa más allá de lo económico?

–Supone que a día de hoy todo gran contrato del sector pasa por nosotros. Todos nuestros clientes negocian con nosotros y si conseguimos llegar a un acuerdo en precio, plazo y condiciones, no van a la competencia. Se fían primero de nosotros. A día de hoy todo pedido grande en el mundo es nuestro. Este proyecto, además, lleva los famosos SAG mill [molino semiautógeno, para moler rocas de mineral] de 40 pies de diámetro, en el que podemos decir que salvo uno que se hizo en Brasil y otro en Italia, todos los demás del mundo los hemos hechos nosotros. Y hablamos de más de 25.

–No es normal que una única empresa logre hacer todos los molinos de una misma mina. ¿Por qué en este caso sí?

–Esta es una mina con unos plazos de entrega muy ajustados y nosotros tenemos la fama de cumplir en calidad y plazos. Ante esa idea decidieron que era mejor y más rentable mantener todo en la misma fábrica, también por logística, aunque va a ser terrible llevar todo esto para allá.

“Subcontrataremos en torno a 600 o 800 toneladas de acero, unos 1,7 millones de euros”

decoration

–¿Hará falta alguna inversión para sacarlo adelante?

–A día de hoy la infraestructura que tenemos es suficiente. La única inversión que necesitamos es en capital humano. Tenemos que ampliar plantilla y estamos trabajando en ello para empezar a incorporar personal a partir de junio. Lo que sí esperamos es que durante la fabricación de estos equipos podamos poner en marcha ciertos planes de automatización y desarrollo del sistema productivo para mejorar la producción de cara al futuro. La inversión básicamente son nuevos sistemas de conexión y captación de datos de todas las máquinas. Solo tenemos algunas máquinas en tiempo real en el ordenador y queremos tenerlas todas.

–¿Qué porcentaje del proyecto podría asumir la industria auxiliar?

–De los proyectos que tenemos en fábrica ahora mismo nos gustaría que, una vez tengamos cargado al 100% de nuestros trabajadores, sacar al mercado en torno a las 600 u 800 toneladas de acero, lo que tiene un importe aproximado de 1,7 millones de euros. Esto solo es para el año 2021, desde mayo a diciembre, y no quiere decir que se vayan a sacar procesos que se hacen aquí. Es decir, es solo para cumplir con los plazos. Tampoco se plantea como línea de negocio el sacar trabajo afuera, sino crecer en interno, alcanzar el 100% de la productividad y generar más empleo. Y cuando no se puede, contar con las empresas de la zona como apoyo. Sería una tontería perder un proyecto por no poder entregarlo en plazo.

“Todo proyecto grande en el mundo es nuestro; tenemos la fama de cumplir en calidad y plazos”

decoration

Juan José Agulla R. Grobas

–Pero la factoría ahora está al 50% de su capacidad máxima.

–Nosotros podríamos contratar personal para llegar a producir más horas de las que vamos a producir, eso es cierto.

–¿Hay negociaciones en curso que podrían revertir esa situación??

–Estamos barajando la posibilidad de poder incorporar trabajos aquí. Lo que pasa es que una de las rigideces que tiene le mercado laboral español es justamente que si coges demasiada carga de trabajo e incorporas personal luego es muy difícil deshacerte de ello si cae. Mientas no consideremos que la carga de trabajo es estable y podamos asumirla no podemos incorporar más personal. Mientras tanto, creces por subcontratación y cuando se estabilice el trabajo reviertes el crecimiento hacia dentro de la fábrica. Entiendo a los Gobiernos, pero estas rigideces en el mercado laboral no contribuyen al crecimiento de las empresas.

“En facturación creceremos este año un 25%, hasta los 25 millones”

decoration

–Este año se cumple una década de Citic aquí. ¿Cómo ha sido este “viaje”?

–Difícil. Igual no se supo explicar al principio y supuso un hundimiento importante del mercado de Censa. El que nos compró era un competidor directo de nuestros clientes y aquello se vio como una amenaza. No se les explicó correctamente y todos se fueron. La empresa se quedó sin trabajo. A día de hoy hacemos 15.000 horas de trabajo al mes y cuando yo llegué en 2016 se habían hecho 3.000 horas en todo el año. Entonces le explicamos a los clientes que se podía mantener perfectamente la confidencialidad, los recuperamos a todos y eso nos volvió a colocar en el mercado.

–¿Y ahora en qué punto está?

–Lo que ocurrió en estos diez años fue que al recuperar por un lado la confianza de los clientes y por otro la gran inversión que se hizo aquí desde China, somos la fábrica más productiva y con más capacidad de minería y offshore del mundo. La competencia que tenemos en Italia, República Checa y Sudáfrica no es capaz de fabricar con nuestra calidad y capacidad.

“Negociamos ya pedidos con entrega en 2024, lo que nos puede dar estabilidad a largo plazo”

decoration

–¿Qué inversión hizo aquí Citic?

–Después de comprar la empresa [un desembolso cercano a los 50 millones], Citic puso encima de la mesa 40 millones de euros. Después de eso, y debido a la mala situación por la pérdida de clientes, realizó dos ampliaciones de capital por valor total de 21 millones de euros, 15 y 6 millones. Es decir, 61 millones de euros más la compra de la empresa. Sin Citic esta empresa ya estaría cerrada.

–¿Cómo esperan cerrar la facturación este año?

–El año pasado cerramos en positivo y considerábamos que este año sería mejor, pero no contábamos con esta situación y tendremos que revisar las cuentas. Entramos en pérdidas en 2015 y costó darle la vuelta, lo que se logró en 2019. En facturación creceremos este año un 25% respecto al año pasado, que cerramos en torno a 20 millones de euros en ventas y 13 de ingresos. Este año serán sobre 25 y 17 ingresos. Las perspectivas son buenas, con carga de trabajo completa para 2022 y parte de 2023. Negociamos ya pedidos con entrega en 2024, lo que nos puede dar estabilidad a largo plazo.

Compartir el artículo

stats