Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Desguace para 4 meses en Barreras

Un trabajador de Barreras con parte de los bloques de Havila al fondo. | MARTA G. BREA

La nula actividad en Hijos de J. Barreras cambiará en unos días. Aunque no para mucho tiempo. El astillero vigués se encuentra preparando el plan de corte para los 65 bloques del fallido proyecto Havila y prevé que la plantilla comience en breve las labores de desguace, que se podrán alargar en torno a cuatro meses con los dos turnos de trabajo. Con el Evrima en Santander y sin nuevos contratos encima de la mesa, el desmantelamiento y corte de estas más de 3.500 toneladas de acero serán la única actividad en la atarazana, para la que está previsto que solo participen los trabajadores propios. Según los precios de mercado, Barreras conseguirá menos de un millón de euros por el acero acumulado en sus gradas e instalaciones.

Los bloques en el astillero suponen más de 3.500 toneladas de acero

decoration

Los 19 y 16 bloques de los cruceros Pollux y Polaris, encargados por la naviera Havila Kystruten y diseñados para tener 124 metros de eslora cada uno, pasarán de esta forma a tener una segunda vida lejos de Vigo. Tal y como avanzó FARO esta semana, el astillero, propiedad de Cruise Yacht OpCo (que explora la marca comercial The Ritz-Carlton Yacht Collection), descartó finalmente la idea de poner a flote una de las dos unidades que quedaron a medias para su posterior venta. Acabarlo de tal forma que se pudiese poner a flote resultaba más costoso que desmantelarlo.

El desguace, por otro lado, tampoco dejará mucho rédito a la firma. Los 65 bloques que tiene la factoría, con un peso estimado por parte de las principales auxiliares participantes de entre 3.500 y 4.000 toneladas, dejarán menos de un millón de euros. Eso es el caso de un rango alto del precio del acero para posterior fundición. Según explican desde el sector naval el precio por tonelada va desde un mínimo que sitúan en el entorno de los 180 euros y hasta una máximo, inusual, de 270. “Es un precio que fluctúa mucho”, explica Antonio Barredo, director del único centro en España autorizado por la UE para el achatarramiento de grandes buques, DDR Vessels, que recuerda que los bloques deberán quedar reducidos a un tamaño de un metro de largo “para que entren en los hornos de fundición”.

Lo mismo están planeando ya alguna de las auxiliares que se quedaron con bloques del proyecto Havila en sus instalaciones. En las últimas semanas recibieron el ok del astillero para poder desguazarlos, liberando un espacio muy necesario en algunas de ellas.

El precio de la tonelada de acero para chatarra se paga entre 180 euros y un máximo de 270

decoration

El astillero acumula un mes sin actividad, el tiempo que lleva el crucero de ultralujo lejos de la ría de Vigo. En Santander, el Evrima espera amarrado en el muelle de las instalaciones Astander, que como avanzó este periódico y confirmó Barreras a las auxiliares, se encargará de culminar el buque. Por el momento, la plantilla de la atarazana del norte español desconoce cuáles serán exactamente sus labores, ya que el secretismo en torno al proyecto se estila también allá. De hecho, estaba previsto una reunión con la dirección tras la visita de los primeros espadas del grupo, Astican, pero fue pospuesta para la próxima semana.

Mientras, Hijos de J. Barreras continúa a la espera de la decisiva respuesta por parte de la SEPI a la solicitud de 30 millones de euros en préstamos en base al programa de ayudas a empresas estratégicas. El desbloqueo de la cuantía desbloquearía en principio otros 8 millones solicitados a la Xunta en forma de préstamo participativo, que ya advirtió que Xesgalicia no pondrá el dinero en solitario.

Otro ferri ocupará en breve el dique de Astander

Astander tiene desde ayer uno de sus dos diques ocupados. El quimiquero Murray Star está en el dique (o drydock) más pequeño, como anunció el propio astillero. El grande, en cambio, está vacío. Aunque si las previsiones no varían, la construcción C-1705 de Hijos de J. Barreras, el Evrima, verá como otro buque pasa por delante para subirse a este dique de mayor tamaño. Astander tiene previsto subir uno de los buques de Brittany Ferries, el Cap Finisterre, para trabajar con él, ocupando de esta forma la instalación en el que el crucero vigués iba a ser pintado en unas labores que, como fue anunciado, lo mantendrían alejado un mes.

Compartir el artículo

stats