Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los alquileres para veraneo, por las nubes: hasta 4.000 euros por 15 días a pie de playa

Vista de la playa de Silgar en Sanxenxo

Vista de la playa de Silgar en Sanxenxo Gustavo Santos

La pandemia dispara la demanda de pisos y casas en las Rías Baixas este verano, lo que a su vez empuja los precios al alza | Los clientes buscan viviendas con piscina bien ubicadas

La pandemia, con sus restricciones a la movilidad y sus toques de queda, ha impulsado un cambio de comportamiento en los ciudadanos. Mientras lo de viajar por el mundo continúe siendo más un deseo que una realidad, la costa gallega se llena de reservas vacacionales. En una suerte de vuelta a los 90, los destinos de sol y playa nacionales se abarrotan de visitantes. Y la ocupación en la segunda quincena de julio y la primera de agosto ya está completa, en pleno mes de abril.

Se prevé una elevada demanda de alquiler vacacional en la costa gallega este verano, concluyen todas las inmobiliarias consultadas. “La gente llama desesperada para alquilar en verano”, explica la gerente de Inmomare en Nigrán, Raquel Diéguez. Lo ratifica también la directora de Tierra Mayor, especializada en vivienda vacacional, Candela Cabello: “del 15 de julio al 15 de agosto está todo ocupado. Se incrementó la demanda el doble en julio, frente a otros años”. Todo a pesar de ser este un mes cuya ocupación, tradicionalmente, estaba supeditada al clima.

“En este momento la demanda es muy fuerte para lo que es esta época, tanto de casas como de pisos, sobre todo si incluyen piscina”, explican fuentes de Alquilar Piso en Sanxenxo.

“Este año la gente se ha anticipado una barbaridad, en diciembre y enero ya había reservas. Normalmente es entre abril o mayo cuando la gente se pone a buscar”, señalan fuentes del sector. “Nuestros datos indican ya un 57,8% de ocupación en viviendas vacacionales para este verano en la costa gallega (el año pasado se alcanzó el 82% de ocupación). La zona de Sanxenxo, Baiona y Cangas también maneja un valor en esa línea con un 57% de las viviendas ya reservadas (en agosto de 2020 la ocupación final fue del 71%)”, señala Almudena Ucha, directora de Rentalia, la plataforma vacacional de Idealista.

Candela Cabello: “Del 15 de julio al 15 de agosto está todo ocupado ya”

decoration

El 80% de los clientes son familias, con niños y alto poder adquisitivo. Un perfil al que no le preocupa tanto el precio como que esté bien situada y su calidad. La oferta de viviendas turísticas en las Rías Baixas se compone en un 57% de casas y villas frente a un 43% de apartamentos y pisos, según Rentalia. El impulso de la vivienda vacacional es incluso superior al del pasado año. “Este año muchos apartamentos no han salido al mercado porque ya han quedado alquilados de un año para otro”, detalla Cabello.

Los precios, al aumentar la demanda en las Rías Baixas, también han experimentado un particular impulso. Una quincena, un piso de dos dormitorios puede costar entre 3.000 y 4.000 en la zona de Sanxenxo o Portonovo”, explica Cristina Feito, del grupo inmobiliario Gordon. “En la zona de San Vicente asciende a 8.000 o 9.000 euros al mes y está todo completo”, cuenta. El perfil de cliente es nacional, principalmente madrileños o de la zona de Castilla León o Castilla La Mancha.

Entra en esta ruta, también la costa del Morrazo. La quincena de una vivienda vacacional en Bueu, o Cangas puede oscilar entre los 1.200 y 1.500 euros considerando un piso de dos habitaciones, explican desde la Inmobiliaria Villaverde.

Los precios han subido, apuntan fuentes del sector. Se refieren a los 750 euros al día por una casa en Sanxenxo, una oferta ya reservada desde hace tiempo. “También hay casas de 300 o 400 euros diarios que alquilan entre varias parejas o varios núcleos de una misma familia”, indican desde Alquilar un Piso en Sanxenxo.

Las reservas confirmadas hasta la fecha reflejan un valor de 149 euros por noche para una estancia media de 11,6 días, apunta Ucha. Esto supone un incremento respecto al verano pasado cuyo precio fue de 138 euros por noche para una estancia de 7,8 días.

Ni el Xacobeo ni los hoteles recuperarán su habitual trajín

Pese al efecto tractor del Xacobeo y su extensión al 2022, no parece que la vivienda vacacional en Santiago de Compostela vaya a experimentar el esplendor de la costa. “No se está detectando una demanda similar a la de otros años”, detalla Elena López, presidenta de la Asociación de Apartamentos Turísticos de Galicia (Apartugali). Por el momento, según explica, la ocupación en la capital gallega es baja. Aunque confía que a medida que se acerque el verano esto pueda cambiar, igual que lo hizo el pasado verano: “a finales de julio hubo un repunte, agosto más fuerte. Hay mucha concentración en este mes, aunque en 2021 prevemos que se reparta un poco más”, apunta. Su esperanza es que los pronósticos mejoren hacia final de ejercicio y con la entrada del siguiente año Xacobeo.

López explica que hay un perfil de cliente nuevo, que es la primera vez que va a un apartamento. Incluso hace una petición expresa de que no entre una persona de la limpieza de forma diaria a arreglarle la estancia. En paralelo, parece que el sector hotelero podría sufrir las consecuencias de la demanda de apartamentos, ya que los clientes se inclinan por espacios privados en los que no tengan que tropezarse con otras personas en zonas comunitarias. 

Compartir el artículo

stats