Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Stellantis estudia nuevas plantas de baterías en Europa y EE UU

Una trabajadora de la planta de Stellantis en Figueruelas (Zaragoza). |   // JAIME GALINDO

Una trabajadora de la planta de Stellantis en Figueruelas (Zaragoza). | // JAIME GALINDO E.P.

La primera asamblea general de Stellantis tras completarse la fusión entre los grupos PSA y FCA (Fiat Chrysler Automobiles) dejó ayer más que clara la apuesta de la multinacional por el vehículo eléctrico. El CEO, Carlos Tavares, aseguró que la previsión que manejan es que en 2030 siete de cada diez coches que se vendan en Europa con sus marcas ya no serán de combustión, frente al 14% actual. Stellantis también podría anunciar este año la apertura de nuevas plantas de baterías en Europa y Estados Unidos a través de su filial Automotive Cells Company, coparticipada por la petrolera francesa Total. Mientras, en Vigo, el centro de Balaídos confirmó ayer que la parada de producción por falta de suministro de componentes por la crisis de los microchips se extenderá hasta el próximo lunes, con lo que dejarán de fabricarse esta semana más de 4.000 vehículos.

El grupo prevé vender este año 400.000 coches eléctricos

decoration

En su intervención en la asamblea, Tavares remarcó que la estrategia de Stellantis contempla un mercado mayoritariamente eléctrico en Europa para la próxima década. En la actualidad, los coches eléctricos representan hoy el 14% de sus ventas en territorio europeo, pero se prevé que el porcentaje escale al 38% en 2025 y al 70% en 2030, lo que supondrá un reto mayúsculo para todas aquellas fábricas sin experiencia en esta tecnología y la necesidad de asegurarse el suministro de baterías de ion-litio. Con los nuevos modelos eléctricos, el patrón de Stellantis espera llegar a las 400.000 unidades libres de humo ya este año.

Con el tirón del eléctrico, las plantas de baterías se han convertido en un objetivo estratégico. En la actualidad, Stellantis tiene dos en marcha en la frontera francoalemana (una en cada país), pero es más que probable que la multinacional tome este año la decisión de aumentar el número de factorías en Europa y EE UU para atender la demanda de vehículos eléctricos propia y ajena, como recogían ayer varios medios de comunicación franceses.

La dirección de la fábrica de Stellantis en Vigo comunicó ayer a sindicatos y trabajadores que también se suspende la actividad del equipo de este fin de semana, parada que viene a sumarse a la anunciada en los dos sistemas de producción en el turno de noche de ayer y en los tres turnos de hoy. Estas paradas en la producción están motivadas por los problemas mundiales de suministro de semiconductores (microchips). Dejarán de fabricarse más de 4.000 coches, como adelantó ayer este periódico en su edición digital.

ERTE

La compañía informa de que se utilizarán los mecanismos de flexibilidad habituales: días de adecuación y bolsa de horas, y en los casos particulares en que pudiesen estar agotados los días de flexibilidad se aplicarán las condiciones del ERTE acordado el pasado 31 de enero, de sesenta días hasta final de año. Stellantis Vigo se ha visto obligada a detener la producción en alguno de sus sistemas en repetidas ocasiones a causa de la escasez mundial de semiconductores desde el pasado mes de febrero. Los paros afectan también a la mayoría de fabricantes de componentes instalados en el sur de Galicia que trabajan directamente para Stellantis.

Compartir el artículo

stats