Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El comercio exterior de Galicia con Reino Unido se desploma un 40% tras el “Brexit”

Las ventas mermaron 75 millones en dos meses pese a la resistencia de la automoción | El textil se desploma más del 90% | La importación retrocede a mínimos en 26 años

La mayor parte de los cinco años que están a punto de cumplirse desde el polémico referéndum sobre la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea transcurrió en los despachos. No fue una negociación nada fácil. Ni los 17,4 millones de votantes que apoyaron la salida, ni los 16,1 millones en contra, ni siquiera los encargados de sellar el divorcio esperaban que el acuerdo final tardase tanto en llegar. Casi sobre la campana, en la madrugada del 23 al 24 de diciembre, las autoridades comunitarias y el Ejecutivo de Boris Johnson alcanzaron por fin un pacto histórico que entró en vigor con el cambio de año. El mercado británico es ahora para los estados de la UE un tercer país, como China o EE UU. Las relaciones entre los dos territorios se rigen por el Acuerdo de Comercio y Cooperación que permitió evitar las cuotas y los aranceles y minimizar el impacto del fin de la libertad de movimiento de personas y mercancías. Pero incluso con el Brexit menos duro posible, la balanza de Galicia con uno de sus destinos preferentes de negocio exterior se resiente. El saldo mermó en 145 millones de euros en los dos primeros meses tras la desconexión.

Las exportaciones de la comunidad al Reino Unido ascendieron a 187,8 millones de euros entre enero y febrero, un 28,5% menos que en el arranque de 2020, según los datos publicados ayer por la Secretaría de Estado de Comercio. Es el menor volumen de ventas en el país para las empresas gallegas de los últimos seis años. El descenso no fue aún mayor porque el sector más britanizado es la automoción y su negocio exterior sigue al alza, incluso en un destino tan complicado ahora. Las ventas del motor en el país aumentaron un 8,2%, hasta los 136,3 millones. El aluminio parece también esquivar de momento la situación: 7,4 millones en exportaciones, lo que supone un alza cercana al 34%. Los otros principales capítulos en racha son la madera (17,1% más); la fundición de hierro y acero (63,8%); y la carne y los despojos comestibles, que aumentaron su negocio un 148%.

La exportación de máquinas y aparatos mecánicos, en cambio, cayó un 21% (7,1 millones); un 27,7% las manufacturas de piedra y yeso (6,4 millones de euros); y un 8,7% los productos químicos inorgánicos (4,2 millones). La moda, habitual en los primeros puestos del saldo comercial de Galicia con Reino Unido, paga la atonía del consumo por la crisis del coronavirus. Las exportaciones de prendas de punto se desplomaron un 96%, hasta tan solo 974.000 euros (en enero y febrero de 2020 la cantidad rozó los 27 millones de euros);_y un 99% en el caso de las prendas que no son de punto, pasando de 41,8 millones en los dos primeros meses del ejercicio pasado a únicamente 383.000 euros.

“En los primeros días de enero se juntaron todos los males posibles”, apunta Iago Domínguez, gerente del Clúster Función Loxística de Galicia, por los controles de frontera reforzados a causa de la pandemia y “que muchos exportadores y las propias administraciones afectadas no sabían aún cómo actuar con un tercer país”. “Fue –subraya– un problema importante”. A favor de Galicia jugó “la gran conectividad marítima” y la posibilidad de diversificar los puntos de llegada de las mercancías. “No había –cuenta Domínguez– tanto atasco como en los movimientos por carretera”. Es muy probable que “parte” del terreno perdido se recupere a lo largo del año, entre otras razones porque “como sucedió en otros momentos en los que parecía que el Brexit era inminente, las empresas adelantaron operaciones a los meses finales de 2020”.

La exportación de conservas baja un 67% y un 75% el envío aquí de pescado

Entre otros cambios, las compañías con relaciones comerciales con Reino Unido deben darse de alta en el registro de importadores/exportadores. Cada movimiento de carga tiene su factura, sin posibilidad de emitir una global con diferentes transacciones en un determinado periodo. “Es cuestión de acostumbrarse, de adaptación, un paso más sencillo para aquellas con experiencia ya en terceros países”, detalla Juan Vieites, presidente de la CEG y secretario general de Anfaco-Cecopesca, uno de los sectores más afectados por el Brexit. “Era nuestro cuarto mercado –indica– y ahora está en el sexto o séptimo lugar”.

Las exportaciones de conservas bajaron un 68% y no llegan ni al millón de euros. Las de pescado, crustáceos y moluscos frescos bajaron un 76%, hasta el medio millón, en línea con los envíos desde allí a Galicia: un 75% menos (2,4 millones). Esa caída, junto con el 99% de retroceso en los combustibles, dejaron el total de importaciones en mínimos de los últimos 26 años: 28,5 millones, un 72% por debajo de 2020. 

Compartir el artículo

stats