Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las auxiliares de Barreras: “Nos utilizaron”

No habrá “plan B” para los cascos de Havila

El crucero “Evrima”, amarrado en Astander. Eliane Girola

La construcción 1705 de Hijos de J. Barreras no permanecerá en las instalaciones de Astilleros de Santander (Astander) “durante un mes, para los trabajos de pintado”, como ha sostenido en todo momento la propiedad del astillero vigués, en manos de Cruise Yacht OpCo (que usa como marca comercial la enseña The Ritz-Carlton Yacht Collection), a proveedores, trabajadores y opinión pública.

Para empezar, porque hoy se cumplen ya 31 días desde la salida del crucero, remolcado, de Beiramar; en segundo lugar, porque Cruise Yacht ya sabía que el dique seco (o drydock) de Astander estaría ocupado durante semanas por otros barcos, e igualmente decidió abandonar su propio astillero, donde sí se estaban realizando tareas a bordo; y, sobre todo, porque el Evrima no volverá a Vigo para terminar de construirse. “Pintado, pruebas de mar y retorno para rematarlo en Vigo”, incidieron a este periódico, a mediados de febrero, desde la propia Barreras.

La realidad, aunque ampliamente temida y anticipada en todos los corrillos del sector, sentó ayer como una losa. Se multiplicaron los mensajes telefónicos y llamadas. La asociación Uninaval celebró un consejo de administración. “No teníamos ninguna noticia. Se debería asumir el compromiso con esas mismas empresas auxiliares que les han dado confianza y tiempo hasta ahora. Nos utilizaron”, censuraron fuentes directas del panal de proveedores del Evrima.

“La comunicación con el astillero es prácticamente nula –ahondó el máximo responsable de otra auxiliar involucrada en el proyecto, aun con trabajos pendientes a bordo–. No sé si vamos a ir, si no... Son dudas con todo”. Buena parte de estas empresas, con las que la atarazana suma facturas pendientes de pago por más de 20 millones de euros, se enteraron de la decisión de no retornar el crucero a Vigo por la información avanzada por FARO.

“Al final lo terminan allí, Barreras nos lo acaba de confirmar”, agregó otra, que ya realizó la instalación de sus equipos en el crucero premium. Y así, como estas tres proveedoras, muchas más. Con la propiedad del astillero en silencio; este periódico trató de obtener información de los nuevos planes de Barreras tras el éxodo del Evrima, para su propio personal y sus proveedores, sin éxito. A las instalaciones de Astander se han enviado ya containers con material que estaba en almacenes de Beiramar y Bouzas; saldrán muchos más.

El "Evrima" abandona Barreras y pone rumbo hacia Santander R.V.

Las administraciones

Pese al temor generalizado a que esta decisión se consumase –no solo por el propio Evrima, sin tiquet de regreso, sino por “el mensaje de desconfianza que traslada” a las auxiliares–, en la Xunta eludieron valorar este “revés”. “Entendemos que el astillero debe marcarse como objetivo prioritario un proyecto industrial a presente y futuro [...] en el que se confirme que, una vez rematado el crucero Evrima, puede continuar con su actividad a través de la puesta en marcha de nuevos pedidos”, apuntaron desde la Consellería de Economía e Industria, aunque Cruise Yacht haya solicitado para el astillero una ayuda de 8 millones de euros al Gobierno gallego, a través de un préstamo participativo, para concluir el minicrucero de lujo y garantizar su futuro. El departamento que comanda Francisco Conde reclamó a Barreras, de nuevo, “una solución” para saldar las deudas con las auxiliares.

“La Xunta sigue a disposición de Barreras y del resto de administraciones para colaborar y buscar soluciones que certifiquen la viabilidad del astillero y, como ya hemos indicado, apoyaremos el proyecto siempre y cuando se garantice su viabilidad”. Y zanja: “Que además de contar con un plan industrial sólido, el Gobierno central colabore y despeje cuanto antes cuál es el papel que quiere tener a nivel de financiación a través del Fondo de Solvencia”. El astillero vigués solicitó a la SEPI otros 30 millones, aunque la petición está atascada en el Cesce. Esta entidad público-privada fue determinante para evitar la quiebra de Barreras hace un año; la banca, ahora, no oculta sus recelos. “Va a tener problemas para encontrar financiadores en España, al menos bancos. Nadie quiere repetir”. 

A la espera

Fueron fuentes oficiales del Gobierno de Cantabria las que confirmaron a FARO no solo la visita de una delegación institucional a la localidad de Astillero para visitar el Evrima, sino para congratularse de la adjudicación al astillero cántabro de los trabajos para la finalización del barco. “El mayor pedido de España se rematará en Astander”, incidieron.

Esa cita, fijada para el miércoles 21, ha tenido que posponerse. El presidente regional, Miguel Ángel Revilla, que iba a capitanear esa visita, está confinado tras haber estado en contacto con un positivo por COVID. Dado el incremento de la incidencia acumulada en Cantabria, además, su Ejecutivo ha considerado “pertinente” reducir al máximo los encuentros institucionales, constataron desde su gabinete. Fue Astander quien cursó la invitación; una representación de Cruise Yacht, según las mismas fuentes, iba a acompañar a la delegación de Revilla.

La cuarentena de Revilla ha obligado a posponer la visita, fijada para el día 21

El Evrima permanece amarrado junto al dique seco número dos, el de mayor envergadura, pero no ha subido al drydock. Consignado por Marmedsa Noatum Maritime (Marítima del Mediterráneo), no se ha realizado ningún trabajo a bordo desde su llegada a Cantabria, el 20 de marzo. Entre tanto, con el barco parado, Barreras ha procedido a medidas internas de ajuste, como la cancelación de contratos temporales o la utilización de una especie de bolsa de horas (tiempo por tiempo). Y sin notificar a proveedoras sus planes de futuro. “Suministramos todo nuestro material a finales de 2019 –ilustran desde una auxiliar extranjera–, y hasta hoy. No hay información”. No lo han instalado.

Es una proveedora de segundo nivel, que trabaja para una empresa de habilitación. No ha tenido problemas con los cobros. Como ésta hay decenas de compañías. Las auxiliares principales son unas veinte, según la documentación a la que ha accedido FARO: Irontec, Messner, SP Consultores o Team Electric. De éstas dependen más de medio centenar: MGM Montagem, Cisterclean, Weldmain, Jarsoldar, Camyude... De toda España, de varios países de Europa.

Los sindicatos

“Más allá de la preocupación sobre dónde se termina el Evrima, lo importante es conocer qué pasará después”, valoró el responsable de Industria en Vigo de UGT, Rubén Pérez. “Preferiríamos que se terminara aquí, obviamente, pero lo inquietante es el proyecto futuro”. Para Pérez, la “falta de una política proactiva de las administraciones” para con la industria de construcción naval es, igualmente, preocupante. “Estamos muy sorprendidos. Las últimas noticias que teníamos de [Douglas] Prothero –presidente ejecutivo de Barreras– era su compromiso de que el Evrima se terminaría en Vigo”, agregó, por su parte, el secretario general de CC OO Industria en Vigo, Celso Carnero.

“En aquella reunión se pretendió dar tranquilidad al comité de empresa, y la realidad es que lo que nos toca es pedir reuniones con la dirección y las administraciones para que se nos garantice que el trabajo se hace aquí”. Para su homólogo en la CIG, César Rodríguez, que el crucero ultrapremium se vaya a terminar en Santander, en vez de en Vigo, “confirma una situación que ya habíamos advertido, y es que la viabilidad de Barreras está en serio peligro”. A su juicio, este escenario dañará al conjunto del naval vigués, en tanto las auxiliares “están muy comprometidas, con la esperanza de cobrar”. Al igual que Rubén Pérez, el responsable de la central nacionalista echa en falta una mayor implicación de las administraciones. “Que el naval es estratégico hay que defenderlo con hechos, no solo con palabras.”

Los dos cascos de Havila, en Barreras FDV

Los barcos de Havila, a desguace

Pollux y Polaris son los nombres de una historia con sello turco. De dos estrellas. Los que la naviera Havila Kystruten había elegido para dos de los cuatro cruceros –junto con Capella y Castor– con los que realizará la ruta entre Bergen y Kirkenes. Las dos primeras estrellas iban a construirse en Vigo, en_Hijos de J. Barreras. Se ensamblaron 19 y 16 bloques de cada uno de ellos. Nunca se retomará su construcción. Pollux y Polaris se están contruyendo ahora en Tersan Shipyard (Yalova, Turquía). El astillero vigués va a proceder de inmediato al desguace de lo que quedó del proyecto Havila, tal y como ratificaron a FARO fuentes del entorno de la atarazana y de la industria auxiliar. Supondrá una ligera carga de trabajo para la compañía, sin actividad desde hace un mes. Y se liberarán las dos gradas, colmadas ahora por una plantación de aceros. De igual modo, Barreras ha autorizado a auxiliares a desguazar los bloques que están esparcidos en instalaciones de éstas, como también pudo confirmar este periódico. Durante las tareas de construcción, estos bloques eran transportados –de Moaña, por ejemplo– a Beiramar en gabarras. Ese viaje no volverá a repetirse. Al menos, hacia Barreras.

El de Havila es un litigio activo para la atarazana que preside Douglas Prothero. La naviera nórdica activó un pleito en Reino Unido (en la High Court of Justice of England and Wales) para recuperar los 36,8 millones de euros que abonó al astillero vigués por el doble contrato. La demanda se ha planteado contra Abarca; en caso de fallo favorable a Havila, la aseguradora tendría que ejecutar un procedimiento de recuperación posterior contra Barreras. El astillero replicó con una contrademanda frente a la propia Havila; le reclama una indemnización de 12,4 millones de euros. Todavía no hay sentencia.

El “Volcán del Teide”, en 2010, en Barreras. RICARDO GROBAS

El penúltimo ferri del astillero pasa a manos de Grimaldi

La naviera italiana Grimaldi acaba de adquirir cinco ferris de la flota de Armas, dentro de un acuerdo con el que la compañía española ha traspasado el mercado de Baleares y terminales en los puertos de Valencia y Barcelona. Los buques incorporados a la operación son el Ciudad de Palma, Ciudad de Granada, Ciudad de Mahón, Volcán de Tijarafe y Volcán del Teide. Los dos últimos fueron construidos por Hijos de J. Barreras. El Teide, de hecho, fue su penúltimo ferri, entregado el mismo año (2011) que el Volcán de Tinamar.

Este mes de abril el astillero tenía que haber entregado una embarcación similar a Armas, por la que la naviera pagó el primer hito. Pero, tras la puesta en vigor del contrato (octubre de 2018), nunca se cortó ni una sola chapa. En la página web corporativa de Barreras figura todavía este pedido, y 2021 como fecha de entrega.

Compartir el artículo

stats