Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Citic Censa cierra el mayor contrato de su historia

Un trabajador ayer en la planta de Citic Censa en O Porriño. | FdV

El estallido de la pandemia de COVID ralentizó la actividad en algunas industrias a nivel global. La minería fue una de ellas. Durante la segunda mitad del pasado año y comienzos de este, las principales compañías del sector volvieron a coger impulso gracias al aumento de los precios de casi todas las commodities. Con ello, volvió el músculo inversor y los pedidos a aquellas empresas que trabajan en este nicho de mercado tan especializado. Citic HIC Gándara Censa es una de ellas. La firma de O Porriño, que ya comenzó el año con varios pedidos para este y otros sectores, acaba de cerrar el mayor contrato de su historia (antes y después de la llegada a Galicia de la china Citic) para una megamina que desarrolla cerca de la ciudad de Ekaterimburgo (situada 1.400 kilómetros al oeste de Moscú) la compañía Russian Copper Corporation. En total, más de 17 millones de euros que aseguran dos años de carga de trabajo y que supondrán tanto la contratación de 30 nuevos trabajadores para el taller como la subcontratación de algunos procesos en otras firmas del metal de la zona. “Nunca se había cerrado un pedido de semejante volumen equipos”, explican fuentes de la firma, que resaltan la intención de “ganar capacidad” y asumir nuevos pedidos “contando con la industria local”.

“Nunca se había cerrado un pedido de semejante volumen equipos”

decoration

El COVID provocó la caída de la demanda y de los precios, lo que lastró la actividad de las principales mineras en los primeros compases de la pandemia. Como explican desde la firma porriñesa, se redujeron los stocks mundiales y la capacidad de producción, provocando fallos de suministro que afectaron al resto de los eslabones industriales. Pero con el paso de los meses la tendencia se invirtió y ya a comienzos de año la factoría situada en el polígono de A Granxa comenzó a recibir pedidos para Rusia o Canadá, donde diversas empresas extraen materiales como oro o cobre.

La firma de aquellos pedidos, adelantados por este periódico, se fraguó durante otras negociaciones que han cristalizado. El megapedido cerrado ahora con Russian Copper Corporation supondrá más de 200.000 horas de trabajo y comprenderá la utilización de entre 8.000 y 10.000 toneladas de acero transformado. Con este material harán todos los molinos completos (por los que pasará el cobre) que utilizará la mina, 12 en total, antes de su inicio de operaciones, previsto para finales de 2023.

Un trabajador ayer en la factoría de A Granxa.

Un trabajador ayer en la factoría de A Granxa. FdV

“Vamos a necesitar apoyo de las empresas locales para fabricarlos, porque son muchas horas. Esperamos contactar pronto con Asime para hacer una reunión y presentar todo lo que tenemos”, insisten desde la dirección de Citic Censa.

La calderera de O Porriño, dirigida por Juan José Agulla, cerró en recientemente el expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) para los últimos trabajadores afectados y se encuentra ahora evaluando las necesidades para llevar adelante el proyecto. En la actualidad cuenta con una plantilla que supera los 165 empleados y tiene tres turnos.

Lo que sí es seguro es que ya entre este año y el siguiente Citic Censa prevé la incorporación al taller de 30 personas para ejecutar este y los otros proyectos que se vayan cerrando en las próximas semanas, con lo que rozarán los 200 trabajadores en los 70.000 metros cuadrados que ocupa la factoría. “El sector está muy, muy activo. Seguimos negociando”, avisan.

La plantilla

La dirección comunicó –y celebró– el megapedido a la plantilla ayer mismo. Fuentes sindicales consultadas resaltaron la buena noticia que supone el contrato, pero también quisieron poner sobre la mesa que lo importante es garantizar que la carga de trabajo se mantenga en el tiempo y que se cubra la capacidad productiva de la empresa. “No deja de ser un pedido para una línea de fabricación, pero lo que nos interesa es la diversificación, trabajar para otros sectores acorde al volumen de la factoría que tenemos”, explican.

Desde los sindicatos insisten en que es necesario volver a los volúmenes de plantilla y trabajo previos a la llegada del gigante chino Citic, hace una década. “Se nos prometió que lo que querían era hacer crecer la plantilla, pero la dirección mantuvo la destrucción de empleo”, lamentan las mismas fuentes. El comité de empresa se encuentra en estos momentos negociando el convenio.

Grandes piezas realizadas por Citic y similares a las que entregará para la mina de Rusia. | FDV

Compartir el artículo

stats