Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Bimba y Lola acumulaba un beneficio de casi 20 millones hasta la crisis del COVID

El grupo de moda vigués multiplicó por cuatro su margen de negocio entre 2016 y 2019 y ultima el estreno de su nueva plataforma de “ecommerce” para recuperar las ventas

Una lona gigante adorna el centro de Vigo para celebrar el 16º aniversario de Bimba y Lola

Una lona gigante adorna el centro de Vigo para celebrar el 16º aniversario de Bimba y Lola Marta G. Brea

“Parabéns, Bimba y Lola, da gusto veros crecer”, escribe la modelo y actriz gallega Alba Galocha, medio tumbada en su perfil de Instagram, mientras araña un buen pedazo de la tarta que estos días saborean algunas de las mujeres y algunos hombres también con más proyección en la red social de referencia para la moda. El panqué con mermelada de fresa y cubierta de merengue teñido de azul viaja por medio mundo para celebrar el 16 aniversario de la joven compañía textil viguesa.

La cantante e intérprete Najwa Nimri sopla las velas desde una bañera. En Berlín lo hace Kicki Yang Zhang, artista y maquilladora de firmas como Gucci y Maison Margiela; la popular vocalista Caroline Polacheck desde EEUU; y la maniquí de origen árabe Leena Ha acude con su gato a esta fiesta de cumpleaños virtual. La globalización de la marca es uno de los grandes retos de sus propietarias, Uxía y María Domínguez, en paralelo a la profesionalización de la gestión. Tras el impulso a su primer consejo de administración, el nuevo producto estrella de Bimba y Lola es su propia web corporativa, donde por primera vez abre el armario de sus cuentas.

Bimba y Lola acumulaba un beneficio de casi 20 millones hasta la crisis del COVID

“Este es un año en el que el grupo celebrará lo vivido desde su fundación en 2005”, señala la empresa. En su desembarco en el mercado de la ropa y los complementos, las ventas rondaron los 100.000 euros. Ya al siguiente ejercicio superaron los 18 millones. La facturación no paró de crecer desde entonces, con un nuevo hito en 2015, cuando Bimba y Lola saltó la barrera de los 100 millones de facturación.

La cifra se duplicó en los cuatro años posteriores, hasta cerca de 227 millones en 2019. Presente en 32 países, el mercado internacional representó un tercio de las ventas; los canales digitales copan el 15%; y siguen mandando los bolsos y accesorios, que aportan el 67% del negocio.

El resultado bruto del negocio de Bimba y Lola en 2019 rozó los 36 millones, con 226 millones de facturación y un beneficio neto de 18,2 millones.

Aunque de momento no se incorporaron al portal corporativo, Bimba y Lola desveló hace apenas un mes los datos del impacto de la crisis del coronavirus en su actividad. La facturación descendió a 164,8 millones de euros, un 27,4% menos, aunque con una clara mejora durante la segunda mitad del ejercicio –la caída fue del 17,3%, frente al 39,1% de la etapa más dura del confinamiento– y una subida disparada del 66% en el online.

Evolución de los resultados económicos de Bimba y Lola

Evolución de los resultados económicos de Bimba y Lola

Queda por saber cuánto de la merma de ventas se trasladó al beneficio, que en los tres años anteriores a la aparición del COVID-19 se movía alrededor de los 20 millones de euros: 19,9 millones en 2017; 19,4 millones en 2018; y 18,2 millones en 2019. El resultado bruto de explotación o Ebitda, uno de los principales termómetros de la salud de una compañía porque recoge la capacidad para alimentar el negocio antes de pagar intereses, amortizaciones e impuestos, rozó los 36 millones de euros en 2019, cuatro veces por encima de 2015 (8,8 millones).

El holding sumaba hasta el pasado ejercicio 100,9 millones de euros de activo, alrededor de 64 millones de pasivo y 100,9 millones de euros de fondos propios para poder seguir creciendo.

Área de logística de Bimba y Lola

Desde esta semana, Bimba y Lola presume de adolescencia con una gran lona en el centro de la ciudad en la que nació: “From Vigo to the world” (Desde Vigo para el mundo). “Es también un año en el que seguir construyendo una marca global”, apuesta la compañía, a través de “la inversión”, la “expansión internacional”, “el desarrollo del equipo iniciado hace 16 años por las fundadoras” y “el lanzamiento de una nueva plataforma digital”. “Será en breve”, señalan fuentes de la empresa, dispuesta a exprimir el galopante crecimiento del ecommerce en la industria de la moda.

2021: el año de “renovación” en un caso de éxito de una periodista y una abogada

Hace tiempo que se viene hablando de la posibilidad de que Bimba y Lola salte al parqué para ganar músculo y financiar su meteórico crecimiento. Una idea que persigue a la compañía, especialmente desde la fallida venta de parte del capital a los fondos Carlyle y Permira por el bajo precio ofrecido, y que el mercado espera, aunque probablemente con menos ansias ahora por culpa del parón por la pandemia.

En esa misma línea parece ir la reciente decisión de crear un consejo de administración con el fichaje de expertos en mercados internacionales y el área mercantil, además de un viejo conocido del mundo de la moda, el exvicepresidente de Inditex, José María Castellano; y otro referente del sector en Galicia, Jesús Domínguez, padre de las propietarias de Bimba y Lola y cofundador de Adolfo Domínguez y Sociedad Textil Lonia; y el estreno ahora de un portal corporativo, Bimba y Lola Studio, “una sociedad holding que agrupa las principales empresas dedicadas al desarrollo de la marca” en “todo el mundo”.

La entrada en Bolsa y los fichajes para el Consejo de Administración serían los siguientes pasos después de esta nueva imagen más transparente.

En la web, la compañía da unos cuantos detalles más de las todavía muy desconocidas María y Uxía Domínguez. La primera es licenciada en Ciencias de la Información. Su hermana en Derecho y Empresariales. Las dos llevan 20 años de carrera a la espalda y ambas pasaron por puestos de responsabilidad en la firma de su padre. El repaso por estos 16 años subraya lo ocurrido en 2020, el año de “la lucha” para adaptar el negocio a la crisis global del COVID-19; y el 2021: “Nos renovamos”.

Compartir el artículo

stats