Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Abanca apura la reestructuración y venta cuanto antes de Nueva Pescanova y Dépor

Imágenes de fondo: sede de Nueva Pescanova y estadio de Riazor

Imágenes de fondo: sede de Nueva Pescanova y estadio de Riazor Marta G. Brea / Víctor Echave

La entidad destaca en el informe anual la intención de dar entrada “en un plazo reducido” a un socio industrial “con una participación mayoritaria” en la pesquera

El presidente de Abanca no ocultó su evidente disgusto cuando en la presentación de los resultados anuales de la entidad el pasado febrero le preguntaron por la decisión del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) de anular el acuerdo de refinanciación de Nueva Pescanova. El fondo Broadbill denunció el pacto por incumplir las mayorías exigidas en la Ley Concursal. La sentencia fue “una sorpresa” para Juan Carlos Escotet, que insistía en el “francamente conveniente” respaldo de todos los acreedores. De los más de 70 que podían convertir en acciones hasta 650 millones de la deuda del gigante de Chapela, solo una quincena acudieron a la operación de canje y ampliación de capital voluntaria que sus responsables sacaron adelante como alternativa al plan inicial. La inmensa mayoría del pasivo y de la inyección posterior fueron de Abanca –569,4 millones de títulos de una ampliación total de 570,4 millones a 0,47 euros de valor nominal–, “lo que ha hecho que pase a ser titular del 97,48% de las acciones de la pesquera”. Es uno de los hechos relevantes que el líder financiero de Galicia remarca en el informe anual enviado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). En él también detalla algo más sobre la estrategia que seguirá en su principal participada, sin rastro de una vocación de permanencia a largo plazo.

La limpieza del balance de Nueva Pescanova se ejecutó en una junta de accionistas extraordinaria el 23 de febrero. Hasta ese momento, Abanca mantenía una ya notable cuota del 88,41% en el capital, tras la compra de dos paquetes del 39,8% y el 7,94% a lo largo de 2020. “La operación, en su conjunto, se formalizó con el objetivo de poner en valor la compañía mediante un plan de reestructuración y –señala Abanca en su memoria–, en un plazo reducido, dar entrada a un socio industrial” que “tome una participación mayoritaria”. De hecho, como consta también en el documento, los administradores del grupo financiero ya “han elaborado un plan para su venta efectiva” y Nueva Pescanova figura en las cuentas de su máxima accionista en el epígrafe de “activos no corrientes y grupos enajenables de elementos que se han clasificado como mantenidos para la venta”.

Imagen de archivo de Juan Carlos Escotet, presidente de Abanca Carlos Pardellas

¿Cuánto costó a Abanca la participación de control en la multinacional de la alimentación? Algo más de 41 millones de euros. Ese sería el precio de mercado. ¿Cuál es el valor teórico contable, el que figura en los libros del banco, sin tener en cuenta el potencial futuro de Nueva Pescanova? Unos 6,7 millones a 31 de diciembre de 2020, antes, por tanto, del canje y la ampliación de capital destinados a aliviar el lastre de la deuda. Además, siguiendo las normas de contabilidad internacional, Abanca “se encuentra actualmente en el proceso de revisión del cálculo” del valor en libros.

En el anexo del informe anual con la relación de las participadas, Abanca desvela que Nueva Pescanova cerró el pasado año con un resultado negativo de 39,154 millones de euros.

Las pérdidas de Real Club Deportivo de A Coruña superaron los 3,7 millones, según la documentación de Abanca. Ni su situación patrimonial –con un agujero de 42,6 millones a cierre de 2020–, ni su envergadura son comparables a la situación de Nueva Pescanova, pero el plan de futuro es bastante parecido.

El banco con sede en Betanzos se convirtió en el principal accionista del Dépor el 28 de julio en un proceso de capitalización con deuda. Alcanzó el 76,9% de las acciones, un paquete reducido después levemente al 76,66% tras la ampliación de capital del club. La contraprestación en este caso alcanzó los 15,35 millones de euros y el valor razonable es de -30,1 millones “dada la situación patrimonial negativa en el momento de la toma de control”. “La operación de capitalización de deuda se ha formalizado –explica Abanca– con el objetivo de participar en la gestión y reestructuración de la sociedad, poniéndola en valor en el menor tiempo posible y establecer un plan de venta para dar entrada a nuevos socios y recuperar la inversión realizada”.

LAS CLAVES

  • Precios de mercado y valor contable

    La participación de Abanca en Nueva Pescanova costó 41 millones, pero el valor en libros a 31 de diciembre era de 6,7. La inversión en el club coruñés ascendió a 15,3 millones y el valor contable por el agujero patrimonial es negativo: -30,1 millones.

  • Las dos sociedades, en pérdidas

    Nueva Pescanova cerró el pasado ejercicio con pérdidas de algo más de 39 millones de euros, según el informe de Abanca. El resultado negativo del Deportivo de A Coruña superó los 3,7 millones de euros.

El grupo financiero quiere extender el negocio asegurador en su nuevo plan estratégico

Abanca acabó el pasado año con un volumen de negocio de 91.480 millones de euros tras un alza del 7,5% en plena pandemia, con “un comportamiento equilibrado del crédito a clientes en situación normal y de los recursos totales”. Si se suma la aportación de Bankoa, de la que se firmó la compra a finales de enero del actual 2021, el volumen de negocio llegaría a los 95.000 millones.

Los préstamos a la clientela superaron los 39.000 millones, según las cuentas consolidadas de Abanca remitidas a la CNMV, lo que supone un ascenso de casi 2.000 millones de euros en el último año. La subida es especialmente intensa en la financiación a las administraciones públicas, un 76% más, hasta los 5.206 millones. Los créditos a promoción inmobiliaria se mantienen estables; en construcción civil aumentaron un 31,4%; y un 9,8% al consumo. El principal capítulo, el de las hipotecas, se redujo un 3,4% (14.239 millones de euros); un 18% creció el flujo hacia las grandes empresas (7.826 millones); mientras que a pymes y empresarios individuales mermó un 4% (6.809 millones).

Abanca refleja el meteórico avance del ahorro por la incertidumbre y la incapacidad de gasto. El capítulo roza los 46.300 millones, un 12,3% más que a 31 de diciembre de 2019.

La entidad prepara su nuevo plan estratégico hasta 2024, con el ojo en la eficiencia de costes, la transformación “exponencial” de la organización, la gestión de riesgos por la actual coyuntura y el impulso a la actividad de seguros para elevar “la generación de ingresos recurrentes”. El resultado bruto de Abanca Vida y Pensiones en 2020 se situó en 51,4 millones. 

Compartir el artículo

stats