Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una promesa de MásMóvil a la plantilla para el enésimo matrimonio de R

La operadora destaca en su opa por Euskaltel su “fuerte compromiso” con Galicia | Abanca no desvela aún si acudirá a la oferta que valora sus acciones en 90 millones

Sede de la sociedad de R en Galicia. | // JUAN VARELA

Con tanto vaivén accionarial como ha tenido, es fácil perder la cuenta de los dueños que lleva a la espalda R, marca heredera del pionero operador gallego creado en 1994 por un grupo de socios que bajo el liderazgo de Unión Fenosa y Caixanova participaron en la liberalización del mercado de las telecomunicaciones en 1998. Consiguió las concesiones de las tres demarcaciones en las que el entonces Ministerio de Fomento dividió el desarrollo del cable en la comunidad, con la promesa de invertir 43.300 millones de las antiguas pesetas para extender 2.000 kilómetros de fibra óptica y dar cobertura a casi 600.000 hogares.

“Galicia ha perdido muchos trenes históricos, pero ahora abordamos el de las comunicaciones en el momento preciso”, defendía el director general de la entidad financiera, Julio Fernández Gayoso, en la presentación del proyecto. Algunos de los fundadores abandonaron o desaparecieron y la caja acabó convertida en casi dueña absoluta con el 70% del capital, hasta que hizo caja para digerir el lastre de Caixa Galicia en la fusión forzada entre ambas con la venta al fondo CVC. Euskaltel, la competidora vasca, adquirió la empresa en julio de 2015 por 1.155 millones de euros en una operación también con la asturiana Telecable para formar el líder del noroeste en el sector.

Hace poco más de un año que otro fondo, el británico Zegona, asumió el control del grupo, a punto otra vez de cambiar de manos. MásMóvil sacudió el negocio de las telecomunicaciones a última hora del domingo con el anuncio de una oferta pública de adquisición (opa) amistosa por el 100% el Euskaltel.

Sede central de Euskaltel. // Cedida

“Como siempre que hay una situación así, en la plantilla estamos nerviosos y preocupados”, afirma Javier Gómez, presidente del comité de empresa de R. Desde que sus hasta ahora propietarios decidieron en mayo de 2019 absorber Telecable para aligerar la estructura y ahorrar costes –R ganó 44 millones de euros en su último ejercicio en solitario, en 2018, y en 2019 las pérdidas superaron los 23,4 millones por el resultado negativo de Telecable–, la sociedad emplazada en A Coruña suma unos 280 empleados, de los que 180 están aquí en la comunidad y 120 en Asturias. “Acabamos de tener una reunión con el departamento de Recursos Humanos –contaba Gómez a media mañana– y nos han trasladado el compromiso de MásMóvil de mantener al menos cinco años sede, marca y empleos”. Que expresamente se haga mención a la sede y la marca no es una cuestión menor para la plantilla, “dentro de la intranquilidad que siempre está ahí”. “Eso fue lo que ayudó a mantener el empleo hasta ahora”, remarca Javier Gómez.

La oferta de MásMóvil habla, de hecho, “un fuerte compromiso con Euskadi y los territorios de Galicia y Asturias”. “Con esta nueva operación, MásMóvil se consolida como cuarto operador del mercado de las telecomunicaciones en España creando un proyecto industrial sólido y de crecimiento, que permitirá ampliar y complementar su presencia geográfica”, asegura, por la combinación de “focalización regional” de Euskaltel y su “excelente dinámica de crecimiento” nacional.

4,481% de Abanca

Algo más del 52% del accionariado, con Zegona y Kutxabank a la cabeza, ya mostró su respaldo a la opa de 11,17 euros por acción, lo que supone valorar la compañía en casi 2.000 millones de euros. Abanca conserva del pasado de Caixanova unos 8 millones de acciones, el 4,481% del total. Sus responsables no desvelan aún si acudirán a la opa que les reportaría 90 millones de euros.

Desde su nacimiento, R acumula una inversión de 1.300 millones de euros. Su red llega a 140 municipios y tiene 260.000 clientes entre residenciales y empresas. Cuando Zegona tomó el timón, una de sus decisiones fue nombrar el pasado septiembre a la exconselleira de Medio Ambiente, Beatriz Mato, como consejera delegada para refrendar el apego de la compañía a sus orígenes.

Compartir el artículo

stats