Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La fábrica de baterías en el área de Vigo: Una apuesta clave

Mapa de Zona Franca de Vigo con los polos de baterías ibéricos.

Hace apenas seis meses, España parecía fuera de juego en la carrera por la fabricación de baterías de litio para vehículos. El mapa europeo a la altura de noviembre de 2020 de las gigafactorías europeas reflejaba que la mayoría de las fábricas aparecían ubicadas en la península escandinava y en el corazón de la Europa continental, con centro gravitatorio en Alemania. España se había quedado fuera del proyecto European Battery Alliance para la fabricación de baterías, liderado por Alemania y Francia y en el que participan empresas como Basf, Opel, BMW, Solvay o Endurance

Pero la pandemia y la respuesta Europa a través del fondo Next Generation EU (NGEU) llegaron para agitar el tablero. Se ha abierto una ventana de oportunidad que, entre otros, han aprovechado los catalanes para poner encima de la mesa un gran proyecto en torno a la fábrica de SEAT de Martorell. La noticia es muy positiva, porque para seguir siendo los novenos productores de coches del Mundo y los segundos de Europa en un escenario de protagonismo creciente del vehículo eléctrico, es fundamental contar con capacidad productiva e innovadora en lo que concierne al núcleo energético de los vehículos.

No obstante, la apuesta española no puede ni debe quedarse ahí. Afortunadamente, el Consorcio de la Zona Franca de Vigo y el Centro Tecnológico de Automoción de Galicia (CTAG) llevaban ya muchos meses dándole vueltas y madurando un proyecto que en estos momentos lo tiene todo para ser una realidad y ser un éxito. Hoy somos un polo productivo de referencia en Europa, vertebrado en torno a la factoría de PSA pero que, afortunadamente, ya va mucho más allá; y contamos con capacidad tecnológica e investigadora contrastada (CTAG, UVigo, Energylab…). A la alianza se han sumado ya un par de docenas de socios, entre los que destacan empresas que trascienden la fabricación de turismos eléctricos, integrando así en la ecuación los autobuses de la ourensana UNVI o los vehículos especiales de URO en Santiago de Compostela.

Por sus efectos directos sobre el empleo y el PIB de Galicia; pero, sobre todo, por su relevancia para el futuro del principal vector industrial de Galicia, en esta apuesta debemos estar todos con ZFV, con el CTAG y con los socios de la alianza. Es una iniciativa que encaja como un guante con la filosofía de los fondos NGEU y con el Polo Transformador impulsado por la Xunta. El Gobierno de España no puede fallarnos.

*Director de GEN (UVigo) y del foro Económico de Galicia

Compartir el artículo

stats