Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alianza Vulcano-Sestao: este es el polo industrial que diseña Grupo Argos

José Alberto Barreras busca ya socios, y lejos, para Vigo

Panorámica de las instalaciones, desde la ría de Vigo, de Astilleros San Enrique, la antigua Vulcano. RICARDO GROBAS

En la propuesta de compra por la unidad productiva de la desaparecida Factorías Vulcano, Marina Meridional –división naval de Grupo Argos– mencionó conceptos que el astillero vigués había olvidado hacía demasiado tiempo: reparación, retrofitting y construcción de buques de pasaje, ferris o pesqueros. En el mismo documento, las actividades vinculadas a la energía eólica offshore se liquidaron, tangencialmente, en una escueta frase. “Pretendemos desarrollar de nuevo la construcción naval en el astillero [...] con barcos supply para construcción y mantenimiento de parques eólicos marinos, en lo que el grupo ya tiene experiencia”. Hubo que esperar a la visita a Vigo de su presidente, José Alberto Barreras Barreras, el pasado verano, para darse cuenta de que la eólica tenía mucho más peso en el proyecto que había imaginado para la centenaria atarazana de Teis. Eso sí, tampoco entonces dio muchos detalles. Hasta ayer, que presentó una oferta por las instalaciones de Construcciones Navales del Norte (La Naval de Sestao), quebrado hace casi cuatro años. Entre Vigo y Bilbao, y pese a la interinidad de la situación de Vulcano, aspira a forjar un polo industrial para la construcción de torres eólicas para aerogeneradores instalados en el mar.

  • “La alianza con ACS nos va a dar mucho trabajo para Vigo y para Bilbao”

    José Alberto Barreras - Presidente de Grupo Argos

El compañero de proyecto ya lo tiene. Se trata de Grupo Cobra, una de las filiales del gigante ACS, como confirmó a FARO el propio Barreras. “Vamos a medias con ellos”. Juntos, ACS y Marina Meridional, han conformado un consorcio para pujar por los principales lotes en los que se va a despedazar la antigua Naval de Sestao. “Es un tema tan importante... nos van a dar mucho trabajo para Vigo y para Bilbao”. La base de esa alianza con el grupo que preside Florentino Pérez es la “construcción de torres eólicas, con un gran taller de calderería con salida al mar”. Si logra adjudicarte los 300.000 metros cuadrados de terreno de La Naval, sí dispondría de acceso directo a la ría bilbaína, con dos muelles de atraque que suman casi 500 metros de largo. En el caso de Vulcano, no obstante, los 25.000 metros cuadrados de concesión portuaria están en serio peligro, en tanto una sala del Tribunal Supremo decidirá en pocas semanas si pertenecen a Marina Meridional –ya pagó por ellos– o deben ser devueltos a la Autoridad Portuaria de Vigo para iniciar un concurso de libre concurrencia al que no faltarán aspirantes. Como tampoco han escaseado en las pujas de Bilbao.

Hasta 100 empresas han entregado propuestas de compra por los 21 lotes que componen el plan de liquidación del astillero. La consejera de Desarrollo Económico del Gobierno de Íñigo Urkullu, Arantxa Tapia, tildó de “abrumadora” la respuesta de los interesados. “Una de las ofertas, que además había llegado a un acuerdo, tiene actividad naval, al menos esa sí, y confiamos en que haya alguna otra más, que tenga, al menos, una actividad naval asociada a una zona tan interesante”, explicó. “Confiamos en que, además de cantidad, tengamos calidad en las propuestas, que estén bien armadas, bien preparadas y, sobre todo, que tengan las características de futuro industrial que estamos esperando”. Fuentes de Marina Meridional eludieron desvelar a cuánto ascendía su oferta por “la totalidad del astillero”. La única referencia económica la ofreció Bildu el año pasado, cuando llegó a solicitar una partida de 12 millones al Gobierno central para comprar todos los lotes de La Naval, a cambio de su apoyo a los Presupuestos Generales del Estado de 2021. “Este –continuó José Alberto Barreras, en conversación telefónica con este periódico– es el comienzo de una gran operación. Tengo en mente capitalizar Marina Meridional”.

“Estamos negociando mucho en Madrid para retener la concesión. Es muy absurdo, un tribunal nos validó la operación [para la compra de Vulcano] y ahora se viene todo abajo. Si no hay garantías con un tribunal, no sé qué nos queda. Espero que recapaciten”

decoration

Su compañero de viaje es un actor potente en la eólica marina. El pasado verano logró atraer el interés del Instituto de Crédito Oficial (ICO) para levantar el parque eólico Kinkardine, en la costa de Escocia, con un coste conjunto de 425 millones de euros. El pasado enero se adjudicó la concesión para construir otro, con 480 megavatios de potencia y en alianza con Flotation Energy, al norte de Gales. “Si conseguimos La Naval de Sestao, daremos un salto cualitativo –añadió el veterano empresario vigués–, pero necesitamos capitalizar” la sociedad, que cuenta con un capital social de 25 millones de euros. No descarta incluso sacar la compañía al parqué, un terreno que no le es ajeno. Montebalito, una de sus sociedades, cuenta con un valor bursátil de 43 millones. “No me importa quedar de socio minoritario”.

Aliado chino

Por lo pronto, busca un accionista para Astilleros San Enrique (la rebautizada Vulcano), como también constató a FARO. “Hace dos o tres meses contratamos a un equipo de brokers” para embarcar a capital asiático en el proyecto del astillero, pese al riesgo evidente de pérdida de concesión y de salida al mar. “El naval asiático quiere entrar en Europa”, y José Alberto Barreras quiere que sea de su mano. Sería la segunda incursión de un socio de Asia en el naval español y europeo, después de la controvertida participación del presidente de grupo China Sonangol, Sam Pa, en el también vigués Grupo Rodman. “Estamos negociando mucho en Madrid para retener la concesión. Es muy absurdo, un tribunal nos validó la operación [para la compra de Vulcano] y ahora se viene todo abajo. Si no hay garantías con un tribunal, no sé qué nos queda. Espero que recapaciten”.

Compartir el artículo

stats