Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Galicia eleva casi un 50% la exportación de electricidad por el empuje renovable

Aerogeneradores en el monte Faro en Rodeiro Bernabé / Javier Lalín

La región mandó al resto de España y Portugal tanto como el consumo de las provincias de Pontevedra y Ourense en 2020

Con la de borrascas que atizaron al país en la recta final del pasado año y las primeras semanas del nuevo 2021, de esas lo suficientemente fuertes como para pasar por el bautismo del servicio meteorológico británico (Met Office), es fácil perder la cuenta de todas. A Galicia llegó Dora el 3 de diciembre. El 7 vino Ernest. Luego un río atmosférico, varios frentes de menor intensidad y un par de jornadas anticiclónicas, pero muy frías, aperitivo del impetuoso temporal de viento por culpa de Bella el 28. Coincidiendo con su aterrizaje, a las 14.28 horas la eólica batió en España su récord de generación instantánea con 19.588 megavatios (MW), un 3,8% más que el anterior pico registrado también en diciembre de 2019. En ese momento, según los datos de Red Eléctrica de España (REE), el 83% de la demanda en la Península se cubrió con fuentes renovables, un nuevo hito de la transición energética porque el tiempo acompañó, pero también por la apuesta de nueva potencia en tecnologías verdes. Incluso sin los informes de diciembre y noviembre, pendientes todavía de publicar por comunidades, la reactivación del sector eólico permitió a Galicia marcar su propio récord de producción limpia e incluso incrementar casi un 50% la exportación de electricidad a otros puntos del país y Portugal.

La generación de electricidad en la región alcanzó los 19.356 gigavatios hora (GWh) entre enero y octubre de 2020 tras un incremento del 3,4% en comparación con el mismo periodo del ejercicio precedente. El gran cambio está en las tripas. Si en 2019 la aportación de las renovables rondó el 60%, el pasado año ascendió al 74,3%. Únicamente Castilla y León saca un mayor porcentaje, ligeramente por encima del 86%.

El viento se consolida como principal fuente de electricidad en Galicia con cerca del 40% del total. A la espera de conocer el fuelle de los temporales de los últimos dos meses, la producción de los parques eólicos rozó los 7.700 GWh, lo que supone una subida del 18% respecto a 2019, como recoge la última actualización de datos de REE. Al sector se le notan los alrededor de 400 MW encendidos aquí al amparo de las subastas de potencia del Gobierno y que Galicia destaca como uno de los territorios más productivos para los aerogeneradores por la calidad del recurso.

Las fuentes verdes superan el 74% de la generación

En un año generosísimo también en lluvia, la actividad de las hidroeléctricas aumentó un 42% en la comunidad, hasta los 6.171 GWh. Agua y viento sirven de pilares para la profunda transformación que el sistema energético encara en la apuesta europea por una economía descarbonizada. De hecho, solo con parques eólicos y los embalses, Galicia obtuvo el pasado ejercicio tanta electricidad como la que consumen el sector industrial y los servicios.

La solar sigue siendo residual (18,9 GWh) pese a un aumento del 4%; los residuos renovables se mantienen en torno a los 135 GWh; y crece con fuerza el resto de las tecnologías verdes –un 70%, con 367 GWh–, básicamente por la entrada en servicio de la nueva central de biomasa de Greenalia en Curtis. La producción total con fuentes limpias llegó a los 14.389 GWh, un 28% más que entre enero y octubre de 2019. De sobra para cubrir al completo la demanda en Galicia. El resto, una cuarta parte de la producción, alimentó el saldo de intercambios con el norte del país, la Meseta y los flujos hacia Portugal: 4.871 GWh, lo que consumen en un año las provincias de Pontevedra y Ourense.

La generación no renovable disminuyó un 34% (4.967 GWh). El apagado de las térmicas de As Pontes y Meirama redujo a la mitad la aportación del carbón, que, de ser la joya de la corona del mix eléctrico gallego, pasa ahora a un discretísimo 6,3% de la producción. Con tanta renovable, los ciclos combinados operaron menos –1.734 GWh, un 37% por debajo de 2019– y la contribución de la cogeneración –afectada por los parones en las industrias en la crisis del COVID-19– mermó un 11,8% (1.868 GWh).

El comportamiento de la demanda de electricidad evidencia la dureza de la pandemia. Bajó un 6% en Galicia, hasta los 14.276 GWh. En la balanza pesa más el efecto de los confinamientos en los grandes centros de consumo, como fábricas y empresas, que el tirón a mayores de los hogares.

Las fuentes limpias desploman un 52% el precio de la electricidad durante el mes de febrero

El precio diario del mercado mayorista, el conocido como pool, registró una media de 28,49 euros por megavatio hora (MWh) en el mes de febrero, lo que representa una caída del 52,62% con respecto a enero, impulsado por la histórica producción de las renovables, que cubrieron el 64% de la demanda eléctrica en el periodo. Según datos de Grupo ASE, la sucesión de borrascas que atravesó la Península durante febrero disparó la producción renovable, con la eólica superando en un 27% la media de los últimos cinco años y la hidráulica en un 55%.

Fue tan elevada la generación de ambas tecnologías en determinados días que las centrales nucleares tuvieron que reducir su producción para permitir que el sistema eléctrico absorbiera tanta energía renovable, destacan los analistas de la consultora.

Con respecto a febrero del año pasado, el crecimiento de la generación renovable fue un 44,3% más elevada. 

Compartir el artículo

stats