DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las proveedoras viguesas del auto toman medidas ante la escasez mundial de chips

GKN opta por un acuerdo de parada, Benteler recurre a una bolsa de horas y Denso da continuidad al ERE suspensivo durante un máximo de 30 días

Instalaciones de GKN Vigo

Instalaciones de GKN Vigo

Por pequeños que sean, los semiconductores son indispensables para la industria de la automoción. Producidos principalmente en Taiwan, se trata de microchips que se emplean para la gestión del motor o de los sistemas de asistencia a la conducción. Pero tienen muchas más funcionalidades, ya que se utiliza en ordenadores portátiles, teléfonos o videoconsolas. La descomunal demanda de la nueva PlayStation, y de todos los dispositivos que agigantaron sus ventas durante la pandemia, han convertido a estos chips en objetos codiciados. Hay una escasez acuciante de ellos, que se ha traducido en paradas y descensos de producción en fábricas de automóviles de todo el mundo. También la de Balaídos. Y proveedoras de componentes de Vigo han tenido que adaptarse a los ajustes realizados por sus clientes. GKN Automotive, Benteler o Denso han acordado con la plantilla distintas medidas para hacer frente a este problema.

La primera ha acordado un acuerdo de paradas con el comité de empresa, tras haber convocado una reunión de urgencia para abordar el impacto de la “súbita” escasez de microchips, según pudo saber FARO en fuentes sindicales. La compañía, que fabrica juntas homocinéticas y transmisiones, podrá desplegar esta medida de flexibilidad interna hasta el 30 de abril. Se ha establecido un periodo máximo de afectación de diez días por persona, a excepción de los trabajadores que cuenten con un saldo acumulado de horas superior a las 400, con un sistema de compensación. Benteler Automotive Vigo (estampación, soldadura o pintura por cataforesis) ha optado, por su parte, por el sistema de bolsa de horas, habitualmente utilizado por la factoría de Stellantis Vigo.

Denso, por su parte, ha firmado un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) durante un máximo de 30 días, “aplicable en función de las paradas de los clientes”. La compañía (de sistemas de climatización y módulos de refrigeración del motor) complementará hasta el 85% el salario del personal afectado, que alcanza el medio centenar. Para los trabajadores que estén en ERTE durante más de dos semanas, este complemento del sueldo alcanzará el 87%. Han quedado fuera de este acuerdo los empleados de más de 55 años.

Compartir el artículo

stats