Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

7.000 gallegos sin subida salarial

La congelación de sueldos que plantea la patronal Anged afectaría a 6.800 empleados del sector de grandes almacenes en Galicia que se ampararían bajo el nuevo convenio

Transeúnes delante de un centro comercial. // MARTA G. BREA

Casi 7.000 trabajadores de grandes superficies en Galicia podrían ver su sueldo congelado los próximos cuatro años. La patronal de Alcampo, El Corte Inglés, Ikea o Carrefour, Anged –Asociación de Grandes Empresas de Distribución– propone una congelación salarial en el nuevo convenio del sector de grandes almacenes, que negocia en la recién constituida mesa de diálogo. Este nuevo convenio, que relevará al de 2017, ampararía a 6.800 empleados del sector en el territorio gallego que verían sus ingresos estancados durante el periodo de vigencia del acuerdo, a priori, 4 años.

En esta primera toma de contacto, la patronal del sector ha presentado otra de sus medidas estrella: ampliar el número de domingos y festivos a trabajar por los cerca de 7.000 empleados de las grandes superficies en Galicia. Una fórmula con la que pretende dar respuesta al auge del canal online.

Anged plantea que en todos los centros de España se trabaje 23 domingos y festivos al año, dedicados a la preparación de pedidos online y a trabajos logísticos. Una idea que choca con los diez días máximos de apertura del comercio que se contempla en el territorio gallego y de los cuales un empleado puede trabajar, como mucho, siete, según la Ley del Comercio Interior de Galicia.

La propuesta de Anged pasaría, por tanto, por que un empleado trabajara esos 7 domingos o festivos y “otros 16 adicionales –hasta sumar 23– a puerta cerrada para realizar actividades vinculadas al online, explica Antonio Pérez, secretario general de Fetico, sindicato mayoritario del sector.

La medida es herencia de la pandemia. El cierre de tiendas y las restricciones a la movilidad han supuesto un revulsivo para el online. Los grandes grupos, como El Corte Inglés, han evitado aplicar un ERTE sobre parte de la plantilla especializada en el comercio de actividades no esenciales, como el textil. Y lo ha hecho propiciando la movilidad de estos empleados a la división preparación de pedidos por internet. Así, muchos se salvaron del ERTE, pero de forma voluntaria.

En este matiz incide Pérez, “en mantener la voluntariedad” de esta actividad y que “sea retribuida de forma extraordinaria”, no a cambio de otro día laborable.

“No hay volumen como para que trabaje la plantilla todos esos domingos”, apunta Carminha Naveiro, representante sindical de CIG Servizos. Las ideas de Anged se han topado con el rechazo de los representantes de los trabajadores. “Su intención es mantener los salarios bajos y los horarios desregularizados”, reprocha el secretario sindical de CC OO, Juan Zas.

Desde la patronal apoyan tales propuestas en la caída de las ventas por el coronavirus, que en enero alcanzaban el 17,6% en términos interanuales. Ante esta situación, Anged apunta que no puede “plantear un encarecimiento de los costes fijos” y supedita el alza de los salarios a la mejora del resultado de las compañías del sector: “cualquier propuesta debe pivotar en la mejora de productividad para la empresa y para los trabajadores”, afirman fuentes de la patronal.

El último convenio colectivo de los grandes almacenes, entre 2017 y 2020, contempló una subida salarial del 2,5% el primer año de vigencia y de un 1% para el resto, independientemente de la evolución del índice de comercio al por menor o de las ventas.

El anterior, que entró en vigor en 2013 y venía marcado por la crisis financiera, estipuló una congelación salarial. “Contemplaba un pago variable adicional vinculado al índice de comercio al por menor”, recuerda el responsable de Comercio y Grandes Almacenes de UGT, Celestino Criado.

Salvo el de la alimentación, el comercio arrastra una caída de ventas por el coronavirus. Precisamente por la coyuntura actual, los representantes sindicales inciden que la vigencia del nuevo convenio dure 2 años.

El sector de los grandes almacenes no es el único que tiene ante sí una congelación salarial. El convenio sectorial de la banca española no prevé subidas salariales para 2021, aunque la patronal abre la puerta a un incremento de un 1% en 2022 y un 1,25% en 2023. En esta línea, el preacuerdo entre Reanult y sindicatos para el convenio 2021-2024 establece una congelación salarial durante los dos primeros años.

Compartir el artículo

stats