Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Factorías Vulcano, sin tique de devolución

La escritura de venta a Argos excluye cualquier compensación en caso de perder los terrenos concesionados

Instalaciones de las antiguas factorías de Vulcano

Instalaciones de las antiguas factorías de Vulcano

La división de construcción naval de Grupo Argos, Marina Meridional, es propietaria de las instalaciones de la desaparecida Factorías Vulcano desde el 14 de enero. Ese día recibió las llaves del astillero –rebautizado como San Enrique–, después de firmar una escritura de compraventa con la que los administradores concursales lograron su máxima aspiración: transferir la unidad productiva, mantener la actividad industrial y, sobre todo, hacer caja para saldar muy parcialmente la deuda de 210 millones de la compañía. A punto estuvo de irse al traste esta operación, como constatan los documentos remitidos al juzgado de lo Mercantil, ya que Argos trató de protegerse ante la posibilidad de perder los terrenos concesionados. Ese riesgo permanece, pero la compañía de José Alberto Barreras no cuenta con ningún parapeto frente a esa eventualidad. Si se le retiran los más de 25.000 metros de concesión, y éstos se devuelven a la Autoridad Portuaria de Vigo, San Enrique podrá seguir siendo un astillero, pero sin salida al mar. Y sin poder reclamar nada por ello.

Así lo establece la cláusula quinta de la escritura de compraventa, firmada por Juan Moreno Portillo en representación de Argos. “Como quiera que la Autoridad Portuaria ha iniciado expediente de extinción de la concesión administrativa, actualmente sometido a decisión judicial, circunstancia ésta perfectamente conocida por los comparecientes, en el supuesto de que por tal circunstancia, o como resultado de cualquier expediente administrativo o procedimiento judicial [...] lograse la extinción de la concesión o la reversión de la misma, ello no afectará a la perfección de esta compraventa, entendiéndose perfecta y válida, manteniéndose inalterable el precio pactado”, de 7,85 millones de euros. Es la literalidad del artículo en el que el grupo de José Alberto Barreras acepta que puede quedarse, por ejemplo, sin varadero. Y dice más. Grupo Argos asume, como adquiriente, “cualquier perjuicio o menoscabo que pudiera derivarse” de esa pérdida de los terrenos en concesión, cuyo futuro se determinará a finales del mes de marzo.

El Tribunal de Conflictos de Jurisdicción celebrará la audiencia sobre este litigio el 15 de marzo, como avanzó FARO. Y lo presidirá el propio Carlos Lesmes, presidente del Supremo y el Consejo General del Poder Judicial. En caso de que la Sala dé la razón a Astillero San Enrique, la concesión tendrá validez hasta diciembre de 2027.

Compartir el artículo

stats