Las obras de la nueva planta de la conservera Hijos de Carlos Albo en la Plataforma Logística de Salvaterra-As Neves (Plisan) todavía están en una fase inicial, pero la dirección de la firma ya ha comenzado el proceso de selección de personal. En esta primera fase, la empresa se lanza a la búsqueda de 22 operarios, para lo que requiere “experiencia en alimentación o trabajo en cadena”.

La oferta, lanzada a través de las redes sociales de la conservera, incluye solo a personal para trabajar con los alimentos, pero por el momento no son de administración. En su momento la firma había anunciado la intención de contratar a 25 personas más respecto a la plantilla actual, ya que la idea es mudarse de las instalaciones de Vigo a esta nueva conservera con capacidad para elaborar 100 toneladas de producto al día.

El pistoletazo de salida para disponer de esta nueva planta tuvo lugar el pasado día 12, con la colocación simbólica de la primera piedra en un acto en el que estuvo presente tanto el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, así como Enrique Albo y Wang Yong, ambos apoderados de Albo, siendo el segundo también responsable del grupo asiático Shanghái Kaichuang, propietario de la conservera desde 2016.

El periodo de ejecución de la obra, adjudicada a Dragados, será de 18 meses. La planta costará 30,4 millones de euros –la inversión propia del grupo será de 25,25 millones, como desveló FARO– y se ejecutará en un terreno de 62.979 metros cuadrados. Allí comenzaron ya hace unas semanas las labores previas a la obra a través de Excavaciones Expano, firma de Pontevedra encargada de remover las tierras.

Con diseño e ingeniería a cargo de Ingeser, la conservera estará lista para finales de 2022 si todo va según lo previsto.