Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

“La carrera del sol” viguesa

Alumnos de la UVigo y el ingeniero de Seadrone Íñigo Echenique durante la fabricación. CES UVigo

Antes de que se hiciese mundialmente conocida con su papel en la saga 007, uno de los primeros roles protagonistas de la actriz Halle Berry tuvo lugar en la producción australiana La carrera del sol (Race to the sun). En aquella cinta de 1996, un grupo de estudiantes decidían diseñar y construir un coche impulsado por energía solar para participar en una competición mundial. Por aquel entonces la idea de un vehículo propulsado únicamente a través de esta fuente renovable se antojaba una quimera, pero cada día son más las pruebas y casos de éxito, tanto en la carretera... como en el mar. Baiona lleva ya cinco ediciones acogiendo una regata solar impulsada por la firma nigranense Marine Instruments, en la que alumnos de Vigo y su área participan con pequeñas unidades por control remoto impulsadas con las placas solares. Ahora, la empresa ha decidido dar un paso más y reeditar –por casualidad– aquella premisa que el film de Berry explotó hace 25 años. La empresa ha encargado la construcción de un trimarán solar con espacio para un tripulante junto a un grupo de alumnos de la Escuela de Telecomunicaciones de la Universidad de Vigo. El objetivo es participar en regatas internacionales, siendo la primera en Mónaco, ciudad que acoge una de las principales carreras de esta modalidad que se celebran en todo el mundo.

Bajo el nombre de Clean Energy Ship (CES) UVigo, el proyecto vigués se gestó a lo largo del año pasado de la mano de Marine Instruments y su fundador, Francisco Pino, que se ofreció para dar “las herramientas y conocimientos necesarios” para impulsar la idea. Con la intención de “estimular y motivar” al alumnado, la empresa encargó esta primera embarcación para ponerla a disposición de los estudiantes, que podrán emplearla como “plataforma de experimentación” y, finalmente, “para entrenar y competir”.

Así, un grupo de alumnos de Teleco participaron en la fabricación del trimarán, cuya construcción y diseño corrió a cargo de la firma viguesa Seadrone y su responsable, el ingeniero naval Íñigo Echenique. Realizado en fibra de carbono, el casco de la embarcación está finalizado y está previsto que en las próximas semanas continúe la instalación de los equipos necesarios de cara a las primeras pruebas de mar, en verano y en la ría de Vigo.

El próximo paso será ya la competición, empezando por la Monaco Energy Boat Challenge. La regata, creada en 2014 por el Yacht Club de Mónaco (respaldada por su presidente, el príncipe Alberto II), se presenta como una forma de promover el desarrollo de sistemas de propulsión alternativos para la navegación del mañana, utilizando sólo fuentes de energía limpia.

Recreación de la embarcación construida por Seadrone. Seadrone

Allí prevé estar el trimarán olívico, que participará con un único tripulante y competirá con universidades de otros países, sirviendo también la experiencia para compartir conocimientos. La próxima edición se celebrará entre el 6 y el 10 de julio de este año (si el COVID lo permite), aunque la idea de la UVigo y Marine Instruments es la de participar en la regata de 2022.

Según explican desde CES Vigo, el objetivo es que la asociación incluya también a miembros de otras facultades en el futuro, para así “formar un equipo multidisciplinar”.

Compartir el artículo

stats