Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Citic Censa sella dos pedidos para tres minas de Rusia y Canadá por 4 millones

Proceso de construcción del pedido para Canadá en la planta de Citic Censa en O Porriño. | // CITIC

Proceso de soldadura de una de las piezas. | // CITIC

Citic HIC Gándara Censa también esquiva los efectos económicos de la tercera ola de la pandemia. Tras un 2020 en el que el sector offshore ayudó a mantener la carga de trabajo, la firma de O Porriño logró finalizar en forma el año y continúa sorteando la crisis gracias a minas de todo el mundo. El sector, que emplea los grandes productos de calderería diseñados y fabricados por la compañía, reactivó su actividad y volvió a coger ritmo a lo largo de la segunda mitad del año pasado, con lo que los pedidos volvieron a entrar por las puertas de la factoría situada en el polígono de A Granxa. Según explican fuentes de la empresa, entre diciembre y enero se firmaron dos contratos para fabricar molinos que serán empleados en tres minas de Rusia y Canadá, de las que se extraen cobre y oro respectivamente. El valor total de ambos encargos asciende a 4 millones de euros, si bien en la actualidad la empresa está peleando por cerrar otros seis pedidos en suelo ruso cuya facturación para cada uno supondrá entre 5 y 20 millones de euros.

El año pasado, en el que la firma se vio obligada a aplicar un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE), cerró finalmente con una facturación similar al anterior –cuando se lograron casi 22 millones en ventas– tras “ajustar costes”. “Ahora la carga de trabajo ha mejorado bastante”, indican las mismas fuentes, “y hay equilibrio”.

Los dos pedidos cerrados recientemente confirman la pujanza de la minería en los resultados de la firma. La empresa Farnell & Thompson adjudicó recientemente a Citic Censa la fabricación de las carcasas de molino “para dos importantes proyectos” situados en Canadá. El encargo, cuyas piezas servirán para la extracción de oro, supone 2,5 millones de euros y su entrega está prevista para mayo, con la intención de que estén listas y operativas antes del invierno. El canadiense es un mercado complicado debido al cambio euro-dollar, “un grave problema” que provoca que la firma trabaje en la zona “menos de lo habitual” y que entren más competidores. Aun así, tienen en marcha negociaciones para cerrar dos encargos para firmas que operan en el país.

Otra historia se da en Rusia. El mercado de este país y de las exrepúblicas soviéticas suponen en torno a un 75% de la facturación de la empresa. “Ahora hay previsión de que vengan proyectos de allí”, indican las mismas fuentes. En diciembre Citic Censa firmó un pedido “pequeño” de 1,5 millones de euros para una minera que extrae cobre en el país, pero ya trabajan en cerrar otros seis de hasta 20 millones de euros.

Junto a estos encargos en el sector de la minería, la empresa completó también otros firmados para el sector offshore. Recientemente entregaron dos piezas denominadas “martillos” para uno de estos proyectos proyecto, además de un tambor mezclador para una planta de Reino Unido. “Seguimos brindando soluciones de alta calidad en la fabricación al mercado offshore”, indican desde Censa.

ERTE

Pese a las buenas previsiones que maneja la dirección de Citic Censa y el aumento de la carga de trabajo actual, la empresa todavía tiene un par de peros. Así lo entienden al menos las fuentes sindicales consultadas, que recuerdan que la firma mantiene en ERTE por causa de fuerza mayor que afecta a entre 7 y 10 personas y que las cifras de empleo se mantienen lejos de las que mostraban en 2019. Entonces en la factoría de O Porriño trabajaban una media 245 personas trabajando; hoy la plantilla la forman 167 personas del equipo de taller, dirección, de oficinas y otros puestos indirectos. Esta diferencia –la destrucción del empleo– entre un año y otro recayó, según las mismas fuentes, sobre el personal de taller.

De igual forma, achacan una falta de diversificación hacia otros sectores más allá del minero de forma decidida para que la planta pueda ganar carga de trabajo, recuperar a los trabajadores en ERTE y se garantice así su futuro, algo que la plantilla está proponiendo a la dirección en las últimas reuniones.

Desde la empresa aseguran que la intención es realizar nuevas contrataciones a lo largo del año a medida que los nuevos proyectos –de gran envergadura– se vayan cerrando.

Décimo aniversario del grupo chino Citic en Galicia

El gigante asiático Citic Heavy Industries llegó a Galicia en 2011 tras pagar unos 50 millones de euros a Inverhismex, la sociedad de inversión del presidente del Real Club Celta de Vigo, Carlos Mouriño, que poseía la firma desde 2004. En ese momento nació Citic Censa, una empresa que tras inaugurar instalaciones en 2014 y superar dificultades en cuanto a falta de trabajo en los años siguientes vive ahora un período de estabilidad. El décimo aniversario de Citic en la comunidad comienza con una facturación similar a la del pasado curso y con una buena proyección de carga de trabajo para 2021, si la pandemia no lo impide. La empresa, dirigida por Juan José Agulla, ya mira al futuro con la intención de crecer, tanto en tamaño como en plantilla.

Compartir el artículo

stats