Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La última milla, el gran escollo para el comercio local “online”

Una calle pontevedresa. | // G. SANTOS

El pequeño comercio busca en el canal online un salvavidas que pueda conceder cierto aire a sus cuentas. Desde que empezó la pandemia y, muy especialmente, en los últimos meses han proliferado los marketplaces de comercio local en Galicia. Se trata de plataformas, a menudo, impulsadas desde los ayuntamientos, que buscan convertirse un balón de oxígeno para las pequeñas tiendas. Es un punto de referencia para los planes que traza la Federación Galega de Comercio que, como avanzó ayer FARO, pretende constituir una macroplataforma que agrupe a más de 38.000 negocios de toda la comunidad.

Las modalidades de las iniciativas que ya están en marcha difieren. El caso del marketplace de Pontevedra, E-Ponte cuenta con 115 comercios. También las 80 pequeñas empresas de ETui, ambas plataformas promovidas desde los ayuntamientos. Desde el Morrazo, que integra Bueu, Cangas, Moaña y Marín, han dado luz a un ecommerce impulsado por la Federación de Comerciantes e Industrias do Morrazo (Fecimo), bautizado Compra no Morrazo. Y otra fórmula es la de las empresas de Porriño o Redondela han entrado en la plataforma de comercio electrónico Comprar en Galicia, auspiciadas por las asociaciones de empresarios.

El principal escollo a salvar en el online es la logística. La mayor parte de estas plataformas usan su fuerza para pactar buenos precios para los comerciantes con las compañías de reparto. La mayor dificultad radica en la última milla. Y es que es más fácil dar con una empresa de transporte de largas distancias que con una especializada en la entrega local. De hecho, los precios de las entregas puerta a puerta acostumbran a dispararse hasta los seis o siete euros por entrega, lo que resulta disuasorio para la compra. Las entregas locales realizadas a través de los principales operadores logísticos dilatarían a días lo que debería realizarse en horas y el paquete sumaría kilómetros innecesarios en su camino de ida y vuelta hasta el centro logístico.

Así es que cada plataforma se las ingenia para resolver la entrega. Tui tiene dos modalidades de reparto: una para la zona, que cuesta al cliente 3 euros y de la que se encargan transportistas autónomos locales. “No hay otra forma de gestionar esa entrega localmente. Es la parte más complicada de salvar”, explica el artífice de la tienda online César Benavides, responsable de CBA Multimedia, “la ventaja de competir con los grandes es que si compras en el día te lo entregan en el día”.

El coste para los envíos fuera de Tui y alrededores es de 3,5 euros y lo gestionan a través de la compañía logística GLS. “Hemos sufragado a los comercios el coste que podría suponer a los comercios adherirse a esta plataforma”, dice la concelleira de Comercio de Tui, Ana María Núñez, que matiza que aún hay mucho trabajo pendiente derivado de la actualización de stock y de seguimiento de los negocios.

Una fórmula parecida es la de la plataforma pontevedresa, que alardea de los buenos resultados del pasado mes de diciembre: “muchos comercios hablaban de que la campaña de Navidad se salvó gracias al comercio online”, apunta la concelleira de Promoción Económica de Pontevedra, Gloria Blanco. “El marketplace de PonteAbastos se hizo con mucha venta de marisco para Madrid”.

Los comercios de E-Ponte no negocian la logística de forma individual, sino que la plataforma ha suscrito un acuerdo con Correos para entregas de larga distancia, un convenio con tarifas para el envío nacional por tres euros que le cuesta al cliente. En el caso de la entrega en el municipio y alrededores cuentan con empresas locales que distribuyen los pedidos en función de los códigos postales. “Lo hace automáticamente el portal. Identifica al comprador y, según el destino, le asigna la empresa correspondiente”, detalla Edelmiro Justo, director de la empresa Tokapp que se encuentra tras el ecommerce pontevedrés.

Compra no Morrazo, que vio la luz el pasado diciembre cuenta hasta 100 empresas en su tienda online, de las que comercializan 40. En este caso, la logística queda en las manos de cada comercio. “En la configuración de su tienda cada establecimiento escoge con qué empresa quiere trabajar. Puede elegir entre proveedores logísticos locales y nacionales con los que hemos cerrado diferentes acuerdos de envío o escoger un proveedor propio”, explica Rodrigo Pastoriza, gerente de Fecimo. De la misma forma, “el comerciante escoge bonificar los costes del envío o cobrarlos”.

La operativa de Comprar en Galicia diverge. Para empezar, se trata de una empresa privada que, en este caso, aglutina al comercio de la provincia de Pontevedra, que entra en la plataforma por iniciativa propia. Es una excepción la del comercio de Soutomaior, que vende a través de este ecommerce impulsado por el ayuntamiento. La otra salvedad la representan Porriño y Redondela cuyas empresas tienen presencia en la tienda online de la mano de sendas administraciones de empresarios.

Esta plataforma veía la luz hace tres años, pero la pandemia supuso un revulsivo a su actividad con el auge de las compras por internet. La logística asociada al reparto nacional se gestiona a través de una agencia de reparto con precios pactados y cerrados para los comercios. Estos suponen hasta el 98% de los pedidos frente a un escaso 2% de compras locales: “hoy por hoy, las entregas locales las realizamos nosotros mismos. No es una cifra significativa del total”, cuenta Xavi Haro, fundador de Compra en Galicia.

Este ecommerce suma adeptos más allá de las fronteras gallegas. No en vano las ventas de la compañía en el segundo semestre del año alcanzaron los 30.000 euros. “De Redondela se venden muchas mascarillas de una tienda artesanal para el resto de España. También hay una tienda en Arcade y otra en Redondela que venden muchos productos de ciclismo o los productos antivaho para las gafas de las farmacias de Porriño, Redondela o Soutomaior”, dice Haro.

Claves destacadas

  1. No solo productos, también servicios | El textil y la alimentación copan el grueso de los negocios aunque algunas incluyen categorías como peluquerías o gestorías
  2. Carga de imágenes y gestión de tienda | En estas plataformas es el comercio quien debe gestionar las fotos de los productos y la disponibilidad de stock
  3. Un altavoz para atraer clientes | Las plataformas han aumentado las sinergias entre sectores, que planean campañas conjuntas, como Navidad o San Valentín.

Compartir el artículo

stats