Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

GKN cierra “por sorpresa” una factoría en Reino Unido, a la que provee la de Balaídos

Afectará a 500 empleados del complejo de Birmingham | El CEO del grupo, propiedad de la también británica Melrose, atribuye la decisión a los costes: “La fábrica ya no es viable”

Empleados de GKN Automotive, en una imagen distribuida por el grupo. |   // GKN

Empleados de GKN Automotive, en una imagen distribuida por el grupo. | // GKN

“GKN Automotive ha tomado la difícil decisión de proponer el cierre de nuestra factoría de Birmingham. Lamentablemente, en el contexto de un mercado global cada vez más competitivo, la planta ya no es viable”. Es parte del mensaje que ayer remitió, por carta, el consejero delegado (CEO), del grupo, Liam Butterworth. Un mazazo, una “sorpresa” y una carta de despido en diferido para 519 personas. La clausura de las instalaciones –emblemáticas para el holding, por su trayectoria y ubicación– se prolongará a lo largo de 18 meses “para garantizar una transición ordenada y dar tiempo a los afectados para encontrar un nuevo trabajo”. Birmingham es la capital de West Midlands, uno de los 47 condados de Inglaterra; reúne tres fábricas de GKN, de las cinco totales del grupo en todo el suelo británico. Estas tres plantas conforman un complejo con estrecho vínculo con el centro de Balaídos, quien provee de componentes para los sistemas de transmisión de los vehículos. GKN Vigo también es proveedora de GKN-Deutschland y GKN-North America.

El cerrojazo a Birmingham (Chester Road) ha causado no solo un incendio laboral, sino también político. La multinacional es propiedad, desde hace tres años, del fondo de inversión Melrose, que desembolsó 8.100 millones de libras (9.150 millones de euros, al tipo actual de cambio) en la operación. “A pesar de las cálidas palabras de Melrose en 2018 de que protegería los empleos de GKN en Reino Unido, la fría realidad tres años después es que una de las mejores plantas de la compañía encara ahora el cierre. Melrose prometió un futuro brillante a los empleados de GKN, promesa que han roto”, clamó el parlamentario laborista local Jack Dromey. La producción que hasta la fecha asumían las instalaciones de Chester Road se transferirá a otras plantas del grupo.

Compartir el artículo

stats