Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entregados al tupper... por resignación

Bienvenidos al mundo del túper, adiós al menú del día Ricardo Grobas

“Mi reino por un menú del día”. O, más bien, por una modificación de la orden con la que la Xunta decretó el cierre total de la hostelería en Galicia para contener el avance de la pandemia. “Figúrate un camionero que trabaja de noche, con toda la fatiga. No puede parar a tomar un café, a hacer sus necesidades”. Es un clamor en la voz de Alberto Vila, coordinador de la Federación Galega de Transportes (Fegatrans).

“Podemos aguantar un día o dos, pero no más”.

decoration

Alberto Martínez, comiendo en su camión Ricardo Grobas

“Si antes parábamos a comer en A Mezquita, ahora lo hacemos en Padornelo. Los que podemos, claro"

Carlos Barciela

decoration

La imagen se repite, de los camiones de Alberto Martínez y Juan Carlos Barciela a la caseta de obra habilitada por Civis Global para los operarios que trabajan en la futura planta de Frioya en Mos.

El cierre de la hostelería obliga a miles de trabajadores a comer en barracones de obra o en las cabinas de camión. Piden servicios mínimos para ellos

Es rotundo: “Estamos peor que los perros”. Ayer tocaron callos caseros, macarrones y carne. Solo que, para algunos, al menos existe la opción de almorzar caliente y sin un volante Iveco de mesa de comedor. “Tienen que habilitar unos servicios mínimos”, coincide el presidente de la Federación Gallega de la Construcción (FGC), Diego Vázquez Reino.

Empleados de Civis Global, en una caseta habilitada para comer. Ricardo Grobas

“Durante el confinamiento –recuerda Vila– se reconoció el trabajo de los transportistas, quedó evidente que somos fundamentales, y garantizamos el abastecimiento de los supermercados. Pero parece que se han olvidado”.

  • "El papel de los médicos es vital, pero si paramos nosotros, morimos todos", proclaman los camioneros

    Los transportistas reivindican su cota de protagonismo en plena pandemia -Ellos abastecen a hospitales y demás servicios

Los transportistas consideran que no se les están dando “condiciones dignas” para ejercer su trabajo, máxime después del “esfuerzo” realizado durante toda la pandemia. Cuando hay suerte, hay quien puede ir a casa; no es habitual.

Los transportistas sobreviven estos días en sus camiones para que no nos falte de nada Vídeo: Agencia ATLAS | Foto: EFE

“Yo soy apto para entrar en un supermercado, un centro comercial, y para entrar en una oficina a entregar el albarán o lo que sea. Pero para comer yo solo en un sitio en el que podamos ir de uno en uno, no”, condena el responsable de Fegatrans. Se queja Barciela, además, de las pocas facilidades que ofrecen grandes compañías de distribución en sus plataformas. “Pides que te dejen acceder a un servicio, pero solo permiten pasar a sus trabajadores. Así estamos”.

Empleados de Civis Global, en una caseta habilitada para comer. Ricardo Grobas

“¿No es más seguro comer en un restaurante con servicios mínimos, tomando todas las precauciones, que en una caseta?”, se pregunta Vázquez Reino. La habilitación de puntos de servicios mínimos para este tipo de trabajadores ya fue una reclamación durante el cerrojazo de primavera, en los primeros envites del COVID, al igual que la posibilidad de que cuadrillas pudiesen compartir furgoneta. “Hay que hacer las cosas bien y habilitar comedores. Estamos en invierno, nos están forzando a comer a la intemperie”.

Compartir el artículo

stats