Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La nueva furgoneta de la fusión PSA-Fiat pone la directa hacia Balaídos

Furgonetas fabricadas por
PSA-Vigo antes de su carga
en un buque.   | // MARTA G. BREA

Furgonetas fabricadas por PSA-Vigo antes de su carga en un buque. | // MARTA G. BREA

Stellantis podría llegar con un pan bajo el brazo… a Balaídos. El cuarto mayor fabricante de coches del mundo, resultado de la fusión entre los grupos PSA y FCA, estaría estudiando la producción en Vigo de un nuevo modelo. En concreto, de una furgoneta, que sería la quinta de la factoría, sumándose a las superventas Citroën Berlingo y Peugeot Partner y a las más recientes Opel Combo (desde 2017, tras la compra de la marca germana a General Motors) y Toyota Proace City (desde 2019, gracias un acuerdo con la corporación nipona). Proveedores de la ciudad y su área están ya peleando por hacerse con pedidos de cara a este nuevo vehículo, aunque por ahora no hay confirmación oficial. El vehículo correspondería a una de las marcas de FCA y podría incluir otros movimientos dentro del resto de plantas del grupo.

La unión de PSA y Fiat Chrysler Automobiles (FCA), rebautizada como Stellantis, echó a andar de forma oficial el pasado 16 de enero y supuso crear una de las compañías del sector más grandes del mundo gracias a sus 14 marcas. “Nuestro compromiso es no cerrar ninguna planta como consecuencia de la fusión”, aseguró ese día el patrón de la compañía, Carlos Tavares, sobre una alianza, que prevé generar sinergías de 5.000 millones de euros, tiene un dominio absoluto en Europa en el mercado de las furgonetas (con entre el 30% o 40% de la cuota de mercado, dependiendo del país).

Ya desde las primeras filtraciones sobre la fusión de ambas casas los rumores sobre la posibilidad de que la factoría olívica ganase un nuevo vehículo se dispararon, con las quinielas centradas en un vehículo comercial ligero. Ahora todo apunta a que se convertirá en realidad. La de Vigo, junto con la factoría satélite lusa de Mangualde, se convertiría de esta forma en el centro de referencia para las furgonetas del nuevo grupo.

En la actualidad, entre el amplio abanico de marcas que fabrica FCA, la factoría de Bursa (Turquía) se encarga de la Fiat Doblo. El modelo, producido de la mano del productor local Tofas, data del año 2000 y su última generación, la segunda, se fabrica allí desde el 2009 (por lo que se prevé una actualización pronto). Desde el sector apuntan que este vehículo comercial, que se asemeja a la gama de furgonetas elaborada en Balaídos y la Mangualde, podría ser el elegido para su montaje en la misma línea que la Berlingo o la Partner, el Sistema 2, lo que supondría también el aprovechamiento de la plataforma del proyecto K9.

La operación, que podría coincidir con el lanzamiento de un restyling de los modelos que se fabrican en Vigo, serviría también para saturar la planta de Balaídos, una aspiración de Tavares para todos los centros con el ánimo de hacerlos más rentables. Tras dejar de fabricar el modelo C4 Spacetourer de cinco plazas y con el de siete espacios más cerca del final de su ciclo se abre un hueco en una factoría que en la actualidad está en el límite, con cuatro turnos. A eso habría que sumarle la simbiosis con la planta de Mangualde, todavía con mucho potencial de crecimiento al tener capacidad para más de 100.000 vehículos y tras cerrar el 2020 con una producción de 64.659 unidades (un 16,7% menos que el año previo a la pandemia de COVID).

Electrificación

Otro hecho que decanta la balanza hacia esta operación es que desde FCA no tenían previsto –al menos no trascendió la iniciativa– el lanzamiento de una versión eléctrica de la Doblo. La única electrificación que sufrió esta furgoneta fue realizada por la firma italiana Micro-Vett, no respaldada por Fiat. En cambio, PSA anunció que para 2025 todos sus modelos tendrán una versión eléctrica, para lo que la capacidad ya demostrada de Balaídos con este tipo de vehículos será clave. En Bursa, por cierto, carecen de las infraestructuras necesarias.

El movimiento de modelos podría también impactar en otras factorías del grupo, como apuntan las mismas fuentes. La planta de SevelNord (Francia) podría volver a fabricar la Fiat Scudo (ahora denominada Talento) junto con las Jumpy, Expert, Proace y el Opel Zafira Life. La planta francesa trabajó durante muchos años para ambos grupos (PSA y Fiat) y ahora volvería a hacerlo.

Un nuevo modelo para un año de máximos históricos

El nuevo modelo al que aspira la factoría viguesa coincidiría con un año en el que se espera que Balaídos supere los 600.000 vehículos, un máximo histórico para una planta que, si nada lo cambia (especialmente un posible revés de mano de la pandemia del COVID), pulverizaría su récord de 2007 (547.000 coches). A la espera de ver ver cómo afecta el la nueva normativa WLTP en el mercado automovilístico europeo y la evolución de la crisis económica asociada a la evolución del coronavirus –ahora descontrolada–, la factoría de Stellantis apunta a repetir de nuevo en el primer puesto en el ranking nacional de fábricas por volumen de producción. Así lo estiman desde medios especializados como La Tribuna de Automoción, que entienden que el centro olívico repetiría en lo alto de la tabla como en el convulso 2020, cuando rozó los 500.000 coches pese a que estuvo dos meses parada por el cerrojazo impuesto para intentar frenar el virus. De igual forma, se espera también un repunte en la factoría satélite de Portugal, la de Mangualde. Allí también esperan ganar producción con un nuevo modelo gracias a la fusión de PSA y FCA. Así lo indicó la semana pasada el alcalde del municipio y exdirector de la planta, Elísio Oliveira, que entiende la alianza como una “oportunidad”.

Compartir el artículo

stats