Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Defensa "tunea" en Vigo el buque Galicia

El Ro-Ro “Galicia”, en la terminal de Bouzas, donde está siendo reformado

El Ro-Ro Galicia fue la construcción 1600 de Hijos de J. Barreras, entregado a Grupo Suardiaz en 2003. Con 150 metros de eslora, cuenta con una capacidad de carga de 45 camiones y un volumen de 1.117 vehículos, hasta un máximo de 4.225 toneladas. Ha completado una extensísima hoja de servicios para la compañía logística, y ahora hará lo propio para el Ejército de Tierra. El Ministerio de Defensa aprobó en noviembre la compra del buque –pagadero en dos plazos– por 7,5 millones de euros (sin IVA). A través de un procedimiento negociado sin publicidad, la cartera que dirige Margarita Robles estimó que Suardiaz “es la única empresa capacitada técnicamente para el desarrollo del proyecto desde el punto de vista técnico, y se han negociado mejoras de interés para la administración”. El acta del contrato establece que será entregado el 30 de abril, como han ratificado a FARO fuentes de Defensa. Hasta entonces, será sometido a un proceso de reconversión y renovación técnica (retrofitting), que la propia naviera ha adjudicado a empresas auxiliares y proveedoras del naval vigués.

Plano del buque, construido en Barreras.jpg

Plano del buque, construido en Barreras.jpg

Los trabajos ya han arrancado, centrados a día de hoy en “la adaptación de las cubiertas de carga”. La nueva misión del Galicia será notablemente distinta que la que había realizado para Suardiaz, y que convirtió al barco en uno de los asiduos a la terminal de Bouzas. Cubrirá las necesidades no solo del Ejército de Tierra, sino también las de transporte logístico que requiera el Mando de Operaciones (MOPS, responsable del planeamiento operativo, la conducción y el seguimiento de las operaciones militares) y la Unidad Militar de Emergencias (UME). “Las empresas han sido contratadas directamente por la naviera, para hacerlo en Vigo”, constatan fuentes del sector conocedoras de la operación. Grupo Gestido –integra firmas como Comenavi, Construcciones Gestido o Gesgrob– asumirá la obra principal. La modificación de la estructura (cubiertas de trailers y coches) y las rampas de entrada y salida son la columna vertebral de este contrato de reforma. SP Reparaciones Navales, asidua en el grueso de los astilleros gallegos, es otra de las empresas adjudicatarias.

El contrato entre Defensa y Grupo Suardiaz se formalizó el 13 de diciembre, con un periodo de ejecución que termina a finales de abril. Por eso la naviera, que había planteado esas “mejoras de interés para la administración”, se ha encargado de contratar a las auxiliares. Los trabajos a bordo de electricidad, pintura o aceros (tuberías) también llevarán el sello del naval de Vigo, como constataron las mismas fuentes. Esta industria es referencia a nivel europeo, también para tareas de reparación y retrofitting, y está cada vez más internacionalizado.“Una vez se terminen los trabajos a bordo se tendrá que realizar una prueba de estabilidad”, toda vez se ha alterado la estructura del Galicia. Defensa buscaba una embarcación de menos de 22 años de antigüedad, capaz de transportar medios como los vehículos de armamento pesado (tanques del Ejército de Tierra) Leopardo (62 toneladas) o Centauro (24 toneladas), además de contenedores de gran capacidad.

El Galicia, en la terminal de Bouzas Marta G. Brea

El transporte de material por vía marítima es fundamental para el Ejército, y no cuenta con medios propios desde la baja de los buques logísticos Martín Posadillo y El Camino Español. El primero se construyó en los astilleros Duro Felguera de Gijón en 1973, también para Suardiaz. Bautizado entonces como Rivanervión, operaría también con el nombre Cala Portals (Naviera Mallorquina). Fue adquirido por el Ejército en el 2000. El segundo fue asignado a la Armada española en 1999. Construido en el astillero brasileño CCN Maua Shipyard en 1984, fue sometido a la reforma que ahora se ejecuta en el Galicia en las instalaciones de Bazán (Cartagena). Los dos se han eliminado ya de la Lista oficial de buques de la Armada (LOBA), integrada por cerca de 90 unidades (sin contar las patrulleras).

El Ro-Ro Galicia será rebautizado también, si bien Defensa no ha adelantado su nueva identidad. La Armada ya cuenta con un buque del mismo nombre: se trata de un barco de asalto anfibio LPD (Landing Plataform Docks), diseñado en colaboración con Países Bajos y construido en la antigua Bazán de Ferrol (entregado en 1998). Hasta siete embarcaciones de la armada española ha portado ya en el casco el nombre de la comunidad.

Compartir el artículo

stats