Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La hoja de ruta de Astilleros San Enrique, el nuevo Vulcano

Instalaciones del Astillero Vulcano

Instalaciones del Astillero Vulcano Marta G. Brea

A aquel pequeño taller de la calle Canceleiro de Vigo se le empezó a conocer como Vulcano a mediados de los años veinte del siglo pasado, por una fundición cercana del mismo nombre. Formalmente, el astillero ha vestido el nombre del dios romano del fuego durante 80 años, desde la constitución en 1941 de la SA Factorías Vulcano-Enrique Lorenzo y Cía. Hasta este jueves. Las instalaciones arrancan hoy su enésima etapa, la de la expiación, tras haber protagonizado múltiples quiebras y otros tantos intentos de resurrección que nunca se forjaron plenamente. También importantes hitos, como la construcción de unidades como el sísmico Polar Duchess, el quimiquero Murmansk o la saga de megaarrastreros para la URSS. No será Factorías Vulcano, sino Astilleros San Enrique, la mercantil que asuma la tarea de dejar los malos capítulos atrás. Así se llama ya la atarazana, propiedad de Marina Meridional, división naval del conglomerado Grupo Argos. José Alberto Barreras Barreras, antiguo accionista de la sociedad –y de Pescanova SA, Banco Pastor o Pesquerías Españolas del Bacalao (Pebsa)– ya es su único propietario. "Empieza el reto, el desafío, la aventura", exclama su ya director, José María Soriano. Solo un trabajador, que hace labores de vigilancia -hasta ahora en soledad-, recibe a los nuevos dueños en las instalaciones.

La nueva propiedad renombra la compañía como Astilleros San Enrique

- ¿Cómo se llamará el astillero, se mantendrá Vulcano?

- Se llama San Enrique, responden los propietarios.

Argos formalizó ayer, en una notaría de Vigo, la compra de la unidad productiva. Arrancará de inmediato. En una "primera fase", expone el máximo responsable de Marina Meridional, Juan Moreno, contará con un equipo de entre 25 y 50 personas. "Primero vamos a evaluar el estado de las instalaciones", que necesitan una seria actualización en naves, grúas, gradas o el tendido eléctrico. En Nuevo Astillero de Huelva, también de su propiedad -lo adquirieron el pasado verano, y estaba en "peores condiciones" que el de Vigo-, están ocupados ya medio centenar de operarios. "Vamos a llenar esto de actividad. Iremos creciendo". Como dueños de la unidad productiva, los de Argos han asumido también el "derecho" de explotación y usufructo de la concesión administrativa, de más de 25.000 metros cuadrados con lámina de agua. Solicitarán "de inmediato" una reunión con el nuevo presidente de la Autoridad Portuaria de Vigo, Jesús Vázquez Almuiña, para abordar el que será el primer gran torniquete de Astilleros San Enrique. Un tribunal de conflictos de jurisdicción ha recibido ya la encomienda de tomar una decisión vital para el devenir del proyecto: si la concesión está o no extinta de facto. La compañía de José Alberto Barreras pagará 7,85 millones de euros con ese riesgo. También, con la posibilidad de que, aunque mantengan una salida al mar, la concesión salga a concurso público el 15 de diciembre de 2027, su fecha inaplazable de caducidad. Argos pretende, como en Huelva, estirar este derecho de uso hasta 40 años.

José María Soriano y Juan Moreno, ayer en las instalaciones del astillero L. Graña

“Recuperamos un pulmón industrial de Vigo, crearemos empleo y riqueza”

Juan Moreno Portillo - D. Gral. Marina Meridional

decoration

Aunque la firma del escrito de venta estaba fijada para mediodía, las consecuencias de Filomena la retrasaron hasta pasadas las 15:30 horas. Se materializó la propuesta del pasado septiembre, con el pago a través de cheques de 3,5 millones de euros (hasta ayer ya habían desembolsado 870.000) y la subrogación de los créditos de ICO y Fogasa. Eso sí, se ha aplazado el desembolso de una partida de 2,2 millones de euros, que se corresponde principalmente con el pasivo acumulado con el Fondo de Garantía Salarial. Esta cantidad será satisfecha a 31 de marzo, ya sea en metálico o con la subrogación (frente a la que el organismo estatal se había opuesto inicialmente). "Traemos un proyecto real, nunca fue especulativo, y lo estamos llevando a cabo tal y como dijimos. Ya era hora de recuperar un pulmón industrial de Vigo, que creará riqueza y empleo. Las instalaciones no se van a perder", asegura Moreno en un mensaje a la ciudad. "Estamos ilusionados". Su previsión pasa por alcanzar los 200 trabajadores a medio plazo, cuando la antigua Factorías Vulcano carbure otra vez.

El plan industrial

San Enrique arrancará con contratos de reforma de buques, calderería industrial, palas de eólica offshore y desguace (segmento para el que Cardama acaba de recibir autorización). "Nos iremos orientando hacia la demanda, vamos a ir creciendo". Pesca, offshore y barcos de "valor añadido" serán los puntales de su proyecto. Argos prevé arrancar con nuevas construcciones en 2023, con un "equipo bien formado de profesionales" para desarrollar y coordinar trabajos con la industria auxiliar. Marina Meridional cuenta ya con tres atarazanas: la de Huelva, Med Gate Construcciones Navales (Ceuta) y Arkin Pruva Yacht (Turquía). Con este último no se forjarán sinergias, ni habrá trabajo comercial conjunto. "Nos queremos centrar en España, orientando los trabajos por la situación geográfica de cada empresa". Un "hub naval" del que Vigo será la primera referencia. "La construcción naval no mantendrá ahora los costes de mantenimiento del astillero".

“El sector puede trabajar en equipo, podemos compartir y hacer cosas juntos”

José María Soriano - Director Ast. San Enrique

decoration

José María Soriano se ha reunido ya con el presidente del clúster Aclunaga, Manuel Vázquez. Trae la mano tendida a proyectos de colaboración, que no cuajaron en el pasado. Tampoco ahora, en medio de la pandemia. "Queremos abordar proyectos de colaboración. Podemos aprovechar y compartir instalaciones, trabajar en equipo". Un mensaje similar al lanzado por el presidente ejecutivo de Hijos de J. Barreras, Douglas Prothero, que apenas cristalizaron en una propuesta por recuperar para el naval el espacio de la marina de San Gregorio. Inviable.

“Se rescata una empresa industrial con la venta de la unidad productiva”

Diego Comendador - Administrador concursal

decoration

Con la firma de la venta se ha puesto (casi) punto y final a la tarea de los administradores concursales, Emilio Rodríguez de Dios y Diego Comendador. Ayer no podían ocultar su satisfacción. "Es importante haber recuperado una empresa industrial para VIgo, para el naval, y haber logrado la venta de la unidad productiva", resumió el segundo a este periódico. Ha pasado año y medio desde la solicitud de liquidación de Factorías Vulcano. Sus antiguos trabajadores recibirán la llamada de los nuevos dueños. "Tenemos la voluntad de contar con ellos, y considerar su trayectoria y experiencia", zanjó Moreno. Vulcano, o Astilleros San Enrique, empieza nueva era.

Compartir el artículo

stats