Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Freire rescata al naval gallego de su sequía

El oceanográfico Belgica, construido por el mismo astillero, durante las pruebas de mar, con las Cíes al fondo y bajo un completo arco iris.

El oceanográfico Belgica, construido por el mismo astillero, durante las pruebas de mar, con las Cíes al fondo y bajo un completo arco iris. Freire Shipyard

La del Instituto Español de Oceanografía (IEO), con un presupuesto sin IVA de 70 millones de euros, será probablemente la licitación más relevante del curso. Un oceanográfico de última generación, cofinanciado por Bruselas, para el que Construcciones Navales Paulino Freire (Freire Shipyard) puede exhibir fuertes credenciales. En su portfolio de construcciones figuran nueve embarcaciones punteras de investigación –oceanográfica, offshore o multipropósito–, que convierten a la centenaria atarazana en una referencia no solo nacional, sino también europea. La dirección de Freire ha amarrado ahora su décimo contrato de este segmento: se trata de un oceanográfico de 40 metros de eslora, según pudo saber FARO en fuentes del sector. Llevará la bandera de Emiratos Árabes Unidos. No ha trascendido plazo de ejecución para un pedido que entró formalmente en vigor el pasado 4 de enero. El naval gallego no rubricaba un hito equivalente desde el primer trimestre de 2020, cuando el COVID era solo una amenaza latente. Esta sequía de nuevas contrataciones, que no se registraba desde hace más de tres años, acaba de romperse.

La retracción de la actividad contractual es generalizada en todo el mundo, y se ha agudizado de forma dramática como consecuencia de la pandemia COVID-19

Freire Shipyard contaba hasta ahora con tres buques en cartera: el oceanográfico Belgica (de 69 metros, próximo a su entrega), el atunero congelador Monteraiola (el primero del programa de renovación de flota de Grupo Calvo) y un megayate de 111 metros, que se ensambla de momento en las instalaciones de Bouzas. Entre los buques de investigación que llevan el sello de Freire figuran unidades como el Sarmiento de Gamboa (España), RRS Discovery (Reino Unido), BAP Carrasco (Perú) o el Almostakshif (Kuwait). De hecho la compañía –la dirección está en manos de la cuarta generación de la saga familiar fundadora– cuenta con una buena penetración en países del Golfo y Oriente Medio. La patrullera multipropósito Sabah (Kuwait) o el también oceanográfico Taqnia Cyber (Arabia Saudí) figuran entre sus últimas construcciones.

  • Shady Amin

    Profesor asistente de Biología de la NYU Abu Dhabi

“Hay una falta de embarcaciones de investigación y otros equipos de monitoreo científico que puedan recopilar datos de alta calidad para formar la base de investigación marina en la región”

decoration

El 90% del agua potable que consumen los países del Golfo procede de plantas de desalinización. En 2008 y 2009 una inmensa plaga de algas forzó a la alianza de países de la región (Emiratos, Bahréin, Arabia Saudí, Omán, Catar y Kuwait, integrados en la Gulf Cooperation Council) a la clausura temporal de estas potabilizadoras. Los expertos científicos no han despejado el por qué de aquel fenómeno, ya que hasta ahora las aguas arábigas se han mostrado “resistentes” a estas plagas. El profesor asistente de biología Shady Amin –ejerce en la New York University Abu Dhabi– advirtió que uno de los problemas a paliar es la escasez de datos. Aludió a “la falta de embarcaciones de investigación y otros equipos de monitoreo científico que puedan recopilar datos de alta calidad para formar la base de investigación marina en la región”, apuntó en la conferencia Gulf Marine Environment, hace justo un año.

Hasta el pasado día 4, los últimos contratos que habían entrado en vigor en los astilleros de Vigo y Marín se quedaron en la cartera de Armón, si bien dos de ellos ya habían sido adjudicados en 2017. Eran dos de los siete pesqueros encargados por Nueva Pescanova, para Namibia y Mozambique, que se adjudicó el astillero por 42,5 millones de euros. La retracción de la actividad contractual es generalizada en todo el mundo, y se ha agudizado de forma dramática como consecuencia de la pandemia COVID-19. “La pandemia ha afectado a un mercado mundial de la construcción naval que ya se encontraba bajo presión después de un doloroso año 2019, en un entorno comercial de baja demanda, aumento de las tensiones comerciales y el proteccionismo”, ha advertido la patronal europea del sector, SEA Europe.

El oceanográfico "Belgica" construido por Freire ya flota en el mar ADRIÁN AMOEDO

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats