Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Barreras se blinda frente al COVID

La enfermera contratada por Barreras realiza un test de antígenos a un trabajador. |   // FDV

La enfermera contratada por Barreras realiza un test de antígenos a un trabajador. | // FDV

En la primera ola de la pandemia, el astillero Hijos de J. Barreras fue una de las –múltiples– empresas con positivos entre su plantilla, centrados en este caso en personal de administración y gerencia. La dirección de la compañía, ahora en manos de Cruise Yacht Upper Holdco, ha puesto en marcha una extensa batería de medidas para reducir al máximo las posibilidades de contagios y anticiparse al incremento del riesgo de propagación del virus a causa de los viajes y reuniones navideñas. De hecho, todos los operarios que hayan realizado desplazamientos durante el periodo festivo han tenido que presentar PCR negativas, según han confirmado a FARO fuentes del astillero. Es una prioridad para la presidencia y la dirección ejecutiva, a cargo de Douglas Prothero y José Rosado, respectivamente.

Barreras ha implantado asimismo un espacio para la realización de test de antígenos, en marcha desde el 2 de noviembre. El servicio de prevención que lo realiza es la compañía Cualtis. Una enfermera profesional es la encargada de realizar las pruebas, de lunes a viernes, que son con prueba nasofaríngea. Se hace un cribado aleatorio del personal, tanto el de oficina como el que trabaja –propio y de auxiliares y proveedoras– a bordo de la construcción 1705 (el crucero Evrima, para The Ritz-Carlton Yacht Collection). Entre las medidas aplicadas frente al COVID también está la designación de una persona dedicada exclusivamente a tareas de prevención, encargada de coordinar con el servicio de Cualtis.

“Se seguirá vigilando el cumplimiento de las normas internas de uso de mascarillas, distancia social y control de temperatura de todos los trabajadores a su llegada al astillero”, inciden fuentes de la empresa. “Hijos de J. Barreras tiene un protocolo COVID-19 desde marzo de 2020, que ha ido evolucionando y adaptándose a los nuevos requerimientos de la pandemia”. El coronavirus ha supuesto, solo para la actual construcción que ejecuta la atarazana, un incremento de costes por importe de 9,7 millones de euros.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats