Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

DFG y Marcelino Martínez sellan una alianza pionera para dar más valor al granito rosa porriño

Explotarán conjuntamente las canteras | Ambas empresas suman el 85% de la capacidad actual de producción de este material

Cantera de granito rosa porriño, una de las que será explotada conjuntamente. |   // CEDIDA

Cantera de granito rosa porriño, una de las que será explotada conjuntamente. | // CEDIDA

No es la primera vez que el sector granitero ha tratado de prestigiar y valorizar la piedra rosa porriño. Hasta ahora no había sido posible. “Es un poco la gran desconocida. Es un material que se ha maltratado, con los precios muy bajos, con menos prestigio, y en bastantes mercados considerados de segundo nivel”, apuntan fuentes conocedoras de esta industria. Por eso el anuncio divulgado este viernes por Grupo David Fernández Grande (DFG Natural Stone) y Grupo Marcelino Martínez (MARMA) es tan relevante. Han firmado un “acuerdo histórico de colaboración” para la explotación de este recurso, “con el fin –reza su comunicado– de recuperar el prestigio del material, mejorar condiciones de extracción y garantizar la continuidad con una producción sostenible”. De las seis cuencas explotadas a día de hoy en Galicia, estas dos compañías suman en torno al 85% de la capacidad total. Durante el periodo de transición, será la empresa Marcelino Martínez la encargada de la gestión y comercialización del granito rosa porriño, como han informado a clientes y proveedores.

De acuerdo a los expertos consultados por FARO, esta piedra natural ha acabado por convertirse en una commodity, que es el término que se aplica a una materia prima de escaso valor añadido. “No hay distinción entre canteras. Tenemos una capacidad enorme de extracción pero, de las 20 cuencas potenciales”, solo están operativas media docena. “Las demás se han ido abandonando”. Este tipo de alianzas empresariales persiguen limitar límites mínimos de precio como parte de esa colaboración para frenar la depreciación del producto. DFG y MARMA tienen el suficiente músculo en la industria para promover un proyecto de estas características. Será complicada la consecución de sus objetivos –son líderes, pero no tienen el monopolio–, si bien desde el sector llaman la atención sobre su capacidad. “Se había intentado, pero nunca con la fortaleza de estas dos empresas”. El principal reto al que se enfrentan es la demanda en mercados internacionales, debido precisamente al desconocimiento sobre el mismo y al hecho de esté “muy comoditizado”. A día de hoy, además de para el segmento de vivienda residencial en España, el granito rosa porriño tiene tirón en el norte de África.

La industria

El de la piedra natural es uno de los principales sectores exportadores de Galicia. El año pasado acarició los 450 millones de euros facturados en el exterior, prácticamente al mismo nivel que en 2018. Eso sí, los volúmenes se redujeron significativamente –unas 230.000 toneladas, equivalentes a un 13%–, lo que implica una mayor apuesta por un portfolio de mayor valor añadido. Se reducen las toneladas, pero no se nota en los ingresos finales. Es así de hecho como se descomoditiza una materia prima, un camino similar al emprendido en los últimos años por la industria pesquera gallega. Es también una de las actividades que continúan pendientes de las negociaciones del Brexit, si bien las empresas confían en que se mantengan las ventas en suelo británico. En las islas no cuentan con piedra natural, de modo que continuarán importándolo. En caso de que se impongan aranceles, este coste será principalmente repercutido en el consumidor final.

Compartir el artículo

stats