Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cruise inyecta 22,7 millones en Barreras e incluye dos buques en su plan de viabilidad

La propietaria, Cruise Yacht, inyecta 22,7 millones para restituir el equilibrio patrimonial. José Rosado, CEO: “Estamos deseando empezar el nuevo crucero”

Vista general de los astilleros de Beiramar, ayer, con Hijos de J. Barreras en primer término. Marta G. Brea

Una empresa entra en causa de disolución cuando, como consecuencia de las pérdidas, su patrimonio neto cae por debajo de la mitad del capital social. En el caso de Hijos de J. Barreras, este umbral estaría por debajo de los cinco millones de euros. El astillero conoce bien este escenario. El año pasado, todavía bajo el control de Petróleos Mexicanos (Pemex), Grupo Emenasa y Albacora, ya tuvo que cubrir un agujero que, según la gigante estatal azteca, rondaba los 50 millones. Este fue el núcleo de un complejísimo acuerdo de refinanciación, tras el que la armadora Cruise Yacht Upper Holdco (utiliza The Ritz-Carlton Yacht Collection como marca comercial) se acabó convirtiendo en única propietaria de la mayor atarazana privada de España. Barreras cerró 2019 con pérdidas y, en un contexto marcado por el COVID, ha tenido que volver a reforzar su balance. Naviera y astillero han suscrito por este motivo préstamos participativos por importe de 22,7 millones de euros, según pudo saber FARO en fuentes de la compañía.

  • Barreras cuantifica en más de 60 millones el coste de una solución global para el astillero
    A la solicitud de apoyo público se suma una aportación superior de Cruise Yacht | La banca rechazó inyectar más fondos, pero no descarta poner dinero para terminar el barco “Evrima”

Ya no existe causa legal de disolución, y el astillero puede aspirar por tanto a ayudas públicas de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI). La petición de asistencia financiera, que adelantó este periódico, se ha cursado asimismo a la Xunta y organismos como el ICO o el Consorcio de Zona Franca de Vigo. Necesita más de 30 millones de fondos públicos, a sumar a una partida equivalente aportada por la propia Cruise. El plan definitivo de viabilidad se les ha remitido en las últimas horas. Incluye las construcciones 1706 y 1707, dos cruceros premium “hermanos” del Evrima.

Cruise: “Queremos hacer del astillero un pilar de la industria que merece Galicia”

Empleado de una auxiliar, a bordo del Evrima Cedida

La aprobación de las cuentas anuales era una cuestión capital para Barreras. De acuerdo al reglamento del fondo de solvencia de la SEPI –homólogo al de estabilización económica alemán, Wirtschaftsstabilisierungsfonds, con el que se ha rescatado a los astilleros Werften y German Naval Yards Kiel–, una compañía que aspire a recibir ayudas públicas no puede estar en situación de crisis. Es la Comisión Europea la que determina si una sociedad pasa o no por este trance: para una SA como Barreras, “cuando haya desaparecido por las pérdidas acumuladas más de la mitad de sus fondos propios que figuran en su contabilidad”. Es el agujero que ha tapado Cruise Yacht con los préstamos participativos. Las cuentas anuales, auditadas por KPMG, ya han recogido esta corrección. El astillero no incurre en ninguna de las incompatibilidades incluidas por la SEPI para acceder a esta partida antiCOVID. Ahora mismo la compañía “cuenta con una ratio de patrimonio sobre capital social del 136%”, añaden fuentes oficiales.

El plan de viabilidad

Tal y como han apuntado a FARO desde el entorno del astillero, Barreras ya había remitido un plan de viabilidad a las administraciones públicas en septiembre. Lo que acaba de enviar es una “versión final” del mismo. ¿Qué pide la SEPI? Que este documento recoja las previsiones de negocio y situación patrimonial y financiera de la empresa [...] así como una estrategia de salida de las ayudas recibidas, con un programa de reembolsos”. Si la firma viguesa opta, como es previsible, por instrumentos híbridos de capital (préstamos participativos, créditos subordinados...), tendrá siete años para restituirlos a las arcas públicas, con intereses crecientes .

Recreación del Evrima. RCYC

¿Qué incluye este plan? Además de la culminación del crucero Evrima, cuestión “crítica” para Barreras, figuran otros dos contratos. Se trata de dos unidades similares, otros dos cruceros de ultralujo que equivaldrían a dos millones de horas de trabajo adicionales para el astillero y toda la industria auxiliar. En toneladas de arqueo bruto compensado (CGT, compensated gross tonnage), representa un tercio (86.434 CGT) del volumen de contratación rubricado por todo el naval europeo en lo que va de año (252.746 CGT). Estos pedidos, puntualizan desde Cruise Yacht, están “vigentes”, pero “sujetos a que se resuelvan todos los problemas heredados”. De acuerdo a fuentes financieras, dentro del planteamiento entregado por la compañía se incluye una partida aparte para saldar deudas con las proveedoras por importe superior a los 15 millones de euros. Es parte de esa “herencia”, derivada principalmente del malogrado proyecto Havila, aunque también del ferri de 191 metros para Naviera Armas, que nunca se empezó.

-- VISOR PDF -->

“Desde hace meses –añaden por parte del astillero– la nueva administración mantiene conversaciones constantes con diferentes agencias gubernamentales, tanto regionales como de ámbito estatal, para recibir la ayuda necesaria para la resolución final y definitiva de todos los problemas heredados”. “El nuevo consejo cree firmemente en la viabilidad de Barreras y, por ende, viene trabajando incansablemente para superar los problemas y hacer del astillero el pilar de la industria que la región merece”, agrega el consejero delegado, José Rosado. Incide una y otra vez: “tenemos un plan a largo plazo para el astillero, estamos deseando empezar el 1706”. Los motores para esta construcción ya fueron adquiridos hace meses, al igual que el aprovisionamiento de aceros. Así se le reiteró en varias ocasiones a algunas auxiliares de la compañía, a las que se le había trasladado la intención de empezar con esta segunda unidad en febrero.

La armadora firmó un acuerdo con la empresa para elevar el precio del “Evrima”

Barreras necesita “ayuda” para hacerlo. Una de las bases del fondo de la SEPI, y también del alemán, es que las beneficiarias de este programa han de ser sociedades estratégicas para la economía nacional o regional. Apela el astillero, de hecho, a que “genera aproximadamente 1.400 empleos directos e indirectos” en Galicia, y a que “es un agente importante dentro de la industria naval. Ha sido, de hecho, el primero en lograr un contrato para la construcción del primer crucero de lujo construido en España, un nicho de mercado que podría –remata– impulsar la economía gallega y hacer crecer a tan importante industria”.

El crucero se encarama por encima de los 350 millones

La construcción 1705 de Hijos de J. Barreras, el crucero premium Evrima (bautizado inicialmente como Azora), partió de un coste inicial de 240 millones de dólares, como consta en la documentación oficial de la semipública Compañía Española de Seguros de Crédito a la Exportación (Cesce). Los cambios en el proyecto y la anterior gestión causaron un elevado sobrecoste, que forzó a una modificación del precio del contrato. Pasó a 321,5 millones de euros. Esta solución implicó, además de al astillero y la naviera, a la propia Cesce y las entidades financieras.

Vista general de los astilleros de Beiramar Marta G. Brea

Las dos últimas tendrán que participar de nuevo, creen las fuentes consultadas. Aseguran que Cruise Yacht ha firmado un memorando (memorandum of understanding, MOU) con el astillero para incrementar el precio del buque en algo más de 30 millones, lo que haría un total superior a los 350. No solo requeriría de una participación de Cesce y banca –desde las entidades ya avanzaron que estarían dispuestas a apoyar la consecución del crucero, no al astillero en sí–, sino de una modificación de la estructura fiscal. La propia Cruise Yacht ha asumido no solo el grueso del aumento de precio pactado hace un año; ha vuelto a hacerlo ahora, siempre de acuerdo a la documentación de la banca. Dentro de la “solución global” planteada por la propiedad de Barreras, se ha incluido también una partida correspondiente al impacto del COVID, cuantía que no ha trascendido pero que, en todo caso, estaría “por encima de los 10 millones de euros”. La pandemia obligó a la compañía a reducir los niveles de actividad a bordo, como destacaron en varias ocasiones fuentes directas.

Así se coloca el mástil en el Evrima, el futuro crucero más lujoso del mundo Lara Graña

Compartir el artículo

stats