Las industrias auxiliares integradas en la sociedad mercantil Uninaval (Unión de Industrias Navales Ría De Vigo) condicionan su apoyo a la dirección de Barreras y sus planes al cobro de los más de 20 millones de euros que les adeudan. En un comunicado, las firmas coordinadas por Asime "confían en que se haga un esfuerzo común por parte de las administraciones públicas y el propio astillero para inyectar capital en Barreras y solucionar así los problemas de impagos, que han llevado a la industria auxiliar a una situación agónica".

"Todos los instrumentos que se puedan utilizar en este contexto de pandemia serán bienvenidos, siempre que pasen, eso sí, por el pago de la deuda acumulada con la industria auxiliar, que asciende a más 20 millones de euros y está llevando a muchas empresas a una situación límite y dramática", explican desde Uninaval.

En el texto, en el que no hace alusión directa a la posibilidad de que la atarazana olívica solicite un nuevo preconcurso (como publica hoy FARO en exclusiva), las empresas avisan que "es absolutamente fundamental dar solución a la situación del astillero". "Es el momento de apostar desde las administraciones públicas por industrias estratégicas como esta, si no habrá un grave perjuicio para la industria auxiliar y naval. Además, es lo razonable, teniendo en cuenta que el fondo de solvencia ya se ha utilizado en otros países competidores directos de la industria naval gallega, como son Alemania u Holanda", añaden.

"Seguimos confiando en el proyecto de los accionistas y creemos que ahora es el momento de, con celeridad y urgencia, solucionar este problema de solvencia por parte del propio astillero y con el apoyo de las administraciones, para saldar así la deuda acumulada con la industria naval y poder seguir impulsando esta industria, que es clave para nuestro tejido productivo de cara a la recuperación económica post-COVID", concluye el comunicado de Asime y Uninaval.