La agencia de calificación crediticia S&P ha decidido mantener el rating de la aerolínea de bajo coste Ryanair en BBB, con perspectiva negativa, a pesar de la disminución de los volúmenes de tráfico como consecuencia de la pandemia. Las métricas financieras de la compañía aérea seguirán bajo una “presión considerable”.