Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El norte de Portugal da el “sorpasso” a Galicia en suelo industrial

Las cámaras municipales duplican la oferta, hasta rozar los 80 millones de metros, y anticipan un “bazuca” de incentivos fiscales ante el COVID

Vista parcial de la Zona Industrial de Neiva, en Viana, que será ampliada. CMVC

En el municipio de Viana do Castelo, a poco más de 85 kilómetros de Vigo, hay cuatro parques empresariales. La autarquía acaba de aprobar una inversión de más de cuatro millones de euros para la recalificación de espacios públicos en uno de ellos, Zona Industrial de Neiva.

“El Gobierno local es consciente de que los parques industriales permiten mejorar las condiciones de vida de las poblaciones locales [...] y que su disponibilidad favorece que las compañías, más que en el espacio físico, inviertan en una lógica empresarial”.

El caso de Viana do Castelo se reproduce una a una en todas las cámaras del norte de Portugal, en una potente ofensiva de ordenación de territorio y fiscal para captar inversión y más fábricas. Las condiciones de contratación, con un salario medio inferior a los mil euros, hacen el resto. De acuerdo a los datos de la Associação Empresarial de Portugal (AEP), los cinco grandes distritos más próximos a la raia (Braga, Bragança, Porto, Viana do Castelo y Vila Real) cuentan ya con una oferta de suelo industrial de más de 78 millones de metros cuadrados. El norte luso ha dado el sorpasso a toda Galicia, con menos de 70 millones. Y, en un contexto de pandemia global, las autoridades locales lusas han apostado por ahondar en programas de exenciones fiscales para ser todavía más atractivos de cara al sector privado.

Una investigación de la USC sitúa la ocupación media en Galicia en el 46%

Ante la ausencia de datos oficiales comparables de las administraciones lusa y gallega, es preciso echar mano de al menos dos investigaciones para comprobar la evolución de la oferta de este tipo de suelo. La primera es del año 2004, publicada por la Confederación de Empresarios de Pontevedra (CEP) y la Associação Industrial do Minho (AI Minho). Realidad Empresarial Transfronteriza elevaba hasta las 3.585 hectáras la superficie disponible del lado portugués, repartidas en 203 zonas empresariales. El panorama ha cambiado radicalmente ahora.

Según datos de la AEP, cribados cámara a cámara por FARO, los polígonos acarician ya esas casi 8.000 hectáreas de terreno, distribuidas en 265 zonas industriales. Se ha más que duplicado en quince años, principalmente de mano de partidas procedentes de Bruselas, como los fondos de cohesión. En el periodo 2007-2013, Portugal percibió más de 1.800 millones, siendo uno de los principales beneficiarios, como antes lo había sido España. En la fecha de este primer informe (2004), Galicia contaba con 81 parques empresariales.

Nosotros, al final, lo que estamos haciendo es crear condiciones, instrumentos financieros y atractivos para empresas, hoteles, actividades económicas para instalarse en Viana”

José María Costa - Alcalde de Viana do Castelo

decoration

¿Y ahora? El estudio El suelo industrial en Galicia. ¿Existe sobreoferta?, de los investigadores de la USC Julia Vázquez Sánchez y José María Tubío, ofrece la última radiografía de la oferta disponible en la comunidad. En base al Sistema de Información sobre Ocupación del Suelo de España (SIOSE), las cuatro provincias sumaban en 2018 cerca de 6.900 hectáreas de superficie bruta para uso industrial, entre polígonos ya finalizados, en proyecto y en ejecución. El mismo análisis cifra en 298 los parques empresariales en Galicia. La oferta creció en el caso gallego de forma abrupta: un alza del 270% en áreas industriales, aunque con un nivel de ocupación del 46%. La AEP no ofrece esta información del caso portugués. En todo caso, la ofensiva lusa ha cosechado más frutos en espacio bruto.

“Bazuca” de incentivos

El distrito de Oporto –comprende un total de 18 municipios– es el que más incrementó la superficie industrial, al pasar de 19 a casi 50 millones de metros cuadrados. Vila Nova de Gaia, Valongo, Vila do Conde, Maia, Paredes y Trofa lideran los espacios. La pasada semana, la cámara de la propia Oporto aprobó la exención de tasas municipales a las actividades económicas para 2021. Ponte de Lima, del distrito de Viana do Castelo, ha hecho algo muy similar. A pesar de que ha calculado una pérdida de ingresos de cerca de tres millones de euros, mantendrá todos los beneficios fiscales a las empresas el año que viene, con la intención de “seguir creando condiciones e invertir en proyectos que promuevan el desarrollo económico y social del municipio” pese al golpe del COVID.

“Nosotros, al final, lo que estamos haciendo es crear condiciones, instrumentos financieros y atractivos para empresas, hoteles, actividades económicas para instalarse en Viana”

decoration

En Vila Verde no se prorrogarán las ventajas fiscales, sino que se mejorarán. “Se aplicará un nuevo reglamento para conceder beneficios en materia de IMI (Imposto Municipal sobre os Imóveis), de IMT (Imposto Municipal sobre a Transmissão Onerosa de Imóveis) y para todas las inversiones que contribuyan a la creación de puestos de trabajo”, apuntó su presidente, António Fernando Nogueira. El plano de recuperação e reativação del concello de Viana do Castelo incluirá, según su autarca, José Maria Costa, un “verdadero bazuca de incentivos fiscales”. Para las actividades más afectadas por la pandemia, ha validado una exención plena del IMT y el IMI durante cinco años, además de “apoyos” a proyecto de inversión.

La inversión de BorgWarner en Viana: 7 millones

El proyecto de ampliación de la planta de BorgWarner en Viana do Castelo, con el que ganará unos 7.000 metros cuadrados y que adelantó FARO, ascenderá a siete millones de euros. Así lo ha desvelado el presidente de la cámara municipal, José María Costa, tras un encuentro oficial con el director de la planta lusa, Hugo Silva. La multinacional estadounidense del sector de componentes del automóvil prevé además la creación de 38 puestos de trabajo. Rebasará el millar después de esta inversión, ya que ahora cuenta en la fábrica con 966 operarios. Las obras arrancarán a principios del año que viene.

"Es un día particularmente feliz, porque representa una expansión que generará más empleo y más ahorro”

decoration

La decisión de la compañía se ha tomado apenas un mes después de que la compañía acordase con los sindicatos un ajuste de plantilla en la factoría de Zamáns mediante sesenta bajas incentivadas (la dirección del centro había planteado inicialmente un expediente de extinción de empleo para 103 trabajadores) tras la caída en picado de las ventas de coches diésel, para los que BorgWarner provee los módulos EGR que reducen las emisiones contaminantes (los NOx).Los sindicatos CIG, UGT, USO, CGT y CC OO han anunciado la convocatoria de movilizaciones a partir del lunes para reclamar un nuevo convenio “digno” y “evitar la pérdida de puestos de trabajo” frente al “ultimátum” de la empresa.

Compartir el artículo

stats