Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alemania marca el camino a Barreras

Berlín impone severos compromisos de actividad al astillero Werften, auxiliado con el mismo tipo de fondos que solicita el vigués. Holanda “riega” de nuevo a sus empresas de naval

Recreación del crucero de exploración “Crystal Endeavor”, del astilleroalemán MV Werften.

Genting Group es un enorme conglomerado empresarial destinado al ocio, con casinos, resorts vacacionales y cruceros. Propiedad del magnate malasio Tan Sri Lim Kok Thay, en 2017 adquirió y fusionó tres astilleros alemanes para poder construir su propia flota de buques de pasaje: los rebautizó, ya bajo el mismo código fiscal, como MV Werften. Un naviero novato, reconvertido en empresario de la construcción naval, que encara severas dificultades a causa de la pandemia. Sus barcos permanecen amarrados, sin visos de momento de reanudar operaciones, en los puertos de Manila, Keelung, Port Klang o Duvrovnik. Otro, el crucero premium de exploración Cruise Endeavor, todavía coge forma en las instalaciones de Werften en Stralsund. Gracias, eso sí, al soporte del Gobierno de Angela Merkel y a su fondo de estabilización (Wirtschaftsstabilisierungsfonds), con el que inyectó 193 millones de euros a la compañía. El programa alemán es el mismo que el de la SEPI, y el mismo al que ha acudido Hijos de J. Barreras para sostener la actividad y poder terminar el barco Evrima. Sin la ayuda de Berlín –promocida por el Ejecutivo de Pomerania-Mecklemburgo–, Werften no habría podido aspirar a culminar la construcción del Endeavor. En Beiramar, cinco meses después de que la armadora Cruise Yacht Upper Holdco tomase el control del astillero, ha sucedido algo muy parecido.

  • Barreras pide fondos públicos por más de 30 millones, que devolvería en siete años

    El astillero deberá detallar en qué le ha afectado el COVID, un plan de inversiones y otro de contratación | El Estado podrá vetar los despidos | El buque, con menos de 500 operarios

Los casi 200 millones que ingresó la atarazana alemana son solo una parte de los 575 millones que ha solicitado. Genting no ha proporcionado todavía un plan de viabilidad claro para desbloquear una partida semejante, que necesitaría del visto bueno de la Comisión de Competencia. Aún así, la autoridad financiera germana (Deutsche Finanzagentur) ha impuesto a cambio de ese primer desembolso una severa hoja de ruta al astillero. Al igual que el Gobierno español podría vetar una fusión entre Iberia y Air Europa –del grupo de Globalia, que también ha pedido ayuda financiera a la SEPI–, un eventual apoyo a Barreras abre la puerta a ciertos requisitos de actividad y permanencia a Cruise Yacht, que opera con la marca The Ritz-Carlton Yacht Collection. El equipo de Douglas Prothero ha cuantificado sus necesidades de financiación en más de 60 millones de euros, de los que casi la mitad procederían del fondo de solvencia estatal, como avanzó FARO.

Carta de compromiso de Werften a cambio del rescate

Los compromisos

El 20 de octubre la dirección de Werften suscribió una declaración de compromisos, con plena vigencia “hasta que las obligaciones de pago se hayan cumplido, reembolsado o reemplazado por completo”. En primer lugar, el astillero debe concluir la construcción del crucero Crystal Endeavor, con 183 metros de eslora y un “servicio de seis estrellas”. Se encuentra en fase de armamento. La ayuda pública tiene que diluir los “cuellos de botella en la liquidez” a corto plazo, garantizar la “continuidad” de la empresa y abonar las facturas pendientes con la industria auxiliar. En Alemania se ha generado mucha polémica alrededor de este préstamo, principalmente porque la matriz de Werften no es alemana. De hecho, Genting Group firmó este rescate a través de una sociedad registrada en la capital de Reino Unido.

1 Resolver el cuello de botella de liquidez

Los 193 millones de euros del préstamo deben garantizar la continuidad de operaciones de Werften y abonar las facturas pendientes con las auxiliares.

2 Terminar el crucero “Crystal Endeavor”

Está en fase de armamento. Se trata de un buque de ultralujo, con servicios a bordo de seis estrellas, para travesías de exploración. Se construye en las instalaciones de Stralsund.

3 Costear el proyecto “clase universal”

En diciembre del año pasado, el propietario del astillero aseguró la construcción de seis cruceros para hasta 2.000 pasajeros. Solo el diseño costará 113 millones.

Para amarrar al multimillonario asiático y blindar un futuro a medio plazo para el astillero, Berlín ha exigido también que Werften desarrolle los proyectos de la bautizada como clase universal de cruceros (Universal-Klasse), anunciados a bomo y platillo en diciembre de 2019. El COVID no era ni un mal sueño. La intención del Ejecutivo germano es, en definitiva, que el holding malasio no pueda abortar la construcción de seis buques de pasaje, con capacidad para 2.500 personas. Serán de menores dimensiones que los de la clase global, también promovidos por Genting Group, con espacio para 5.000 pasajeros. Por más que los Universal-Klasse cuenten con menos aforo, su ejecución contrasta con la tendencia del mercado, fuertemente impactado por el COVID, enfocado ahora en buques de mucha menos capacidad. No solo eso, el diseño de esta serie costaría 113 millones de euros, según la documentación del Gobierno federal.

  • Barreras cuantifica en más de 60 millones el coste de una solución global para el astillero

    A la solicitud de apoyo público se suma una aportación superior de Cruise Yacht | La banca rechazó inyectar más fondos, pero no descarta poner dinero para terminar el barco “Evrima”

En septiembre, el presidente ejecutivo de Barreras (y naviero) anunció la puesta en marcha de dos construcciones “hermanas” al Evrima.

“No tendría ningún sentido haber hecho todo este enorme esfuerzo de diseñar una reestructuración del astillero para un solo buque”

Prothero

decoration

Una de esas unidades, dijo entonces, arrancaría a finales de año, pero a día de hoy no ha podido desatascar la financiación para terminar el primero. Por lo pronto, y si recurre formalmente al fondo de solvencia de la SEPI –con la participación otras entidades como ICO, Cesce o Xunta–, deberá presentar un plan de viabilidad, de negocio y contratación. Vinculante. Si, como Werften, Barreras resulta beneficiaria de un préstamo subordinado, tendrá hasta siete años para devolverlo.

Holanda riega a sus astilleros y auxiliares con otros 21 millones

Así como España y Alemania pusieron en marcha sus respectivos fondos de solvencia para empresas estratégicas, Países Bajos desplegó, al inicio de la pandemia, un programa de asistencia para evitar despidos. Lo bautizó como Noodmaatregel Overbrugging Werkgelegenheid (NOW, plan de emergencia para salvar el empleo), que no sometió al escrutinio de Bruselas. Tampoco lo hizo con el rescate del astillero Royal IHC, por importe de 400 millones de euros. En la primera edición del fondo NOW, Ámsterdam desembolsó más de 15 millones de euros en ayudas a astilleros: Damen Shipyards, Royal Huisman, Thecla Shipyards, Veka o IHC Merwede Holding resultaron beneficiarios. El NOW 2 también ha sido generoso con el naval, con el desembolso de al menos 21,6 millones de euros, según pudo analizar FARO en base a la base de datos oficial holandesa. Figuran no solo atarazanas, sino auxiliares y proveedoras como Van Kralingen, Veth Propulsion, ZF Marine Krimpen, Maritime Deck Machinery, Van Oossanen Naval Architects, Castor Marine, De Boer Staal o Redwise Maritime Recruitment. Ya hay un NOW 3 en fase de ejecución.

Compartir el artículo

stats