El caos y los giros de guion no cesan en la Confederación de Empresarios de Galicia (CEG). José Manuel Díaz Barreiros fue elegido el martes para dirigir la organización, pero desde esta misma tarde ya es un expresidente más. La CEG ha comunicado la renuncia del Díaz Barreiros por "las dudas manifestadas por asociados de esta institución que ponen en entredicho la legalidad de dicho proceso".

El ourensano da un paso atrás, pero rechaza esas dudas surgidas sobre el proceso electoral y asegura que "fue democrático en todo momento y celebrado bajo las directrices de la CEG". Es más, incide en que su candidatura "obtuvo gran apoyo y consenso mayoritario". Los escritos en los que se pone en tela de juicio la convocatoria son de los vocales representantes de ASIME, Enrique Mallón; de CEGASAL; por CECE Galicia Antonio Diéter Moure Areán; y por la Confederación de Empresarios de Pontevedra su presidente, Jorge Cebreiros.

Díaz Barreiros accedió a la presidencia tras la renuncia del aspirante Pedro Rey Vera antes de iniciar la Asamblea General Electoral presencial, por lo que el ya expresidente era el único candidato. "En dicha Asamblea presencial se tomó el acuerdo por unanimidad de los presentes -que contabilizaban junto con los representados 116- de no votar y de elegir por aclamación unánime presidente electo al único candidato José Manuel Díaz Barreiros", esgrime la CEG.

El recién dimitido líder de los empresarios gallegos argumenta que su salida busca "proteger la buena imagen" de una institución que lleva años a la deriva. En todo caso, tras su renuncia se procederá a la convocatoria de un nuevo proceso electoral.