El Banco Central Europeo (BCE) ha comenzado a dar muestras de que podría plantearse permitir repartir dividendos el próximo año a los bancos con una posición de capital más sólida, levantando así la prohibición generalizada aplicada desde el pasado mes de marzo, según ha comentando el ejecutivo de la entidad Yves Mersch en una entrevista con el diario ‘Financial Times’.

El luxemburgués, que abandonará su puesto en el directorio del BCE a mediados del próximo mes de diciembre, señala también que el banco central deberá tener en cuenta también en su decisión la incertidumbre jurídica respecto de la decisión de mantener un veto generalizado a los dividendos, así como el enfoque que se adopte en otras jurisdicciones sobre los dividendos bancarios.

Mersch subraya que los bancos de la zona euro entraron en la crisis actual con reservas de capital más fuertes que en la crisis financiera anterior, aunque recuerda que la mejora en los índices de solvencia ha sido en gran parte efecto de la política monetaria y de las decisiones regulatorias. El BCE decidió en el mes de julio extender hasta el 1 de enero de 2021 su recomendación a la banca de no repartir dividendos y no efectuar recompras de acciones propias para preservar el capital de las entidades, aunque indicó que revisaría su posición al respecto a finales de 2020.