Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Armas, SOS de una naviera centenaria

El principal cliente del naval vigués está pendiente de un rescate público de la SEPI por 100 millones | La deuda ronda los 800 millones de euros

El “Villa de Teror”, último ferri de la naviera hecho en Vigo.   | // R. GROBAS

El “Villa de Teror”, último ferri de la naviera hecho en Vigo. | // R. GROBAS

Naviera Armas Trasmediterránea está en la cuerda floja y en pocos meses ha pasado de desmentir una quiebra a solicitar un rescate público para mantenerse a flote. La compañía negaba a principios de noviembre que se encontrara en situación de preconcurso de acreedores, únicamente reconocía que por la crisis del Covid y para preservar su liquidez había iniciado “conversaciones” con los representantes de sus principales bonistas para refinanciar los bonos con vencimiento en el 2023 y el 2024. Y a mediados de esta semana trascendía que había acudido a la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) para solicitar su rescate con fondos públicos.

El ministro de Transportes, José Luis Ábalos, confirmó el viernes que la naviera canaria, presidida por Antonio Armas, sigue los pasos de Air Europa. El ministro afirmó desconocer los detalles o la cuantía del apoyo público solicitado, aunque ha trascendido que está pendiente de al menos unos 100 millones de euros de rescate.

Desde Vigo se sigue con atención el vaivén de la naviera centenaria al tratarse del principal cliente del naval de Vigo. De la ciudad, concretamente de la desaparecida Factorías Vulcano, salió el último barco, el Villa del Teror. Y suyo es uno de los pedidos que tiene en vigor el mayor astillero privado del país, Hijos de J. Barreras, un ferri de 1914 metros para el que ya había pagado 38 millones de euros.

Este medio ha tratado de ponerse en contacto con la naviera, pero han declinado hacer declaraciones. La naviera, siguiendo con sus últimos días de desmentidos, negó esta semana que el archipiélago balear estuviera padeciendo retrasos en la llegada de mercancía no perecedera por reducir los barcos que envía a las islas.

Baleària

Expectante al devenir de los acontecimientos de Transmediterránea se encuentra la valenciana Baleària, su competidora desde que inició su andadura en 1998, con 30 buques, con el 90% de la flota en propiedad. La compañía que preside Adolfo Utor transportó en el 2019 cerca de 4,5 millones de pasajeros. Otra naviera que también encargó buques de nueva construcción a Barreras y reformas importantes para su flota al resto del naval gallego.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats