Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Barreras implora tiempo a las auxiliares

A través de una carta remitida este sábado, el astillero insiste en que quiere saldar la deuda de Havila en un único pago | “Queremos encontrar la solución y pasar a proyectos futuros”

La construcción 1705 de Hijos de J. Barreras, cubierta para encarar la última fase de la construcción. |   // MARTA G. BREA

La construcción 1705 de Hijos de J. Barreras, cubierta para encarar la última fase de la construcción. | // MARTA G. BREA

El pasado lunes, a través de una empleada de The Ritz-Carlton Yacht Collection, la dirección de Hijos de J. Barreras había citado a las auxiliares a una nueva asamblea digital para trasladar a la industria auxiliar novedades acerca de las negociaciones para saldar la deuda del frustrado proyecto Havila. Aquella cita se canceló; el astillero remitiría, “antes de terminar la semana”, una comunicación por escrito (written update). Llegó este sábado, pasadas las seis de la tarde hora española. Sin la firma esta vez del presidente ejecutivo de la empresa, Douglas Prothero, la carta basculó sobre tres pilares: el de la transparencia –Barreras prometió tener un hilo de comunicación permanente con sus proveedoras–, el de la búsqueda de una solución para las facturas pendientes de Havila y el de un futuro sin los contratiempos a los que se ha vuelto a abonar la centenaria atarazana de Vigo. Pero, sobre todos ellos, una petición: tiempo. De nuevo la propiedad ha vuelto a solicitar más margen a las auxiliares, que ya han presentado demandas por las deudas de los cruceros noruegos, como publicó FARO. En la misiva no hay referencias a atrasos en los pagos por la construcción del minicrucero de lujo Evrima, que ha provocado en buena medida la salida de decenas de operarios del buque.

“La nueva administración continúa avanzando en las negociaciones para encontrar una solución a la deuda de los proveedores relacionada con los problemas heredados”, reza el documento en alusión a los buques de Havila, cuya construcción quedó empantanada en julio del año pasado. Prothero se había comprometido a ofrecer un acuerdo de pago a mediados de octubre, que no se produjo. En aquel momento aseguró que faltaban el 40% de las facturas por verificar, porcentaje que se ha reducido ahora apenas al 30%. Solo la deuda que dejó la propia naviera Havila con el astillero, y trasladada principalmente a proveedoras y auxiliares de aceros –primera fase de la construcción–, asciende a 8,2 millones de euros.

El plan A de Barreras pasa por abonar la deuda en un solo pago. En la reunión mantenida con las subcontratas el 14 de octubre, Prothero apuntó a una solución “que cubra la totalidad de la deuda del proveedor”. En esta ocasión ha sido algo más inconcreto, pero ha hecho referencia igualmente a “todos” los afectados. “Tenemos reuniones diarias con varios organismos que trabajan juntos para encontrar una solución sólida para todos los proveedores en un solo tipo de transacción de pago”. No descarta, sin dejar a nadie al margen, plantear un plan de pagos, con desembolsos periódicos con un plazo sin determinar todavía. No es, esta última, la “opción prioritaria”. El equipo de Prothero ha hecho referencia en múltiples ocasiones al desorden contable que se encontraron al tomar el control de Barreras – “necesitamos entender el alcance total de las deudas”–, por eso la verificación de las facturas pendientes ha de pasar, añande la carta de ayer, por el equipo jurídico.

Las reformas a bordo

“No dice nada nuevo, que siguen negociando”, se lamentaba al leerla uno de los empresarios afectados. No obstante, en las últimas horas se han avivado las conversaciones telefónicas entre Barreras y las auxiliares. “Parece que están avanzando con los pagos de los trabajos actuales y la formalización de órdenes”, apuntaba otro. El intensísimo trabajo de modificaciones y reformas a bordo, con pagos gestionados por administración, ha retrasado el abono de esas tareas actuales, según las mismas fuentes, por eso la “maniobra de presión” de proveedoras, reduciendo al mínimo su nivel de actividad a bordo. Algunas empresas facturarán más por modificaciones sobre el proyecto –hacer y deshacer trabajos de aislamiento, electricidad, calderería, tuberías...– que por lo que tenían presupuestado. Pero Barreras garantiza que el Evrima avanza en plazo, si bien en el entorno de la compañía estiman que un ajuste de los hitos (el de entrega, sobre todo) sería “asumible y comprensible” por el “factor Covid”. Lo han hecho ya el grueso de los astilleros europeos especializados en buques de transporte de pasajeros, sobre todo cruceros de gran porte.

El naviero canadiense ha incidido en que sus planes para el naval de Vigo son a largo plazo –es uno de los partícipes de la alianza entre astilleros, con Metalships, Freire, Cardama y Armón Vigo–, y que prevé construir otros dos cruceros premium en Beiramar, “hermanos” del Evrima. “Todos queremos encontrar una solución y pasar a proyectos futuros”, termina la carta.

Compartir el artículo

stats