La aerolínea Ryanair ha registrado unas pérdidas de 197 millones de euros en su primer semestre fiscal (abril-septiembre), frente al beneficio neto de 1.150 millones de euros del mismo periodo del ejercicio anterior, sus primeros números rojos en décadas provocados por la crisis del coronavirus que ha llevado al desplome del 80% en sus pasajeros hasta los 17,1 millones.

La aerolínea irlandesa pronostica además que esperan meses duros así estima una caída del 75% del tráfico este invierno y pérdidas récord debido a la segunda ola de la pandemia del coronavirus en todo el mundo. De cara al próximo verano advierte que la capacidad de los vuelos se verá reducida entre un 50% y un 80% dependiendo de cómo se desarrolle la pandemia.

Ryanair asegura que año fiscal 2021 será un año “desafiante” para la compañía para el que no puede realizar estimaciones. El grupo estima llevar aproximadamente a 38 millones de pasajeros, “aunque esta revisiones podrían ser la baja si los gobiernos de la UE continúan administrando mal el tráfico aéreo e imponiendo restricciones a los vuelos de forma descoordinada”. En este punto critica la “avalancha de ayudas ilegales” de los gobiernos de la UE a sus aerolíneas de bandera (Alitalia, Air France / KLM, LOT, Lufthansa, SAS, TAP y otras) ya que considera que estas ayudas distorsionan la competencia.