Cuando faltan unos meses para celebrar sus 25 años, la guardesa Orpagu logra un hito al convertirse en la agrupación de palangre de superficie más importante de Europa, sumando a sus más de 40 embarcaciones otros 30 buques portugueses que, al igual que los suyos, tienen en el pez espada y la tintorera sus especies objetivo. Este arte de pesca habla galaicoportugués, recuperando en esta actividad económica y vital el lenguaje común que une a las dos riberas del río Miño.