El presidente del FROB, Jaime Ponce, abrió ayer la puerta a privatizar Bankia una vez completada su fusión por absorción en CaixaBank. En su comparecencia en el Congreso de los Diputados, explicó que el menor peso relativo de la participación en la nueva CaixaBank “abriría la posibilidad de emplear eficazmente otros instrumentos de desinversión”, como ventas diarias equivalentes a un pequeño porcentaje del volumen negociado en la jornada.