El gobernador del Banco de España reconoce que el incremento de la morosidad en el sector financiero observado hasta el momento resulta “muy contenido” debido a la amplia batería de medidas adoptadas, si bien advierte que “se va a producir un aumento significativo de la tasa de dudosos en los próximos trimestres, incluso en el escenario más benigno”. Así lo aseguró Pablo Hernández de Cos durante su intervención en el III Foro de Banca organizado por El Economista y Accenture, donde subrayó que las autoridades económicas y supervisoras continuarán ejerciendo una “vigilancia estrecha” sobre las entidades y los mercados financieros para que sigan facilitando el necesario flujo de crédito a la economía.

El gobernador defendió la “racionalidad” del veto a distribuir dividendos, una medida que busca una mayor acumulación de recursos en las entidades para la absorción de pérdidas en un contexto de fuerte incertidumbre. Con carácter general, todas las entidades españolas que pudieron legalmente suspender o aplazar el dividendo sobre los resultados de 2019 siguieron estas recomendaciones. Según cálculos del organismo supervisor, esto les permitirá añadir alrededor de 50 puntos básicos en 2020 a sus colchones de capital, que se suman a los que ya tenían antes de que estallase la pandemia. El BCE y la Junta Europea de Riesgo Sistémico revisarán la anterior recomendación, según De Cos, antes de que finalice el año.