Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Audiencia Nacional reitera que Caixa Galicia provocó el rescate de la fusión

El tribunal rechaza el recurso de Fiscalía y Abanca y pasa a la Audiencia de Pontevedra el caso del supuesto perjuicio de 45 millones en Massó

En medio centenar de palabras la Audiencia Nacional tiró por el suelo los mensajes retorcidos, medias verdades y las no pocas mentiras acumuladas en la década larga pasada ya desde que empezó el entuerto de la unión de las entidades de ahorro de Galicia. La “única razón” por la que el FROB acudió al rescate del matrimonio forzado “fue por la situación económico-financiera en la que se encontraba, en 2010, Caixa Galicia, antes de que se produjera la fusión”, señala en el auto del pasado 1 de octubre, en el que también subraya que Caixanova “nunca habría sido intervenida si no se hubiera visto obligada a fusionarse” con la caja coruñesa. Tanto revuelo se armó que el escrito, desvelado por FARO y El País, sirvió de excusa para desenterrar la comisión de investigación de las cajas en el Parlamento de Galicia después de ocho años desde su creación y tres desde que celebró la última reunión. Pues esa misma conclusión esgrime otra vez la Audiencia Nacional para derivar definitivamente el caso del fallido proyecto de Marina Atlántica a la Audiencia de Pontevedra.

La discusión sobre la competencia para juzgar al promotor Ubaldino Rodríguez, su mujer y cuatro ex altos cargos de Caixanova –Ángel López Corona, Juan Manuel Gutiérrez, Julio Fernández Gayoso y Gregorio Gorriarán– por el supuesto perjuicio de 45 millones de euros en la operación urbanística entre la caja y la inmobiliaria Atlántico Construcciones en la antigua fábrica de la conservera Massó en Cangas motivó el primer auto en el que la Audiencia Nacional recogió la responsabilidad de Caixa Galicia en la intervención del FROB. La Fiscalía, en nombre precisamente del fondo de reestructuración financiera, y Abanca, como entidad heredera, recurrieron la decisión inicial del tribunal de inhibirse.

“Los hechos objeto de acusación se habrían cometido íntegra e indiscutiblemente en Pontevedra”, insisten los tres magistrados de la Sección Segunda de la Sala de lo Penal en su desestimación al recurso. Recuerdan que el Supremo deja muy claro que en la competencia de la Audiencia Nacional “debe regir la excepcionalidad”. “El enjuiciamiento por parte de este órgano judicial de los hechos objeto de acusación –añade–, siendo jurisdiccionalmente incompetente, supondría una vulneración del derecho al juez ordinario predeterminado por la ley”.

No hay, como remarcan en el auto, ningún supuesto de “causa de excepcionalidad” para retener el caso, ni tampoco “afectación de la economía nacional”. “Pues –continúan los jueces– no existe relación de causalidad entre la operación Marina Atlántica y la intervención del FROB, la cual se produjo en 2010, cuatro años y medio después de aprobarse la referida operación de inversión en el proyecto”. Es en este punto donde la Audiencia Nacional repite de nuevo toda su explicación del 1 de octubre sobre la verdadera razón de la intervención de Novacaixagalicia a partir del análisis de los informes de Supervisión del Banco de España que ya en 2007 alertó al equipo liderado por José Luis Méndez del deterioro de Caixa Galicia “a consecuencia de su desafortunada apuesta de expansión”, su diagnóstico de “inviabilidad” en 2009 y la carta tras la fusión con los más de 800 millones de euros de saneamientos pendientes en el lastre aportado por la entidad.

Compartir el artículo

stats